Calendario de tratamientos de la vid: cuando sulfatar las parras

calendario de tratamientos de la vid

Para llegar a la vendimia con éxito es muy importante organizar bien las tareas a lo largo del año para tener una previsión de tratamientos fitosanitarios de la vid y trabajos del viñedo. La diferencia entre una buena y una mala cosecha muchas veces está en la falta de organización en el viñedo. 

Seguramente te habrás preguntado cuando hay que sulfatar las parras, en qué momento se tiene que plantar o cuando hay que abonar el viñedo. En este post vamos a preparar un calendario de tratamientos de la vid. 

 

Enero, tiempo de poda de la vid

Durante el invierno, cuando las temperaturas son bajas y la vid se encuentra en fase invernal, es el momento idóneo para realizar la poda en la vid

Esta tarea comporta muchas horas de trabajo y mano de obra. Para realizar una buena poda es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Empezar a podar las variedades más tempranas y terminar por las tardías.
  • Limpiar las herramientas de trabajo (tijeras, serruchos…) adecuadamente y de forma habitual.
  • Retirar todos los restos de poda del viñedo
  • Sanar los cortes más importantes con productos cicatrizantes o pintarlos con soluciones de cobre.

calendario de tratamientos de la vid

Febrero, fertilización y trabajo del suelo

Un trabajo muy importante que debes anotar en tu calendario de tratamientos de la vid es la fertilización. Es imprescindible que el viñedo tenga nutrientes disponibles cuando empiece a brotar. 

Hay distintos tipos de abonado en la vid: 

  • Abonados de fondo: soluciones minerales ricas en Nitrógeno, fósforo y potasio. 
  • Abonados con materia orgánica: fertilización con estiércol de animales o restos vegetales compostados.
  • Cubierta vegetal: siembra de leguminosas y otras herbáceas.

La fertilización normalmente va ligada con un trabajo del suelo. Se aprovecha para eliminar las malas hierbas que empiezan a aparecer. En los viñedos que se apuesta por una cubierta vegetal se suprime el trabajo del suelo. 

 

New Call-to-action

 

Marzo: despertar de la vid y nuevas plantaciones

En muchas zonas el viñedo empieza a despertar y la savia comienza a moverse por la cepa, lo que se conoce como el lloro de la vid. Es momento para realizar las nuevas plantaciones. 

El diseño de la plantación determinará, en gran parte, una buena ventilación y una mejor calidad de la uva. Es recomendable tener en cuenta estos parámetros a la hora de plantar:

  • Plantas con garantía de calidad y certificación libre de virus y patógenos. 
  • Plantación en hileras con espaldera, para poder mecanizar trabajos.
  • Riego por goteo de soporte en caso de sequías. 
  • Orientación sur de las hileras o al viento más dominante de la zona. 

Abril: brotación y primeros tratamientos. 

La vid está en plena brotación y empieza la época más crucial para asegurar una buena cosecha. El día se empieza a alargar, las temperaturas suben y son típicas las lluvias de primavera. Esta es una combinación perfecta que propicia la aparición de las primeras plagas de la vid.

En tu calendario de tratamientos de la vid anota qué plagas son más frecuentes en tu zona y prepara el stock de productos que vas a necesitar. Las lluvias son frecuentes y un despiste puede cambiar las cosas en cuestión de horas. 

Las principales plagas a que debemos prestar atención son:

Es cuando hay que sulfatar las parras de uvas. Durante toda la primavera (mayo, abril, junio, y julio) se harán tratamientos herbicidas y/o trabajos del suelo para eliminar las malas hierbas. Si se ha optado por la cubierta vegetal se irá cortando para que se incorpore en el suelo. 

Si se opta por la lucha integrada de plagas, es el momento de colocar trampas para capturar y disminuir la población de la polilla del racimo u otras plagas.

Mayo: poda en verde

La poda en verde es un trabajo imprescindible en el viñedo. A diferencia de la poda de invierno, se tiene que realizar con mucha más rapidez. La poda en verde nos aporta muchas ventajas para mejorar el estado de salud de nuestro viñedo.

  • Favorecer la ventilación y evitar zonas muy húmedas en la planta.
  • Equilibrar la carga productiva de la cepa.
  • Facilitar la estructura de las plantas y las podas posteriores. 
  • Aumentar la calidad y el vigor del racimo.
  • Disminuir el riesgo de plagas fúngicas. 
  • Rebajar la demanda hídrica de la planta.

Junio: Formación de las bayas y tratamientos

Empiezan a formarse las bayas. Es momento de tener un mayor control de las plagas producidas por hongos e insectos. Se realizarán tratamientos de la vid después de la poda mecánicos o herbicidas para el control de las malas hierbas. En función de las condiciones ambientales se realizarán más o menos tratamientos. 

En las plantaciones jóvenes se mantiene la formación de las cepas. 

En este periodo se recomienda ajustar el riego en función de las necesidades de las cepas para una buena formación del racimo. 

Julio: desarrollo del racimo y despunte

El racimo aumenta y empieza a madurar. Es un momento muy sensible de la campaña. Se realiza el despunte para que la uva empiece a madurar y esté bien ventilada.

Continúan los tratamientos, tanto fitosanitarios como de malas hierbas. 

Agosto: Envero y maduración del racimo

Se inicia el envero de la vid, un momento muy sensible, ya que determina el aroma, el color y el sabor que tendrá el vino. En uva de mesa también se forman los azúcares que determinarán la calidad del fruto. 

Suben las temperaturas y en general disminuye la necesidad de hacer tratamientos para las plagas fúngicas y las malas hierbas. No obstante, es conveniente no bajar la guardia, especialmente con la Botrytis, un hongo que pudre la uva. 

Se recomienda mirar los plazos de seguridad de los productos que se utilicen para que no coincidan con la vendimia.

Septiembre: empieza la vendimia

Llega el momento más esperado del calendario de la vid, la recolección de las uvas. Se empieza por las variedades de uva más tempranas. 

Si la recolección es manual es conveniente organizar la mano de obra para agilizar la cosecha. Cuanto más rápida sea menor riesgo de perderla. 

Octubre: Vendimia de variedades de ciclo medio 

Continúa la vendimia y se empiezan a recolectar variedades de ciclo medio. Sigue la maduración de las variedades de ciclo tardío.

Las variedades de ciclo medio más frecuentes son:

  • Pedro Ximénez
  • Verdejo
  • Palomino fino
  • Cabernet Sauvignon
  • Garnacha tinta
  • Syrah
  • Merlot
  • Chenin blanc

Noviembre: vendimia de variedades de ciclo tardío

Último mes de vendimia en el calendario de tratamientos de la vid. Se vendimian las variedades de ciclo tardío como Bobal, Monastrell, Airén, Cayetana blanca, Parellada…

Caen las hojas de las variedades de ciclo corto y se recomienda hacer un último tratamiento de la vid para evitar tener muchas esporas de mildiu u otros hongos en el viñedo. 

Diciembre: Descanso de los tratamientos después de la poda y poda de invierno. 

Mes de descanso y de planificación de un nuevo calendario de tratamientos de la vid para el año siguiente. En algunas zonas empieza la poda de invierno y una nueva campaña.

 

Gestión eficiente y fácil de los tratamientos en el viñedo

Con Agroptima podrás llevar de una forma muy fácil y sencilla, un control del stock y saber los tratamientos que haces cada año para planificar los próximos.  Además, siempre tendrás al día tu cuaderno de campo con todos los tratamientos que hayas hecho.

Ahora puede probar Agroptima durante 15 días.

 

New Call-to-action

 

 

+No hay comentarios

Añade el tuyo