¿Cómo optimizar al máximo el abonado de cobertera?


Se acerca la primavera y ya va siendo hora de pensar en el abonado de cobertera de los cultivos de invierno. La fertilización es uno de los principales costes de las explotaciones agrícolas, es por eso que hay que intentar ser el máximo de eficientes en tus explotaciones para no tirar el dinero. A continuación te damos algunas recomendaciones prácticas, que seguramente ya conoces, pero que no está de más recordar…

1 – Reduce los costes de fertilización haciendo un análisis de suelo para conocer el contenido de Nitrógeno Nítrico (N-NO3-).

Recoger algunas muestras de suelo de tus parcelas (suficiente con los primeros 30 cm de profundidad) y llevarlas a tu cooperativa o laboratorio más cercano para que te analicen los nitratos. Los niveles de Nitrógeno (N) en el suelo son muy cambiantes, y puede ser que si el invierno ha sido lluvioso se haya lavado el N que aplicaste en fondo. Por eso es importante conocer qué niveles de N tenemos en nuestras parcelas.

2 – Planifica bien la dosis de abonado, es fácil y saldrás ganando.

Haz un balance del nitrógeno, una vez tenemos los resultados de las analíticas para saber la cantidad de nitrógeno que necesitan tus cultivos para llegar a final de la campaña alcanzando su rendimiento máximo. Ten en cuenta que dependiendo del cultivo para cada tonelada de grano se absorben unos 27-33 kg de N.

 

 

3. Fracciona el abonado de cobertura, el cultivo aprovechará mucho mejor el N

Cada vez más, en las zonas de secano, es tendencia fraccionar el abonado de cobertera en dos aplicaciones. Es decir, hacer una aplicación al principio del ahijado, y una entre el final del ahijado y el principio del encañado.
Este tipo de manejo presenta las siguientes ventajas:

  • Si la primavera viene lluviosa y se auguran buenos rendimientos, nos aseguramos que el cultivo no estará faltado de N para que llegue a su máximo rendimiento.
  • Si en cambio, nos encontramos con una primavera muy seca, como pasó el año pasado, con la primera aplicación de N es suficiente para suplir las necesidades del cultivo. De esta forma nos ahorramos un abono que el cultivo no aprovecharía y acabaría por perderse.
  • El cultivo puede absorber mejor los nutrientes y los tiene a su disposición cuando los necesita. De esta forma mejoramos la calidad de los granos (mayor contenido en proteína, mayor grosor de los granos y mayor número de granos por espiga), en definitiva, más kilos de grano por ha.

4 – Aprovecha las deyecciones ganaderas como abonado, te supondrá un ahorro importante en fertilizante mineral

En algunas zonas de la península la cabaña ganadera es muy importante y hay que dar salida a los purines. Si tienes granja o puedes conseguir purines de cerdo o de vacuno, ten en cuenta su alto valor fertilizante y el ahorro que te puede suponer en un abono mineral. Los purines tienen un alto contenido en N Amoniacal por lo que son ideales para aplicarlos en cobertera.
El inconveniente es que su riqueza en N es muy variable según la época del año, la alimentación del ganado, etc. La riqueza en N Amoniacal (aprovechable por el cultivo cuando se transforma en N-NO3- en el campo) puede ser aproximadamente entre 2 y 12 kg N/m3.

5 – Algunas ideas para mejorar la fertilización en los cultivos que no son cereales

Finalmente, recuerda que si tienes cultivos de la familia de las leguminosas (guisantes, garbanzos, etc…) no es necesario aportar ningún abonado nitrogenado de cobertera. En cambio, ten en cuenta que la colza, aunque da menos kilos de producción, también es un cultivo exigente en nutrientes. Si puedes, aplica unos 150 kg/ha de Nitrosulfato Amónico, de esta forma estarás aportando azufre, que es el cuarto nutriente más importante para este cultivo.

Tienes preguntas? Deja tus comentarios más abajo!

+ Publica un comentario