Cubiertas vegetales: Protege tus plantaciones de la erosión


Las cubiertas vegetales se están extendiendo en cultivos como la vid, almendro, olivar… Son una gran oportunidad para mejorar la calidad de los suelos de tus plantaciones, pero su manejo puede ser complicado. No te pierdas este artículo en el que analizamos su viabilidad.

En otros artículos te hemos hablado de la protección del suelo en cultivos extensivos a través de la siembra directa y agricultura de conservación. En este artículo te explicamos cómo proteger el suelo de la erosión entre las calles de los cultivos arbolados (olivares, viñedos, almendros, etc).

Aunque muchos estudios demuestran la mejora en la calidad de los suelos en los cultivos com el olivar, almendro, e incluso la mejora de la calidad de las uvas en viñedos, en España, solo en un 5% de la superficie de viñedo se cultiva con cubiertas vegetales.  

Existen dos tipos principales de cubiertas vegetales:

  • Espontáneas: consiste en dejar crecer la vegetación de forma espontánea. Las especies que tendremos en nuestras calles serán las propias de la flora silvestre de la zona e irán cambiando en el transcurso de los años.
  • Sembradas: muchas casas de semilla ofrecen especies específicamente seleccionadas para su siembra entre calles, encontrarás poas, festucas, tréboles, etc.. Además hay mezclas de semillas para que la cubierta se adapte a zonas y manejos concretos.

¿Por qué debería poner cubiertas vegetales en mi explotación?

Entre las múltiples ventajas de las cubiertas vegetales, se puede destacar que:

  1. Son la mejor forma de proteger el suelo: Las plantas y los restos de vegetación una vez segados forman una capa que protege el suelo de la escorrentía de las lluvias, evitando la aparición de cárcavas y socavones en los campos con pendiente.
  2. Mejoran la calidad del suelo: los restos orgánicos (hojas, tallos y raíces de las plantas), son una fuente de alimento que estimulan la fauna microbiana del suelo, e incrementan sus niveles de materia orgánica y su biodiversidad.
  3. Facilitan los trabajos después de las lluvias: cuando hay que entrar en la parcela para los trabajos de poda, recolección de aceitunas, etc… trabajos que se hacen en los meses más lluviosos del año, la cubierta vegetal facilita la infiltración y drenaje del agua, con lo que después de unas horas ya se puede entrar a la parcela para trabajar.
  4. Suponen un ahorro de combustible: por supuesto, si dejas una cubierta vegetal, te ahorrarás todos los pases de cultivador que das durante la campaña. Ahorrarás gasoil y ganarás tiempo 🙂

Inconvenientes de las cubiertas vegetales:

Bueno, pensarás que si las cubiertas vegetales son tan fantásticas, porque no tienen más éxito en nuestros campos. Los principales inconvenientes de las cubiertas vegetales son los siguientes:

  1. Competencia por el agua y los nutrientes: El uso de cubiertas vegetales se asocia sobretodo a zonas con alta pluviometría, por ejemplo, se considera que una cubierta vegetal espontánea es viable en zonas con una pluviometría entre 700 y 800 mm anuales.Desafortunadamente, esta situación no se da en muchas zonas de España, y la competencia del agua en cultivos de secano puede hacer replantearse implantar una cubierta vegetal. De todas formas, realizando un buen manejo de la cubierta vegetal sembrada, segando en primavera y dejando los restos en el suelo, se protege el suelo y se evita el exceso de vegetación.
  2. Viñedos bajo certificaciones ecológicas: cada vez más bodegas y explotaciones vitivinícolas se pasan a la agricultura ecológica. El uso de herbicidas en el cultivo ecológico no está permitido, por este motivo, el manejo de la cubierta vegetal se complica, puesto que se hace difícil controlar el exceso de vegetación en los pies de las cepas.

Es curioso que por este motivo, muchos agricultores con certificación ecológica, principlamente en viñedo, opten por el laboreo, en lugar de las cubiertas vegetales, que son un práctica beneficiosa para el suelo y el ecosistema.

Cubiertas vegetales para una agricultura sostenible a largo plazo

Hacer el cambio del laboreo a las cubiertas vegetales, implica un cambio importante en el manejo de las calles del cultivo, puesto que también requieren de un mantenimiento (siembras, siegas, etc). Nuestra agricultura se basa en el laboreo constante, y a veces se practica por rutina lo que se ha hecho toda la vida.

El suelo es un recurso no renovable que todos los agricultores deberíamos tratar con el máximo cuidado, por esto las cubiertas vegetales son una excelente opción que nos permiten reducir la erosión de los suelos, mejoran su calidad y nos garantizarán poder seguir cultivando en el futuro.

Si eres un agricultor innovador y quieres también llevar un mejor control de tu explotación puedes probar Agroptima gratis durante 15 días. Te encantará!

+ No hay comentarios

Add yours