Siembra de la colza: puntos claves para tener éxito con la siembra


Las hectáreas sembradas de colza van en aumento año tras año. Cada vez sois más los agricultores que os decidís a empezar con la siembra de la colza y cada vez lo hacéis en más superficie. En 2005 solo se sembraron 3.500 ha de colza mientras que en 2015 se sembraron 71.000 ha de colza, 20 veces más que 10 años antes.

Siembra de la colza

Este aumento de la producción de colza viene motivado por motivos distintos. Hay una mezcla de motivos agronómicos, económicos, comerciales y políticos tras este aumento  impresionante del cultivo de la colza.

¿Por qué hacer colza? Ventajas infinitas

  1. El principal motivo para hacer colza es económico. La colza es un cultivo muy rentable, más que los cereales de invierno típicos (trigo y cebada). Su elevado precio, de alrededor de 340 €/t compensa la disminución de rendimiento respecto al cereal. Un año medio, en un secano frescal, puede tener una rentabilidad de 355 €/ha frente los 276 €/ha de un trigo.

Además, con la ayuda a los cultivos proteicos hacer colza es aún más rentable. La Unión Europea, mediante las ayudas de la PAC, da entre 35 y 40 € por ha sembrada de colza.

  1. Rotación de cultivos y control de malas hierbas. Al tratarse de un cultivo de hoja ancha es relativamente fácil controlar malas hierbas de hoja estrecha como el vallico o la avena loca. Haciendo rotación con colza también está demostrado que se incrementa en un 10% el rendimiento del cultivo siguiente, ya sea trigo o cebada, respeto a un monocultivo de cereales.
  2. Hacer rotación con colza también permite cumplir con las exigencias de la PAC. El Greening exigue que en las explotaciones de más de 15 ha se deben hacer un mínimo de 3 cultivos.Rotar con colza permite cumplir esta exigencia de una forma rentable.
  3. Sembrar colza también te permite aprovechar mejor tu tiempo. La colza se puede sembrar desde principios de septiembre hasta mediados de octubre, mucho antes que el trigo y la cebada. Las épocas de aplicación de abono y herbicida también son ligeramente distintas que en los cereales. Por lo tanto, te permite distribuir mejor los trabajos durante el año.
  4. La floración de la colza es escalonada. Esto nos sirve como arma frente a las heladas primaverales ya que afectarán a una parte de las flores pero no a toda la floración. Además su época de floración empieza con la cebada y termina aproximadamente cuando florecen los últimos trigos. De esta forma, con los tres cultivos, es muy difícil que una helada nos deje sin el 100% de producción.

Como ves, cultivar colza tiene claras ventajas. Muchos agricultores piensan que hacer colza es difícil. Pero eso es solo un mito. Para cultivar colza sin problemas es importante sembrar correctamente para asegurar una buena nascencia y observar el cultivo para detectar plagas y tratarlas en el momento adecuado. En este artículo vamos a dar algunas claves para sembrar colza sin problema.

La colza: una buena implantación del cultivo es muy importante

La colza es un cultivo que tanto se puede sembrar en secano como en regadío. En secano se puede llegar fácilmente a producciones de 2200 kg/ha mientras que en regadío se puede llegar a producciones de 4500 kg/ha. Para estas producciones la clave es una buena implantación y llegar al invierno con unas plantas de buen tamaño.

En general se establece que una buena colza tiene que llegar al invierno con 8 hojas, un diámetro de cuello de raíz de 8 mm y una raíz de longitud de 15 a 20 cm. De esta forma la colza durante el invierno aguanta hasta -17ºC. Al reducirse estos parámetros, también se reduce la tolerancia al frío de la colza.

Tanto en secano como en regadío las claves para conseguir una buena implantación son las mismas. Vamos a revisarlas en los siguientes puntos:

La preparación del terreno

La colza requiere de suelos profundos y bien drenados, con buena estructura. Para conseguir una buena nascencia se tienen que tener en cuenta las condiciones del terreno y la sembradora a usar.

La preparación del suelo es parecida a la de los cereales. La principal diferencia es que la colza al tener raíz pivotante es más sensible a la compactación en profundidad. También es sensible al encostrado pero sembrando con humedad se evita este problema.

Abonado de fondo, una ayuda para la implantación

La colza es un cultivo muy exigente respecto al fósforo. Por eso se recomienda hacer un abonado de fondo con un abono NPK que aporte los tres macronutrientes. Por ejemplo, un 8-15-15 es un buen abono de fondo para colza. Ya que la colza no necesita mucho nitrógeno para la implantación, sino que lo necesita a salida de invierno.

¿Cuándo sembrar la colza?

Como sabes la colza se puede sembrar desde principios de septiembre hasta mediados de octubre. Aun así, cómo quieres tener una planta de buen tamaño a principio de invierno los técnicos recomendamos sembrar cuando más pronto mejor.

El factor clave para decidir cuándo sembrar la colza es la humedad del suelo. Sembrar con humedad facilita mucho una buena nascencia. Por eso es recomendable sembrar cuando haya la humedad necesaria independientemente de si es 3 de setiembre, 15 de septiembre o 2 de octubre.

La siembra: dosis y profundidad

Para conseguir el máximo rendimiento es importante que a la salida de invierno haya entre 20 y 40 plantas/m2 repartidas uniformemente en el campo. Si hay más densidad las plantas de colza se hacen competencia a ellas mismas y el rendimiento se ve disminuido de forma importante.

La dosis de siembra la tenemos que calcular a partir de este objetivo de plantas. Teniendo en cuenta que la germinación mínima es del 85% y que algunas plantas morirán debido a plagas o a heladas en el invierno se recomienda sembrar entre 50 y 60 semillas/m2. Si en tu campo tienes problemas frecuentes de caracoles puedes incrementar ligeramente la densidad de siembra para contrarrestar las pérdidas causadas por estos.

La colza es una semilla pequeña y si se siembra muy profunda se dificulta su nacencia. Se recomienda sembrar a una profundidad de 2-3 cm.

La sembradora: todas sirven para la colza

La colza es un cultivo muy versátil respecto a la siembra. Tanto se puede sembrar con una sembradora de cereal convencional como con una sembradora de siembra directa. De las dos formas se puede conseguir una buena implantación del cultivo si se respeta la profundidad de siembra.

Incluso se puede sembrar con una sembradora de precisión (monograno) como la que se usa en maíz. Con este tipo de sembradora se consigue la máxima homogeneidad del cultivo y se pueden llegar a grandes rendimientos, de hasta 5.500 kg/ha en regadíos de aspersión.

Elección de variedad: híbrida, clearfield, etc

Como sabes la mayoría de variedades de colza que se siembras son variedades híbridas. Para este tipo de variedades se tiene que comprar cada año la semilla. Como agricultor no puedes guardar semilla de un año para otro. Por eso algunos agricultores prefieren las líneas puras con las que se pueden guardar semillas. Aunque el aumento de productividad de una variedad híbrida supera enormemente los costes de pagar la semilla cada año.

Dentro de las variedades de colza encontramos de más y menos rústicas, de más y menos precoces, de talla más y menos alta, etc. Es importante analizar tus necesidades antes de elegir la variedad. Si se te suele encamar la colza te irá mejor una variedad de tallo bajo.

Seguro que si te has interesado por comprar semilla de colza has oído a hablar de las variedades Clearfield® ya que todas las casas de semilla disponen al menos de una variedad Clearfield®. Estas variedades son resistentes al herbicida Cleranda® de BASF® que sirve para el control de malas hierbas crucíferas como el jaramago y las rabanizas.

Herbicidas pre-emergencia para el mejor control de malas hierbas

Para el buen control de malas hierbas es importante sembrar con el suelo limpio de malas hierbas. Por lo tanto es importante realizar un tratamiento con glifosato u otro herbicida de amplio espectro.

En pre-emergencia (hasta que el cultivo tiene 3 hojas) es interesante aplicar metazacloro para el control del vallico y de malas hierbas de hoja ancha como las amapolas.

Con estas aplicaciones de herbicidas es relativamente fácil controlar las malas hierbas hasta la salida de invierno.

siembra de la colza

Colza

Controlar el caracol y la pulguilla: la clave para una buena implantación de la colza

En el cultivo de la colza es importante controlar ciertas plagas durante todo el cultivo. El caracol y la pulguilla son las dos plagas principales que afectan a la implantación.

Los caracoles y limacos están en todos los campos. Si aún tienes rastrojo del año pasado es muy fácil ver si tienes muchos caracoles. Cuando nace la colza, los caracoles y limacos se alimentan de las hojas tiernas. Aplicar metaldehído u otro molusquicida para eliminarlos es completamente necesario para conseguir una buena implantación. En algunos casos es suficiente aplicarlo en los márgenes del campo aunque si es necesario se tiene que aplicar en todo el campo.

La pulguilla es una plaga de la colza que se come las hojas. Puede causar daño hasta que las plantas tienen 3-4 hojas. Si hay una infestación importante de pulguilla en una noche puede desaparecer el cultivo. Por eso es básico tratar rápido con insecticida cuando se detecta la plaga.   

Siembra el cultivo de moda y aumenta la rentabilidad de tu explotación!

Conseguir una buena implantación de la colza no es difícil pero se tiene que observar el cultivo para controlar las plagas. Además, sembrar bien es muy importante. Una vez conseguida la buena implantación del cultivo es fácil conseguir un buen rendimiento si se controlan las malas hierbas y las plagas en floración.

Recuerda anotar todas tus operaciones de cultivo y los costes en la aplicación de Agroptima. De esta forma a final de campaña podrás comprobar que realmente la colza es un cultivo muy rentable y con grandes ventajas. Si aún no tienes tú cuenta Agroptima puedes probar la aplicación de forma gratuita solo registrándote aquí o descargándote la app en tu móvil.

cuaderno de campocuaderno explotación

+ No hay comentarios

Añade el tuyo