Advertencias sobre el algodoncillo del olivo


Se trata de un pulgón que ataca principalmente a los olivos, muy frecuente en los países del área mediterránea.

Ciclo vital del insecto

La población adulta es de un pequeño tamaño, gruesos y de una tonalidad verde. Los huevos son elípticos, de un tamaño minúsculo. Es su fase larvaria irán segregando una cera blanca que recubrirá la denominada corona larvaria y eso es lo que ofrece la imagen que conocemos de algodón, que da nombre a la plaga.

El invierno se pasa con los insectos adultos invernando, normalmente refugiados en la parte de la rama que da con el tronco. Cuando llega la primavera y con ella la brotación de los olivos, empieza la actividad. Las hembras comienzan su ciclo reproductivo, dejando los huevos en los brotes que han comenzado a brotar. El alimento de las ninfas recién nacidas consiste en la savia que el olivo elabora. Succionan esta sustancia, forman una colonia muy agrupada y generan los filamentos de tipo sedoso que formarán el visual algodoncillo.

Esta primera generación tiene ciclo vital aproximado de un mes. Después vendrá la segunda generación que dará paso a la etapa adulta del insecto. En verano cesa la actividad, y comienza un reposo que durará hasta el comienzo del otoño. Con la llegada de la estación otoñal surgirá una tercera generación. Pero ya de menos importancia y sin efectos reales sobre el olivo.

Síntomas y daños producidos

Aunque es muy frecuente encontrar algodoncillo del olivo, los daños ocasionados no suelen ser cuantiosos ni importantes. Suele ser superior la preocupación por el aspecto de la plantación que por el daño real causado. Cuando las colonias, en una segunda generación, son muy numerosas, puede ocasionarse el que las flores no fertilicen de una forma adecuada.

La estimación del riesgo y el muestreo que se realiza en el caso del algodoncillo se hará en el momento inicial de la floración. El área que se elegirá para el muestreo será donde sea visible una floración densa. En un olivar con un grado de uniformidad y homogeneidad en toda su extensión, el muestreo realizado tendrá validez para más de 300 hectáreas.

En cuanto a las medidas preventivas, no hay una actuación que pueda establecerse. El desarrollo de la plaga estará muy asociado a la climatología. Si el año ha sido de pocas lluvias, el desarrollo del algodoncillo será mayor.

El daño que el algodoncillo puede producir en la plantación de olivos es de poca importancia. En la mayoría de los casos solo consiste en la pérdida de savia. Si la comunidad que estos insectos forman es grande, pueden llegar a paralizar algunos brotes florales.

La melaza que la plaga del algodoncillo genera puede llegar a disminuir el proceso de fotosíntesis y manchar los frutos del olivo.

El tratamiento

Como estamos viendo, al ser poco importantes los efectos que el algodoncillo produce sobre el olivo no suele ser imprescindible la intervención. Los síntomas son más visuales que preocupantes.

La intervención se recomienda hacerla cuando hay un mínimo de 8 pulgones por brote de floración. De aplicarse el tratamiento, el momento más adecuado es cuando empieza la floración y el tratamiento químico se llevará a cabo utilizando productos fitosanitarios autorizados.

+ No hay comentarios

Add yours