¿Cómo calcular la cantidad de abonos y fertilizantes para cada cultivo?


Todos los agricultores sabemos que ajustar la dosis de abonos y fertilizantes es vital para el buen desarrollo de las plantas, pues tanto el exceso como el defecto resultan perjudiciales.

Para calcular la cantidad conveniente y el tipo de abono más adecuado, lo que hay que hacer en primer lugar es determinar las necesidades nutricionales que tiene el cultivo. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo y descubre cómo deducir las dosis idóneas..

New Call-to-action

El primer paso: saber qué necesidades nutricionales tienen los cultivos

La necesidad nutricional de un cultivo varía en función de la cosecha esperada, ya que no gasta lo mismo una planta que produce mucho que una que lo hace poco. Existen muchas tablas de requerimientos nutricionales en función de rendimientos específicos, las cuales  puedes consultar para orientarte. 

Para calcular la necesidad nutricional de tu cultivo debes ajustar la fertilización al máximo de cosecha que podrías obtener si todo sale según lo previsto. De este modo aportarás el abono necesario para satisfacer el máximo que la planta puede absorber.

Una vez calculadas las necesidades nutricionales, obtendrás un resultado en unidades fertilizantes de cada nutriente por separado, or ejemplo 100-120-60. 

Esos números se refieren a las unidades fertilizantes por hectárea que absorberá el cultivo durante su ciclo, en el siguiente orden: N-P2O5-K2O, es decir, Nitrógeno – Fósforo asimilable – Potasio soluble. 

Una vez que sepas la cantidad de nutrientes que va a gastar el cultivo, tendrás que restar de la dosis de abono la cantidad de aquellos que, por los siguientes motivos, ya están presentes en el suelo: 

  • Por descomposición de los restos del cultivo anterior.
  • Porque en la cosecha precedente no se obtuvieron las cantidades esperadas y por tanto sobraron nutrientes.
  • Por aportaciones en el pasado de fertilizantes orgánicos de lenta descomposición. 

En relación con esto, es importante saber que el fósforo y el potasio permanecen en el suelo, mientras que el nitrógeno es un elemento móvil y, en caso de no ser absorbido,  se pierde de un año al otro.

Una vez que hayas restado los nutrientes que el suelo ya tiene disponibles, obtendrás la cifra –expresada en unidades fertilizantes– de cada nutriente, y así sabrás qué dosis tienes que aportar. 

A partir de aquí habrá que calcular la cantidad de abono que hay que aplicar por hectárea.

Fertilizantes minerales y orgánicos

Los fertilizantes se separan en dos grandes grupos:

  • Fertilizantes minerales: también llamados inorgánicos, engloban a los abonos elaborados por la industria, que contienen elementos nutritivos esenciales para el desarrollo de las plantas, y que no están provistos de materia orgánica procedente de animales o plantas. Encontramos fertilizantes simples y complejos. Los primeros tienen un contenido declarable en nitrógeno, fósforo o potasio, mientras que los segundos pueden combinar varios de ellos. En cuanto a su formato, que condiciona su método de aplicación, existen abonos sólidos, solubles o líquidos.
    Puedes ampliar información sobre fertilizantes minerales en este otro post.
  • Fertilizantes orgánicos: engloban a los fertilizantes cuyos nutrientes provienen de material orgánico, ya sea animal, vegetal u otro. Existen varios tipos de abonos orgánicos, según su forma de preparación y forma de aplicación. Por ejemplo, entre los abonos sólidos, como el estiércol o compost, o líquidos como el purín. 

El grado de fertilizante se etiqueta con un código de tres números de los tres macronutrientes primarios: nitrógeno (N), fósforo (P), y potasio (K). El primer valor corresponde al contenido de nitrógeno total, el segundo al fósforo disponible (P2O5), y el tercero al contenido de potasio soluble en agua (K2O).

La riqueza de los fertilizantes comerciales se expresa en % de unidades fertilizantes. Por ejemplo, un fertilizante complejo 15-15-15 contiene 15 kg de N por cada 100 kg de fertilizante, 15 Kg de P2O5 por cada 100 kg de fertilizante y 15 kg de K2O por cada 100 kg de fertilizante.

Mediante estos cálculos porcentuales sabremos los kilogramos de cada fertilizante que tenemos que aportar para  satisfacer las necesidades de cada elemento en el cultivo.

Particularidades de los fertilizantes orgánicos

Los fertilizantes orgánicos (estiércol y purín) tienen riquezas mucho menores, expresadas en su mayoría en UF/T o UF/m3. Es decir, en unidades fertilizantes por toneladas de cosecha o por metros cúbicos.

Los resultados los obtendremos en T (toneladas) o m3 (metros cúbicos) por lo que, si queremos compararlos con otros fertilizantes y saber su riqueza en el formato 0-0-0, debemos dividir por 10 esa riqueza.  Por ejemplo un estiércol con 5kg/T de nitrógeno tendrá una riqueza en % de 0,5, resultado de su división entre 10.

Además, debemos tener en cuenta que los estiércoles y purines se van mineralizando a lo largo de los 3 años siguientes a su aplicación, liberando aproximadamente un 50% de los nutrientes procedientes de estiércol el primer año, un 35% el segundo y el 15% restante el tercero. Los purines, por su parte se descomponen más rápido, aproximadamente en un 75% el mismo año, y un 20% el siguiente y un 5% el tercero. 

Es importante considerar estos porcentajes y multiplicarlos por la riqueza para saber qué te aportarán cada año. En caso de déficit hay que complementar con fertilizantes minerales.

Si se aportan anualmente estiércoles o purines, se puede simplificar y obviar los porcentajes, puesto que cada año se estará mineralizando el 50% de lo aportado ese año, el 35% de lo aportado el año anterior y el 15% de lo aportado hace dos años, sumando así el  100% de su riqueza.

Conclusión

Como ves, para hacer una fertilización eficiente es necesario tener en cuenta muchos valores, entre ellos los correspondientes a los aportes pasados. Debido a esto es fundamental anotarlos todos y ser muy ordenados. 

De otra forma no seremos capaces de hacer nuestras estimaciones de manera correcta y tendremos que abonar a ojo, o bien seguir las recomendaciones de los comerciales, que muchas veces son exageradas.

Por suerte, para facilitarnos esta tarea contamos con Agroptima, una herramienta  que nos permite tener todo bien apuntado y ordenado, y que además realiza de manera automatizada los cálculos de riquezas y fertilizantes. Determinar las dosis es más fácil y rápido que nunca. Sin dolores de cabeza y sin cálculos complejos obtendrás siempre las cantidades más ajustadas. Sin duda, una magnífica forma de ahorrar tiempo, esfuerzo y de optimizar el rendimiento de tus cultivos. ¡No esperes más para probar Agroptima gratis!

New Call-to-action
Categories

+No hay comentarios

Añade el tuyo