Poda de los frutales de hueso: pros y contras de los distintos sistemas de formación


Como todos sabemos la poda es una operación básica en plantaciones de frutales para conseguir un buen rendimiento. Existen distintos tipos de poda y de formación de los árboles para los distintos frutales. En este artículo vamos a hablar sobre la poda de los frutales de hueso (melocotonero, nectarino, albaricoquero, etc.) y los distintos sistemas que hay. ¡Empecemos!

Poda de los frutales de hueso: objetivos de la poda

El objetivo principal de la poda es aumentar la producción y calidad de la fruta. Este gran objetivo se puede desglosar en distintos objetivos secundarios:

  • Regular el equilibrio del árbol.
  • Adaptar la plantación al sistema de formación elegido, de esa forma se facilita el manejo de la plantación.
  • Mejorar la aireación e iluminación del árbol. Así se evitan enfermedades y se consigue un buen desarrollo y maduración de los frutos.
  • Favorecer la floración y la fructificación.
  • Eliminar partes improductivas o enfermas del árbol.

Factores a tener en cuenta al podar

A la hora de decidir cómo vamos a realizar la poda de los frutales de hueso de nuestra plantación hay varios factores que debemos tener en cuenta:

  • La especie que usaremos: No todas las especies de frutales de hueso reaccionan igual a la poda. Algunas no se adaptan bien a algún sistema de formación concreto. Es importante conocer bien la especie y variedad usadas.
  • La variedad patrón: en muchos casos se eligen variedades patrón que reducen el vigor de los árboles. Tener claro el efecto de nuestra variedad patrón sobre el vigor del árbol es básico. De esta forma podremos saber la intensidad de poda necesaria.
  • Operaciones del cultivo:
    • Programa de riego y abonado: en general a más riego y abonado aumenta el volumen de la vegetación. Por este motivo la poda tendrá que ser más intensa si hay un exceso de abonado. Un buen control de riego y abonado es básico para no malgastar recursos en poda.
    • Control fitosanitario: como hemos dicho anteriormente la poda puede ayudar al control de enfermedades. Una buena aireación es básica para controlarlas. Además se pueden eliminar zonas dañadas o enfermas de los árboles.
    • Reguladores de crecimiento
    • Orientación de la plantación: juntamente con la poda son básicas para conseguir una buena iluminación en todas las zonas del árbol.
  • Factores ambientales: como horas frío, posibilidades de heladas, etc. Tenerlos en cuenta también es importante para conseguir que la poda cumpla sus objetivos.

Tipos de poda

Según el objetivo que se quiera conseguir con la poda se pueden distinguir distintos tipos de poda. Todos ellos se realizan en los frutales de hueso en las distintas etapas de producción:

Poda de los frutales de hueso

  • Poda de formación: esta poda pretende formar la estructura de la plantación con el sistema de formación elegido. Este tipo de poda se realiza en la fase juvenil de los árboles. Esta poda se realiza a principio o finales de invierno según el frío de la zona.
  • Poda de aclareo: es la poda de los frutales de hueso más rápida. Se trata de eliminar los chupones (ramas que crecen verticalmente y no dan fruto). De esa forma los nutrientes de la planta se concentran en el crecimiento y maduración del fruto.
  • Poda en verde: El objetivo es eliminar la madera necesaria una vez recolectados los frutos. Se realiza a finales de verano. Se eliminan ramas muy altas o ramas bajas y rastreras. En según qué frutales de hueso es suficiente esta poda y no es necesaria una poda productiva en invierno. El albaricoquero y el ciruelo son ejemplos de eso.
  • Poda de producción: El objetivo es fijar la capacidad productiva del árbol frutal. Se realiza en invierno cada año. La idea es dejar la mayor cantidad posible de ramas productivas que puedan dar frutos de calidad. Se elimina todo lo no necesario. Es importante en frutales que producen mucha madera como el melocotonero o el nectarino. Es una poda que realiza mucha precisión.
  • Poda de renovación: se realiza en los árboles en los que es necesario eliminar partes enfermas o inútiles. Eso muchas veces se realiza junto con la poda de aclareo.

Tipos de formación en frutales de hueso: ventajas e inconvenientes

Hay infinitos sistemas de formación para los frutales. En frutales de hueso los más usados son:

  • Formación en vaso: es la formación más usada en todo tipo de frutales de hueso. Con esta formación se consigue una buena aireación ya que el interior del árbol queda libre. Hay distintos sistemas de formación en vaso según las ramas usadas. Vamos a desgranar las ventajas e inconvenientes de cada uno.
    • Vaso con ramas secundarias: incluye tres o cuatro brazos que forman el vaso. Entre ellos se hacen crecer ramas secundarias tapando los huecos. Era un sistema muy usado tradicionalmente pero su uso se está perdiendo.
      • Ventajas: alta productividad
      • Inconvenientes:
        • Poda complicada. Es difícil cubrir los huecos entre brazos.
        • Requiere personal de poda muy experimentado, incrementando el coste de la poda.
        • No se puede mecanizar.
        • Se dificulta la entrada de luz con el entramado de secundarias. Eso puede perjudicar la maduración de los frutos más bajos.
    • Vaso multibrazo: sustituye las ramas secundarias del anterior sistema de formación por más brazos. El vaso se forma con un número alto de brazos de forma que no queden grandes huecos.
      • Ventajas:
        • Poda simple que pueden hacer podadores más inexpertos.
        • Rendimientos productivos altos.
      • Inconvenientes: problemas de iluminación en la parte baja del vaso aunque menores que en el anterior sistema.
    • Vaso multibrazo tendido: se parece mucho al sistema multibrazo pero se intenta que los brazos sean más horizontales en la parte baja. Al inicio del crecimiento, con la ayuda de tensores, se obligan a las ramas a posiciones horizontales. Este sistema es muy utilizado en cerezos.
      • Ventajas:
        • Mejora la iluminación porque la parte inferior está abierta.
        • Vigoroso crecimiento vertical.
        • Rápida formación de estructura.
        • Sencillez de poda.
        • Alto rendimiento productivo.
      • Inconvenientes:
        • Formación inicial costosa de material y mano de obra.
  • Formación en palmeta: esta poda es poco usada en frutales de hueso. Es más común en frutales de pepita. Se basa en un eje central y distintos brazos laterales sin ramificaciones que salgan de él.
    • Ventajas:
      • Excelente iluminación que ayuda a producir frutos de más calidad.
      • Fácil mecanización. Se puede realizar prepoda mecánica.
      • Fácil uso de plataformas para recolección, aclareo y poda.
    • Inconvenientes:
      • Rendimiento inferior al vaso.
  • Formación en eje central: se parece a la formación en palmeta pero los brazos laterales tienen ramificaciones. Esto produce una reducción de la iluminación y de la aireación. Este sistema está en desuso. Es de fácil mecanización pero las operaciones como la recolección y la poda se hacen más complejas. El rendimiento es inferior al vaso.
  • Formación en túnel: este tipo de formación se está implantando en la actualidad en algunas zonas frutícolas como Murcia. Se consiguen muy buenos resultados en melocotonero, nectarino y ciruelo. En este tipo de formación se arquean los brazos a ambos lados del árbol. De esta forma se cubren las calles creando un túnel vegetal. Necesita un sistema de plantación especial con un marco muy definido. Se requieren más árboles por hectárea que en otros sistemas de formación.
    • Ventajas:
      • Aumenta mucho la iluminación. Es una muy buena opción si se vende a mercados que requieren mucha intensidad de coloración.
      • Facilita recolección y aclareo.
      • No son necesarios elementos de elevación.
      • Simplifica podas.
      • Máximo aprovechamiento de los tratamientos fitosanitarios.
    • Inconvenientes
      • Poda de formación costosa.
      • No se puede mecanizar.

Como hemos visto la poda de los frutales de hueso es una parte muy importante de la producción de fruta. En nuestra plantación de frutales de hueso tenemos que tener muy claro cómo podemos, incluso antes de plantar. Un buen asesoramiento y planificación siempre es básico para maximizar los rendimientos y asegurar el retorno de la inversión que supone una plantación de estas características.

Además, independientemente del tipo de poda que hagas en tu explotación, no te olvides de apuntar todas tus operaciones en el móvil con Agroptima para llevar un buen seguimiento de toda tu explotación.


Imágenes:

https://wilkes.ces.ncsu.edu/2016/11/dont-be-afraid-to-heavily-prune-your-fruit-trees/

+ No hay comentarios

Añade el tuyo