Tratamientos fitosanitarios del olivo


La mayoría de las enfermedades presentes en el cultivo del olivo en España son también comunes en los países de América. Las principales son:

 

  • Repilo del olivo

Esta enfermedad puede visualizarse fácilmente en las hojas, a través de manchas negras o grises. Según sea la variedad de olivo, la resistencia a la enfermedad es mayor o menor. El mayor riesgo de aparición de la enfermedad es durante el mes de octubre, y en febrero y marzo, con temperaturas cálidas.

El tratamiento idóneo es a través de cobre, en la mayoría de los casos con una sola aplicación en otoño, aunque puede ser dos o tres tratamientos.

 

  • Mal del plomo

Suele confundirse con el Repilo. También aparecen manchas de color marrón, y tonos gris oscuros plateados. Se aplican los mismos tratamientos que contra el Repilo.

 

  • Verticillium del olivo

Afecta de forma grave al olivar andaluz, sobre todo a árboles jóvenes entre 8 y 12 años. Se van taponando los vasos conductores, y por ello los brotes, las ramas secundarias y las principales van marchitándose hasta morir.

Entre los controles que pueden llevarse a cabo está la prevención, principalmente. Los productos químicos no tienen demasiado éxito en la lucha contra el verticillium. Las medidas de prevención pueden ir dirigidas a un riego moderado, adquirir plantones sanos, y, cuando hay un árbol infectado, sacarlo de la tierra de raíz y dejar el hoyo abierto no menos de un año.

 

  • Aceituna jabonosa

El riesgo para la aceituna se produce cuando ésta comienza a madurar, y el ataque de la enfermedad es en forma de zonas negras y pegajosas. Suele producirse después de lluvias abundantes, y sobre todo a temperaturas suaves entre octubre y noviembre.

La aplicación de cobre ha demostrado su eficacia.

 

  • Escudete

El escudete penetra en el fruto a través de una herida en el mismo. Igual que en el caso anterior, va surgiendo una mancha circular, pero en este caso sin estar pegajosa. Se producen aceites más ácidos, pero sin una incidencia económica importante.

 

  • Negrilla

Se trata de un hongo que se produce por una sustancia generada por diferentes agentes como pulgones, cochinillas y moscas. Los síntomas consisten en un polvo negro que va degenerando los frutos. En su tratamiento, lo mejor es eliminar los insectos citados para que la enfermedad desaparezca.

 

  • Tuberculosis del olivo

Se genera a partir de bacterias que van penetrando en heridas causadas por granizo, golpes, etc. El contagio se produce a través de los instrumentos de la poda. Aunque no es una enfermedad que cause un efecto devastador, pues los árboles infectados siguen viviendo y generando producción, es una enfermedad incurable. En el caso de que haya árboles muy infectados, puede pensarse en cortar ramas gruesas.

 

  • Tumores

Los llamados “tumores del cuello” atacan a todos los árboles frutales, vid, árboles forestales, etc. En los síntomas puede observarse unos bultos en la zona que separa el tallo de las raíces, impidiendo la circulación correcta de la savia, y produciendo la muerte de la planta a los dos o tres años. Se suele producir a través de heridas.

En cuanto al tratamiento, es preciso seleccionar plantas que estén sanas en viveros, mantener los árboles en un estado saludable, evitando las heridas para la entrada de las bacterias, eliminando plantas que estén muy afectadas, etc. El tratamiento con productos químicos es poco eficaz, y sólo se utiliza en casos muy especiales.

+ No hay comentarios

Añade el tuyo