¿Qué es el Carbon Volador en la agricultura?


El carbón es una enfermedad que provoca un hongo denominado “basidiomiceto”, que va a provocar un proceso de infección en las plantas, cubriendo las espigas de avena, cebada, maíz y trigo de una especie de polvo de color negro.

Las consecuencias de esta infección son devastadoras para la plantación, pues la espiga puede tener una experiencia normal, pero los granos de cereal se van transformando en ese polvo negro.

Este carbón volador puede incidir en cualquier parte de la planta, bien sea la mazorca, flores, el tallo, las hojas, etc.

El momento de la infección

La infección se va a producir cuando los granos empiezan a germinar. Cuando el cereal comienza su floración, el hongo del carbón volador comienza a activar su acción micelar, y empieza a afectar a los granos.

El grano se va formando, en apariencia, de forma normal, pero contiene la infección, que se va desarrollando de forma paralela. En la floración es cuando hay signos a la vista.

Las espigas que contienen la infección de carbón volador surgen de forma anticipada, antes que las que no están infectadas, y se distinguen con claridad.

En lo que respecta a los tallos y la hoja de los cultivos, no suele apreciarse que la planta está enferma.

Propagación de la acción del carbón volador

Un poco antes de emerger la espiga, las esporas de esta enfermedad se van desarrollando. Al secarse, se propagan por la acción de aire a las flores de otros cultivos que se encuentren cerca, y van produciendo la germinación antes de la maduración de las semillas, generando un efecto en cadena.

En este momento, cuando el resto de la floración está muy afectado por las esporas, surge una masa de polvo, con un color entre negro y verde.

Prevención y tratamiento

Una vez que las esporas ya se han desarrollado, no es fácil el tratamiento sobre la plantación. Las acciones de prevención deben realizarse, por tanto, antes de la siembra, con aquellos productos recomendados para ello.

Entre las diferentes medidas preventivas que puede utilizarse están:

  • Usar en los cultivos semillas que estén certificadas, lo que otorga una mayor garantía de salubridad.
  • En los supuestos de usar semillas de las denominadas “para autoconsumo”, los profesionales de la agricultura tienen que asegurarse que las mismas no procedan de plantaciones contaminadas. En ningún caso es convenientes que los granos utilizados para la siembra no tengan bien identificada su procedencia.
  • Cualquier indicio o duda sobre la posible contaminación de estos granos requerirá que sean bien desinfectados antes de sembrarlos.
  • Es positivo evitar los productos químicos, utilizando técnicas biológicas en su lugar, para desinfectar las semillas.

Medios para la desinfección de las semillas

La forma más eficaz para controlar la acción de carbón volador es desinfectar los granos antes de sembrar, mediante un producto fitosanitario que sea eficaz, utilizando para ello los equipos idóneos.

Los productos elegidos serán los que autorice el Ministerio de Agricultura, y estén inscritos en el Registro correspondiente sobre Productos Fitosanitarios.

Si existe la sospecha de que las semillas se han contaminado en el año agrícola anterior, hay que proceder a la aplicación de los tratamientos de desinfección correspondiente de los granos.

Como todo agricultor innovador, querrás llevar de la mejor forma el control de tus cultivos y saber cómo hacer tu explotación más rentable, ¿verdad? Agroptima es tu aplicación. ¿Todavía no la has probado?

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

+ No hay comentarios

Add yours