Heladas en los olivos: todo lo que tienes que saber


Los olivos son árboles frutales poco resistentes a las heladas. El olivo proviene de regiones cálidas, más concretamente de la zona de Oriente Próximo. Poco a poco este cultivo se difundió por todo el mundo llegando a zonas más frías que las originarias. Aun así, en la actualidad la mayor parte de producción de olivo se sitúa en la zonas de clima mediterráneo. En el artículo de hoy vamos a hablar sobre las heladas en los olivos:

Los problemas de las heladas en los olivos

Es en zonas más frías cuando aparecen problemas con las heladas en los olivos. Dependiendo de la época de las heladas y de la intensidad de éstas, el efecto sobre el olivo varía. Además, también influye la variedad. Hay variedades de olivo más resistentes a las heladas que otras. En general, en las zonas donde se producen olivas de forma tradicional hay variedades tradicionales que están muy adaptadas a las condiciones locales.

Es importante tener en cuenta que aunque el olivo es bastante resistente al frío, heladas muy fuertes pueden llegar a producir la muerte de yemas, brotes o incluso del árbol entero.

En este artículo vamos a hablar más detalladamente del efecto del frío sobre el olivo. Qué partes del árbol son afectadas por las heladas según la época en la que se producen, qué efectos producen sobre la producción, cómo minimizar el efecto de las heladas, etc.

Efectos de las heladas en los olivos y cómo prevenirlos

Prevenir las heladas en los olivos: aclimatación de los árboles y elección de variedades

Para prevenir las heladas en los olivos hay dos opciones. Los propios olivos tienen dos sistemas para protegerse del frío:

  • El endurecimiento de la planta o aclimatación
  • El sobreenfriamiento

Aclimatación

Cuando la temperatura cae por debajo de los 5ºC se para el crecimiento del olivo. En este momento el olivo experimenta cambios metabólicos y bioquímicos para adaptarse al frío. Estos cambios son lo que se denomina aclimatación o endurecimiento.

Este proceso de endurecimiento es básico para la resistencia a las heladas de los olivos. Los procesos que se dan cuando el olivo se expone a temperaturas bajas durante un largo tiempo permiten que durante el invierno los olivos soporten temperaturas más bajas. Si no se da este proceso los olivos son menos resistentes al frío.

En periodos con temperaturas suaves, como una semana con temperaturas superiores a los 15ºC, el olivo pierde la resistencia al frío que le da la aclimatación. Heladas posteriores a este momento pueden provocar daños severos en los olivos.

Sobreenfriamiento

El sobreenfriamiento es otro mecanismo del olivo para resistir a las heladas. Con este proceso evita la formación de hielo en su interior que provoca la muerte de los tejidos. El olivo mantiene por debajo de los 0ºC el agua de su interior. De esta forma evita que se congele cuando hay heladas.

Elección de variedades

Las variedades de olivo presentan diferentes niveles de resistencia a las heladas. Además, presentan también diferentes fenologías. Es decir, la época de floración y maduración del fruto varía entre variedades. En zonas con heladas frecuentes en primavera son interesantes las variedades con floración tardía para evitar daños. En esta tabla del MAPAMA se puede ver la época de floración de distintas variedades de olivo.

La época de heladas condiciona los efectos sobre el olivo

Heladas en época de reposo

Durante el invierno, el olivo está en parada vegetativa. En este momento es cuando soporta temperaturas más bajas. En diciembre, enero, febrero y marzo es también cuando en nuestra zona hay más riesgo de fuertes heladas.

Las yemas son la parte de la planta más delicada. Estas son las que nos proporcionarán nuevas ramas, hojas y frutos en la próxima campaña. Durante el paro invernal soportan temperaturas de entre -15 y -19ºC, dependiendo del estado de la planta y la variedad.

En caso de heladas fuertes que afecten las yemas se verá reducido el número de futuras flores y además se pueden ver afectados el desarrollo de éstas. Si la helada es muy importante puede llegar a provocar la muerte de las yemas de flor, llegando a disminuir la producción de forma considerable.

Los olivos son árboles de hoja perenne por lo cual tienen hojas durante el invierno. En invierno la hoja puede llegar a soportar temperaturas de -14ºC gracias al proceso de aclimatación. Las heladas en hojas pueden provocar cambios de coloración y defoliación del árbol. Ambos procesos reducen la superficie fotosintética del árbol.

Aunque parezca lo contrario, la madera es la parte del olivo que menos soporta las heladas en época de reposo. Los brotes jóvenes, que tienen menos de 5 años, soportan -10ºC mientras que las partes más viejas soportan -12ºC. Según la intensidad y duración del frío los daños sobre la madera son más o menos importantes. Los daños por frío más comunes son:

  • Oscurecimiento interior de corteza y madera.
  • Agrietamiento de la corteza: el frío produce que la corteza se abra de forma longitudinal. Estas grietas debilitan el árbol ya que son una entrada de hongos y bacterias.
  • Separación de la corteza.
  • Tuberculosis: la tuberculosis está producida por una bacteria. Ésta entra por las heridas producidas por las heladas. Esta enfermedad produce un crecimiento celular anormal y la producción de agallas.

Heladas en los olivos

Heladas en época productiva

En época productiva los daños por heladas se producen sobre todo en las yemas y las flores pudiendo causar importantes disminuciones de rendimiento.

Al inicio del periodo productivo, temperaturas por debajo de los 0ºC producen daños en las yemas, brotes y hojas. Incluso pueden producir la muerte de yemas y hojas jóvenes.

La floración se produce entre mediados de abril y mediados de mayo según la variedad. En nuestra zona de clima mediterráneo aún se pueden dar fuertes heladas. Y es en este momento cuando las heladas producen más daño, ya que causan una importante reducción del rendimiento. Temperaturas de menos de 0ºC pueden producir una mala formación de la flor.

Durante el periodo de crecimiento y maduración de la oliva temperaturas de menos de 0ºC producen daños en ésta.

Estos daños causan reducción de la producción pero sobretodo reducción de la calidad. Afortunadamente las heladas a finales de mayo, que es cuando empieza el crecimiento del fruto, son poco comunes.

Heladas en los olivos

El manejo del cultivo puede reducir el daño causado por las heladas en el olivo

La poda, el riego y la fertilización afectan en cierto grado a la resistencia del olivo a las heladas:

  • La poda otoñal favorece los daños por heladas. Esta produce un crecimiento de brotes que no tienen tiempo de aclimatarse antes de la llegada del frío.
  • La fertilización tardía, en Julio o Agosto, puede producir también este mayor crecimiento vegetativo en otoño creando brotes que no se pueden aclimatar antes del frío.
  • No regar después de la cosecha favorece un mayor endurecimiento. Regar suficientemente en primavera, cubriendo las necesidades del cultivo ayuda a que el olivo se recupere de los daños por frío. Si el cultivo no tiene déficit hídrico y está bien nutrido no sufre estrés por lo cual se recupera mejor de los daños.

Además, regar durante las heladas puede ayudar a evitar que la planta llegue a temperaturas de congelación. En este artículo de nuestro blog puedes encontrar más información sobre el control de heladas.

Como vemos, dependiendo de la época del año y del órgano al que afectan los daños que las heladas producen en los olivos, éstas son más o menos importantes. En la resistencia de la planta a las heladas también influyen muchos factores: el manejo del cultivo, la aclimatación, la variedad, etc.

La aplicación de Agroptima te ayuda a controlar todas las operaciones de cultivo. De esta forma puedes tener claro si realizas una buena prevención para las heladas. Crea tu cuenta >>

+ No hay comentarios

Add yours