Contabilidad Agraria: consejos para conseguir una explotación rentable


Muchas veces hablamos de la baja rentabilidad de las explotaciones agrarias. Pero para que tu explotación sea más rentable, te has planteado de hacer el esfuerzo de llevar una buena contabilidad agraria? En este artículo desgranamos algunos consejos para que puedas llevar una buena contabilidad agraria.

Primero de todo, debes recordar que cualquier explotación agraria (particular, autónomo, sociedad o cooperativa) es una empresa, y aunque el sector agrícola tiene sus particularidades, cualquier empresa debería llevar un buen control de la contabilidad agraria.

Cuando hablamos de contabilidad agraria nos podemos estar refiriendo a tres conceptos muy distintos que debes diferenciar bien para saber a lo que se refiere cada uno, y saber cuál es el que te ayudará a hacer tu explotación más rentable. Te los explicamos a continuación:

Contabilidad agraria: Obligaciones contables de los agricultores

En general, la contabilidad agraria hace referencia al cumplimiento de las obligaciones que tiene que llevar cualquier profesional autónomo del sector agrícola con hacienda: pago del IVA, IRPF, etc… Para llevar este tipo de contabilidad agraria necesitas tener los libros de registro al día. Esto quiere decir llevar un registro de todas las facturas, tanto de ingresos como de gastos. 

Para llevar los libros de registro puedes optar por utilizar hojas de cálculo, llevar tus facturas a un gestor o utilizar algún programa sencillo que te permita introducir las facturas y te elabore los resúmenes (mensuales, trimestrales o anuales).  También hay que tener en cuenta que los agricultores disponen del régimen especial agrario que en algunos casos les puede resultar ventajoso.

¿Puedo analizar la rentabilidad de mi explotación con este tipo de contabilidad agraria? No. Con este tipo de contabilidad, difícilmente puedes hacer una buena gestión de tu explotación. Es cierto que mucha gente se conforma con ver el margen de beneficio que le queda al final de año, pero así no verás de donde estás perdiendo o ganando más dinero.

Además la cosa se puede complicar, por ejemplo, si las tierras de la explotación familiar están repartidas entre un padre e hijo, o si además de la actividad agrícola, la empresa también hace servicios a terceros, tiene ganado o cualquier otra actividad.

app-contabilidad-agraria

Contabilidad agraria por partida doble

A parte de los libros de registro, otro tipo de contabilidad agrícola es la que deben llevar las SAT’s o Cooperativas. Es el caso de la contabilidad por partida doble. Esto significa que cada operación se registra dos veces (en el Debe y en el Haber). Cada uno de los apuntes se denomina “asiento contable” y se van clasificando según si forman parte del Pasivo, Activo, Patrimonio, etc…

Este tipo de contabilidad es algo más compleja de llevar, y además de lo mencionado, también intervienen conceptos como: Pasivo, Activo, Deudor o Acreedor.

Tiene la ventaja que nos permite tener una visión más completa del estado financiero de la empresa y, aunque también nos muestra un balance de la empresa, esta contabilidad agrícola tampoco nos permite llevar un control de precisión de los costes agrícolas.

Contabilidad agraria de costes

A nivel práctico, esta es la contabilidad que te permitirá analizar mejor la rentabilidad de tu explotación agraria. Se trata de la contabilidad de costes (también conocida como contabilidad analítica o gerencial). En una empresa “convencional” este tipo de contabilidad consiste en desglosar los costes e ingresos de la empresa empresa en departamentos o líneas de negocio para ver en qué se está ganando y perdiendo, y así poder tomar mejores decisiones.

Para llevar esta contabilidad se marcan las facturas con unos códigos analíticos, y se reparten en centros de costes.

Por ejemplo, en una explotación agropecuaria que se dedique al cultivo del cereal y al engorde de terneros, el coste de los fertilizantes y el ingreso de las cosechas se imputaría en el centro de coste de las tierras. En cambio, la venta de los terneros y el coste del pienso, se imputa en la parte ganadera.

De esta forma puedes llegar a entender qué parte de tu explotación te das más o menos margen de beneficio y tomar medidas para corregir aquellas partes más deficientes, y no solo tener una idea de lo que ganas a final de año en tu empresa.

En el caso agrícola, este tipo de contabilidad se puede llevar aún más lejos, con el objetivo de ser más precisos y analizar qué parcelas, variedades o cultivos nos son más rentables.

Cómo puedo llevar una contabilidad agrícola de costes de precisión?

Las herramientas tecnológicas nos ayudan hoy en día a poder llevar esta contabilidad analítica. Con una App móvil, puedes ir marcando los trabajos que vas haciendo cada día: con qué máquinas, qué trabajadores han participado o qué productos has aplicado. Esta acción lo que hace es imputar todos tus costes: por parcela y por cultivo.

Así, no tienes que esperar a que lleguen las facturas para marcarlas. Además si tienes un coste de fertilizante de 1.000 € con una App de control de costes agrícolas llegarás a imputar de forma muy simple las parcelas donde han ido parar este dinero.

La App Agroptima es la herramienta del sector agrícola que ha revolucionado la forma de llevar los costes agrícolas:

  • Sin necesidad de meter facturas
  • Teniendo la rentabilidad de cada campo, cultivo o variedad
  • Permitiendo un seguimiento en tiempo real de la evolución de los costes de la explotación
  • De una forma rápida y fácil, mediante el teléfono móvil y sin tener que meter ni una factura

Si quieres ver como otros agricultores y/o ganaderos como tu han conseguido mejorar la rentabilidad de su explotación llevando la contabilidad agraria con la App Agroptima, no te pierdas este video. Eloy, agricultor y vaquero en Cantabria, te lo explica alto y claro:


+ No hay comentarios

Add yours