Fertilizantes minerales: ¿Qué debo tener en cuenta para elegir el mejor?


Sabemos que a los agricultores os preocupa mucho la fertilización. Un buen abonado es clave para conseguir el máximo rendimiento posible en el cultivo, pero la fertilización también es uno de los principales costes de producción. En este artículo te ayudamos a que hagas una buena elección de los fertilizantes minerales que vayas a utilizar!!

Fertilizantes minerales

Como sabes hay muchos fertilizantes minerales en el mercado. Hay algunos que se recomiendan como fondo, otros como cobertera, otros para ayudar a la nacencia del cultivo. Hay granulados, líquidos, blendings, complejos, liberación lenta, etc. Con toda esta variedad es fácil que te sientas un poco perdido.

En este artículo vamos a intentar aclarar todos estos conceptos. De esta forma tendrás una idea clara de qué te aporta cada tipo de fertilizante, de sus pros y sus contras y podrás elegir con seguridad.

Fertilizantes minerales: muchas formas de clasificarlos

Sólido vs líquido: una cuestión de almacenaje y aplicación

Tradicionalmente los fertilizantes minerales se han aplicado en sólido, como granulado. En los últimos tiempos el uso de fertilizantes líquidos ha ido en aumento. El fertilizante líquido más común en agricultura extensiva es el N32. Aun así, existen otros fertilizantes líquidos que se pueden usar en agricultura extensiva: fertilizantes minerales de base fosfórica, de potasio y mixtos.

El fertilizante líquido tiene sus ventajas y sus inconvenientes respecto al sólido. La principal ventaja es que al tratarse de un líquido su absorción por parte de la planta es más rápida. Otra gran ventaja es que su aplicación es mucho más precisa y uniforme.

Su principal inconveniente es almacenaje. Se requiere de un depósito donde almacenar el fertilizante líquido. Las grandes empresas de suministros agrícolas disponen de depósitos de almacenaje de abono líquido, pero ir a cargar cada vez ahí solo es una opción para los agricultores próximos a ellas.  Los abonos granulados, por lo contrario, se emplean en sacos o big-bags mucho más manejables en todas las explotaciones.

Otro factor a tener en cuenta es la aplicación de los abonos. Los abonos líquidos se aplican con un pulverizador de barras. Muchos agricultores no disponen de ella ya que subcontratan la aplicación de herbicidas. En este caso se puede subcontratar también la aplicación de abono líquido. O se puede optar por un abono sólido ya que las abonadoras de granulado son bastante más asequibles.

En horticultura y fruticultura es más común el uso de fertilizantes minerales líquidos ya sea por fertirrigación o por vía foliar en determinados períodos críticos del cultivo.

Blending vs complejo: precio y homogeneidad

Estos nombres seguro que te suenan. Se aplican en fertilizantes minerales compuestos que tienen más de un nutriente, por ejemplo el 8-15-15. Vamos a definirlos y a ver sus ventajas e inconvenientes.

  • Blending:

En un abono blending, cada gránulo es de un nutriente distinto. Es decir, dentro del abono encontramos gránulos de nitrógeno, gránulos de fósforo y gránulos de potasio en la proporción que indica la fórmula. En cambio, en un abono complejo dentro de cada gránulo encontramos todos los nutrientes en la proporción indicada en la fórmula. Por lo tanto todos los gránulos son exactamente iguales en cuanto a composición.

La principal ventaja de los abonos complejos es su homogeneidad de aplicación. Al ser todos los gránulos iguales se aplica exactamente la dosis calculada en todas las zonas. Con un abono blending no se puede asegurar tanto una aplicación uniforme.

La principal ventaja de los blendings es el precio. Son más económicos que los abonos complejos ya que su fabricación es más simple. En general, los abonos blending son entre 20 y 40 €/tonelada más baratos que los abonos complejos. 

  • Starters, una ayuda extra para la semilla:

Los fertilizantes starters están diseñados con el único objetivo de ayudar a la semilla en la germinación y nascencia del cultivo. Estos fertilizantes incluyen sobretodo fósforo y nitrógeno, los dos nutrientes de los que requiere el cultivo para una buena implantación.

Los starters se aplican en el momento de la siembra, cerca de la semilla. De esta forma nada más salir las primeras raíces los nutrientes ya están disponibles para la planta. En general se aplican con la sembradora, siempre y cuando ésta disponga de una segunda tolva pensada para la aplicación de starter o microgranulado.

Hay cierta controversia sobre la utilidad de los abonos starter. Por muchos técnicos son una gran innovación que asegura una buena implantación del cultivo. Pero por otros son poco útiles y sólo representan un coste adicional. Las semillas de todas las plantas, tanto cultivos como malas hierbas, tienen nutrientes de reserva para nacer y sobrevivir hasta que pueden empezar a fotosintetizar.

Es una vez empiezan a hacer la fotosíntesis que requieren obligatoriamente de los nutrientes del suelo para crecer. En este punto muchos técnicos opinan que las plantas ya pueden obtener los nutrientes aportados por un abono de cobertura o de los que ya están disponibles en el suelo.

fertilizantes minerales

Como ves, hay opiniones distintas en el uso de starters. Por este motivo es importante que observes qué ocurre en tu caso. Si tienes problemas de buena implantación puedes probar un abono starter para ver si mejora la implantación y tú mismo sacar tus propias conclusiones. Más allá de las opiniones técnicas, la experiencia de cada uno en sus campos es básica para fertilizar correctamente.

Fertilizantes de liberación lenta: la alta tecnología llega al abonado

Los fertilizantes de liberación lenta suelen ser fertilizantes nitrogenados. Están pensados para que el nitrógeno esté disponible durante más tiempo para el cultivo ya que al ser un nutriente muy móvil se lava fácilmente del suelo.

Mediante distintas tecnologías (inhibidores de nitrificación, recubrimientos poco solubles, etc.), los fertilizantes de liberación lenta consiguen que el nitrógeno esté disponible por el cultivo de forma gradual y cuando este lo necesita.

Son fertilizantes de utilidad en zonas sin disponibilidad de fertilizantes orgánicos, ya que actúan de forma relativamente parecida a estos. En zonas con mucho purín o estiércol son menos útiles ya que la fertilización orgánica asegura una disponibilidad progresiva del nitrógeno al llevar nitrógeno orgánico que se convertirá a mineral con el tiempo.

La composición del fertilizante: conocer las necesidades de tu cultivo es la clave

El tipo de fertilizante es importante para conseguir un buen resultado, pero más importante es la formulación del abono. Es importante aplicar en más proporción aquellos nutrientes que son más necesarios para el cultivo. Así como aquellos nutrientes más escasos en nuestros suelos.

La variedad de formulaciones en abonados es infinita, aunque no todas se encuentran en todas las presentaciones descritas anteriormente. Las empresas agrícolas suelen tener las formulaciones más usadas en cada zona agrícola.

Los análisis de suelo son una herramienta importante para fertilizar. Estos juntamente con las necesidades de cada cultivo nos ayudan a elegir la fórmula y la dosis idónea. Usar la que más se ajusta a tus necesidades es la clave para maximizar el rendimiento al menor coste.

Esperamos que con este pequeño resumen de las clases de fertilizantes hayas podido aclarar conceptos. De esta forma podrás adquirir el abono más conveniente para tu caso ahora que se acerca la nueva campaña.

Y recuerda que con la aplicación de Agroptima puedes anotar todos tus trabajos de abonado con el producto aplicado, su dosis y en qué parcelas. Además, controlarás el coste de la fertilización, que puede llegar a suponer un 30% de los costes de explotación. Agroptima te ayuda a ser más rentable y tomar mejores decisiones. ¡Si quieres empezar a usar Agroptima y registrar tus operaciones clica aquí!

cuaderno de campocuaderno explotación

+ No hay comentarios

Añade el tuyo