Agricultura intensiva: qué es y cómo gestionarla


La Agricultura intensiva ha permitido a los agricultores producir alimentos en cantidades necesarias para poder ofrecer alimentos seguros a la sociedad. En este artículo te damos las claves para que conozcas la agricultura intensiva en todas su vertientes.

¿Qué es la agricultura intensiva?

La palabra agricultura intensiva nos puede inducir pensamientos negativos, como de frutas y hortalizas fabricados artificialmente en ambientes nocivos para nuestra salud y perjudiciales para el medio ambiente.

Pero la definición de agricultura intensiva hace referencia a producir cultivos en ambientes y condiciones controladas para optimizar el crecimiento y desarrollo de las plantas, con el objetivo que puedan producir frutos al máximo de su potencial.

Sistemas de cultivo intensivo – Invernaderos

Existen varias formas de agricultura intensiva. La primera que nos viene a la cabeza suelen ser las típicas zonas de invernadero del sur-este peninsular.

Algunas de las características que llevan a estos sistemas de producción a clasificarlos como agricultura intensiva son los siguientes:

  • Condiciones de temperatura y humedad controladas
  • Suministro de los nutrientes a través del riego, en la justa cantidad que necesita cada planta en cada etapa de su crecimiento
  • Uso de medios de protección vegetal para garantizar la sanidad del cultivo: fungicidas, herbicidas e insecticidas
  • Condiciones de luz artificiales (si se requiere)
  • Variedades mejoradas genéticamente: uso de material vegetal que ha sido seleccionado para dar una alto rendimiento de sus partes consumibles. Ojo al dato, y no confundir con cultivos transgénicos! La mejora vegetal se ha practicado durante siglos a través de la selección de las mejores plantas 😉

Cultivo hidropónico o fuera suelo

La hidroponia, o cultivo fuera suelo, es otra variante de agricultura intensiva que cumple con todas las características que ya hemos mencionado, pero llama la atención porque prescinde de tierra o suelo.

Consiste en ofrecer a las plantas un sustrato artificial y poroso (por ejemplo, perlita, fibra de coco, etc) donde las raíces se puedan anclar, y suministrar un flujo continuo de una disolución de agua y nutrientes a las plantas para cada fase de crecimiento del cultivo. Así se optimiza su producción.

Cultivo intensivo al aire libre: almendros y olivar en super-intensivo

Como agricultura de alta productividad no solo debemos pensar en ambientes rodeados de plásticos o condiciones artificiales. Si te paras a pensar, por ejemplo, en cultivos tan tradicionales como el olivar o el almendro, en los últimos se han tecnificado y mecanizado mucho y se podrían incluir dentro del sistema de cultivo intensivo.

Este sistema para estos cultivos se basa en plantar lineas de árboles con marcos de plantación que aprovechan mucho el espacio y permiten poner más árboles por hectárea que un sistema tradicional.

agricultura intensiva

De esta forma ya no se tienen que manejar árboles de forma individual, si no que se crea un muro vegetal, o seto que se poda, trata y cosecha de forma global. Con esto se, y con un control eficiente del riego y la fertilización se pueden conseguir producciones elevadas. Algo imprescindible es llevar al día todas las tareas que se realizan en la explotación para poder ver cómo podemos optimizar aún más. Para ello, Agroptima es clave.

El olivar o el almendro en sistemas super-intensivos cada vez son más frecuentes en nuestro país, y permiten dinamizar y modernizar el sector con sistemas productivos y rentables para el agricultor.

Pero el cultivo en seto no es algo nuevo, por ejemplo, se viene utilizando en cultivos de pepita (manzano y peral) en el Valle del Ebro desde hace 40 años.

¿La agricultura intensiva consume muchos recursos?

Este es una falso mito sobre la agricultura intensiva, ya que de hecho lo que pretende este sistema de cultivo es optimizar la utilización de los recursos.

Si comparamos una explotación hortícola “tradicional” respeto a un sistema intensivo, en global, el sistema intensivo seguro que consume muchos más recursos de agua, fitosanitarios o fertilizantes. Pero si comparamos por cada kilo de producto obtenido o por cada metro cuadrado de suelo, la agricultura intensiva nos permite obtener cada kilo de producción a un coste medioambiental inferior.

Por ejemplo: en una plantación-superintensiva de olivar, se pueden llegar a recoger hasta 12.000 kilos/ha de aceituna, mientras que una tradicional, la media puede rondar los 3.000 kilos por hectárea, lo que en algunos casos, sin las subvenciones son explotaciones económicamente inviables.

¿Es nociva para el medio ambiente o para la salud?

No tienen por qué, es otro mito de la agricultura intensiva. Existen muchas certificaciones alimentarias a las que se someten los agricultores para obtener sellos de calidad y seguridad que garantizan que los vegetales que comemos han sido producidos respetando todas las normativas. Algunas de estas certificaciones son:

Producción Integrada (PI): consiste en valorar y priorizar alternativas no químicas antes de aplicar fitosanitarios al cultivo, y así reducir el uso de agroquímicos durante el ciclo del cultivo. El distintivo de su sello suele ser una mariposa.  

Global GAP: Este certificado tiene abasto mundial y GAP es el acrónimo en inglés de Buenas Prácticas Agrícolas (Good Agricultural Practices). Existe desde 1990 y la mayoría de grandes cadenas alimentarias lo requiere para distribuir frutas y verduras de cualquier productor.

Además las administraciones regulan la producción de alimentos para asegurar unas producciones de calidad y sanas para los consumidores, aunque hayan sido producidas debajo de condiciones de agricultura intensivas. Entre estas obligaciones destaca el cumplimiento del cuaderno de campo.

El futuro de la agricultura intensiva

La agricultura intensiva ha sido una de las claves para el desarrollo de la humanidad durante el siglo XX y seguro que será aún más importante para asegurar una alimentación sana y de calidad en el siglo XXI para una población en constante crecimiento. Este tipo de agricultura tendrá que convivir con otros modelos como la producción ecológica o tradicional, que va en aumento y para la que cada vez hay un mercado mayor.

Para llevar un buen control, tanto si practicas agricultura intensiva, extensiva, ecológica, etc… Necesitas una herramienta que te permite llevar el control de los recursos que inviertes en tu explotación, la App de Agroptima te ayudará a que no se te escape nada en tu día a día! Si todavía no la has probado, regístrate gratis aquí!

 

Fuente imagen cabecera:

Agromillora Group https://i.ytimg.com/vi/5ehpuGyuwqM/maxresdefault.jpg

 


+ No hay comentarios

Add yours