Rentabilidad del almendro: una alternativa para los agricultores de regadío


El almendro ha sido tradicionalmente un cultivo de secano, pero los nuevos regadíos abren muchísimas posibilidades también para este cultivo. No te pierdas este artículo con los pros y los contras de la rentabilidad del almendro en regadío.

Rentabilidad del almendro

Desde hace tiempo, con el regadío, la producción de almendra se ha hecho más intensiva. El riego del almendro permite incrementar mucho la producción ya que se puede aumentar la producción por árbol, pero también facilita que se pueda plantar con mayores densidades, lo que incrementa aún más los kilos por hectárea. Aun así, la mayoría de hectáreas de almendro en España todavía son en secano.

Las nuevas variedades de almendro, desarrolladas para ser cultivadas en regadío, son mucho más productivas que las tradicionales. Además, la mejora genética también se ha aplicado a las variedades tradicionales haciéndolas más productivas.

A todo esto tenemos que sumar la actual coyuntura de mercados. En este momento el precio de la almendra es muy alto. Por ejemplo, el pasado Junio de 2017 el precio de la almendra común estaba a 4,25 €/kg en la lonja de Reus. El de la almendra marcona, tradicionalmente más cotizada, se puede encontrar alrededor de 7,55€/kg, habiendo llegado a los 8€/kg en la misma lonja.

Por todo esto el almendro es una alternativa a tener en cuenta en los regadíos. Especialmente en los nuevos regadíos que suelen tener un alto coste de riego e interesa que cada metro cúbico de agua se rentabilice al máximo.  Vamos a desgranar los costes e ingresos para analizar la rentabilidad del almendro.

Alta rentabilidad del almendro: bajos costes y altos ingresos

Los costes del almendro

Como en todos los cultivos permanentes (frutales, olivar, viñedo) los costes del almendro se pueden dividir en tres etapas:

  • Costes de plantación: estos son los costes iniciales de la plantación, es decir, es la inversión inicial. Los costes de plantación incluyen: los costes de preparación del terreno, el abonado orgánico de fondo, el coste de los árboles y el coste de plantarlos. Este es un coste importante al que hacer frente. De todas formas, es seguro que se recuperará la inversión inicial debido a la larga vida de las plantaciones de almendro, de 20 años como mínimo.  
  • Costes de formación: son los costes necesarios para llegar a tener una plantación productiva y que se realizan en la etapa inicial no productiva de la plantación. Incluyen el riego, la fertilización, los tratamientos fitosanitarios, la poda de formación, etc.
  • Costes de producción: son los costes de cultivo durante su vida productiva. Incluyen riego, fertilización, tratamientos fitosanitarios, manejo del suelo, poda, recolección, etc.

El valor de estos costes varía mucho según las condiciones de cultivo del almendro. En secano los costes son muy bajos ya que prácticamente no se realizan operaciones de cultivo. En regadío en cambio los costes suben mucho más, ya que además del agua, son necesarios más tratamientos fitosanitarios. En plantaciones con marcos de plantación intensivos los costes son aún mayores ya que la elevada densidad de árboles implica la necesidad de un mayor control de fertilización y enfermedades.

En regadío otro factor que determina los costes es el tipo de riego: es decir, el precio del agua. Los regadíos tradicionales, ya sean por gravedad o por presión, suelen tener un coste del agua mucho menor que los nuevos regadíos a presión. 

Los ingresos del almendro: rendimiento más precio

Como bien sabes los ingresos se determinarán a partir de los rendimientos de cosecha y el precio al que se pague el producto. Ya hemos dicho que el precio actualmente es bastante atractivo (4-8€/kg). Por lo que hace a rendimientos, estos obviamente son más altos en regadío que en secano. En secano la producción depende mucho del marco de plantación y de la pluviometría de la zona. Con una pluviometría media de 500 mm en general se obtiene una producción de 300 kg/ha a partir del séptimo año cuando se llega al máximo de producción. De media se espera que una plantación de almendro en regadío produzca:

  • Durante los primeros tres años después de la plantación, los almendros no son productivos.
  • El cuarto año después de la plantación es el primer año productivo. Con un riego que cubra la totalidad de necesidades de agua del cultivo este produce entre 800 y 900 kg de grano/ha. En el quinto año la producción es muy parecida al cuarto, aunque en general se incrementa ligeramente.
  • El sexto año después de la plantación el rendimiento del almendro sube de forma importante, llegando a más de 2.000 kg/ha.
  • A partir del séptimo año y hasta el final de su vida productiva (aproximadamente 20 años) la producción de almendro en regadío se sitúa entre los 2.500 y 3.000 kg/ha. Es verdad que durante los dos – tres años de producción últimos los rendimientos pueden decaer ligeramente.

Rentabilidad del almendro

Riego deficitario: una buena estrategia para optimizar costes

El almendro es un cultivo que acepta el riego deficitario. Éste consiste en aplicar el 100% de necesidades en la fase I y III del cultivo mientras que en la fase II  (finales de junio a cosecha) se aplica solo el 20% de las necesidades hídricas, ya que según los expertos, la mayor parte del rendimiento ya se ha determinado en las fases previas, y se puede limitar la dotación hídrica sin afectar excesivamente a los kilos que producirá la planta.

Por lo que es una buena opción para aquellos agricultores de regadío que no disponen de dotación completa, así como para ahorrar agua en los casos en que esta sea demasiado cara.

El riego deficitario provoca una ligera disminución del rendimiento respecto lo que hemos comentado anteriormente, aunque eso no le quita rentabilidad al almendro. Quedándose entre los 2.000 y 2.500 kg/ha como máxima producción, a partir del séptimo año.

Por lo tanto, se pueden llegar a ingresos de 13.500 €/ha en plantaciones de regadío de almendro común. Y si se trata de almendra marcona o largueta se pueden llegar a ingresos aún superiores.

Así pues, está clara la rentabilidad del cultivo del almendro, aunque posibles futuras variaciones en el precio podrían cambiar esta situación. En el mercado actual, con los precios altos, la rentabilidad del almendro está asegurada. Aunque si el precio baja será muy importante controlar los costes para seguir manteniendo la rentabilidad.

Y recuerda de anotar todas tus operaciones de cultivo en la aplicación de Agroptima. De esta forma tendrás controlados los costes e ingresos y podrás controlar si se mantiene tu rentabilidad. Si quieres empezar hoy con la aplicación móvil de Agroptima crea tu cuenta desde el ordenador o descárgala en tu móvil.

cuaderno de campocuaderno explotación


Fuente imagen cabecera:

Agromillora Group https://i.ytimg.com/vi/5ehpuGyuwqM/maxresdefault.jpg

+ No hay comentarios

Añade el tuyo