Sentinel: una nueva puerta para la agricultura de precisión


La agricultura de precisión está ganando cada día más adeptos debido a sus enormes ventajas. Poco a poco se va ampliando la red de satélites disponibles con los que se captura la información para hacer agricultura de precisión, y Europa no se quiere quedar atrás en esta carrera en el espacio del Siglo XXI. Te explicamos  todo lo que tienes que saber sobre la red de satélites Sentinel

Sentinel: un nuevo grupo de satélites

¿Qué son y para qué sirven los satélites Sentinel?

Hace ya años que los EEUU lanzaron los satélites Landsat. Esta red satelital ha aportado muchísima información para el estudio de la tierra en estos años.

Europa, aunque un poco tarde, está desarrollando un nuevo conjunto de satélites que se empezaron a lanzar al espacio en 2014. La ESA (Agencia Espacial Europea) es la encargada del lanzamiento de estos satélites llamados Sentinel, desarrollados dentro del programa de Monitorización Global para la Seguridad y el Medio Ambiente.

El objetivo de estos satélites es tener un control general del mundo desde el espacio. Así se pueden usar para meteorología, geografía, agricultura y muchos otros ámbitos. Para conseguirlo, el conjunto está formado por satélites de dos tipos: satélites radar y satélites de imagen super-espectrales.  

El primer satélite Sentinel lanzado fue el Sentinel – 1A que se lanzó en 2014. Este y su hermano, el Sentinel – 1B, proporcionan imágenes de radar terrestres y oceánicas. Estos satélites tienen aplicaciones en vigilancia, pero no en agricultura. En agricultura de precisión son necesarias las imágenes multiespectrales.

Sentinel en la agricultura: ¿qué mejoras aporta?

En 2015 se lanzó el primer satélite Sentinel 2. En marzo de este 2017 se ha lanzado el satélite Sentinel 2B. Estos satélites si que tienen aplicaciones en el campo de la agricultura ya que proporcionan imágenes ópticas de alta resolución como si de una cámara de fotos se tratara. Esto permite captar imágenes de la vegetación, el suelo, las costas, los ríos… De esta forma se pueden obtener datos para controlar la navegación de las vías navegables interiores, tener información sobre el uso del suelo, etc.

En resumen, dentro del lanzamiento de los satélites Sentinel son los satélites Sentinel 2 los que pueden tener una aplicación más directa en agricultura de precisión. Ya que obtendrán imágenes de la vegetación, casi en tiempo real. Estas imágenes, con programas de procesamiento, se pueden convertir en mapas útiles en agricultura de precisión.

Algunas de las ventajas que aporta el SENTINEL 2, respeto LANDSAT, es que permite trabajar con mucha más resolución. Landsat tiene una resolución en la que cada píxel son 30 x 30 m, mientras que en Sentinel se llega a 10 x 10 m. Esto abre la puerta a que en zonas donde hay una agricultura de menor escala también se puedan utilizar imágenes de satélite para poder trabajar con ellas.

Mayor frecuencia de imágenes

Otra mejora que aportarán los satélites Sentinel 2 en comparación a Landsat es una mayor frecuencia de visitas. Esto quiere decir que se dispondrá de imágenes de la misma zona en menos diferencia de tiempo.

Por ejemplo, si ahora Landsat tiene una frecuencia de visitas de 10 días, está previsto que Sentinel la tenga de unos 5 días. Así, por ejemplo, para planificar el abonado de cobertera de un maíz en V3-V4, tener información cada 5 días es fundamental ya que el cultivo puede evolucionar muy rápidamente a este estadio.  

El satélite Sentinel 2: ¿cómo me va ayudar?

Como hemos dicho las imágenes de satélite son claves en agricultura de precisión. Para poder usar las imágenes obtenidas por el satélite es necesario procesarlas. Con el procesado es posible calcular índices de vigor de la vegetación encima de mapas, que permiten detectar la variación intraparcelaria.  

Veamos un ejemplo concreto. Como sabes, el cereal de invierno se suele abonar en enero – febrero, al final de la parada invernal, para que tenga el abono suficiente para crecer en primavera. Tener imágenes de satélite tomadas solo unos días antes del abonado, permite ajustar mucho más la fertilización, con lo que se consigue un ahorro económico y medioambiental.

Con las imágenes de satélite y mediante programas de procesamiento podemos calcular índices que miden la intensidad de verde de la planta. En concreto se suele calcular el NDVI, un índice que se calcula pixel por pixel de la imagen a partir de la reflexión de la longitud de onda del infrarojo cercano y del rojo.

Calculando este índice pixel por pixel en una imagen, se pueden realizar mapas de intensidad de verde. A partir de ellos se obtienen los mapas de fertilización. Así, se puede decidir aplicar más fertilizante en las zonas con menos intensidad de verde. Muchos estudios relacionan la intensidad de verde con la cantidad de nitrógeno en hoja ya que como más nitrógeno más intenso y oscuro es el verde.

sentinel

Sentinel: conclusiones

En resumen, el lanzamiento del nuevo Sentinel 2 permite aumentar el número de satélites disponibles para la agricultura de precisión. Esto posibilitará un mayor control de los inputs que se aplican en el campo. Aun así, focalizar la agricultura de precisión en satélites tiene sus desventajas, por ejemplo las imágenes de satélites pueden resultar caras, o se pueden haber tomado un día de niebla, con lo que no se tendrían datos para aquella semana. Aún y así, otras herramientas como los Drones se pueden complementar bien con los satélites.

Empezar con agricultura de precisión

Y recuerda que mientras no disponemos de todos los satélites Sentinel en órbita para trabajar con ellos, apuntar todas las operaciones de tu cultivo en la aplicación de Agroptima es otra forma de empezar a hacer agricultura de precisión. Solo sabiendo exactamente lo que has hecho en cada parcela y teniendo datos podrás tomar mejores decisiones! No te lo pienses más y controla todas tus operaciones de forma simple con Agroptima. ¡Pruébala aquí!

+ No hay comentarios

Añade el tuyo