Cultivo cebada


La cebada está presente en nuestra cultura alimentaria desde tiempos remotos. Con una extensión de cultivo cercana a los 55 millones de hectáreas, está entre los cinco cereales más cultivados en todo el planeta. En un análisis de sus orígenes, ya en tiempos de la antigua civilización egipcia se cultivaba y recolectaba. Además de sus usos en la alimentación, cuenta con importantes propiedades medicinales.

Tipología

Básicamente pueden distinguirse dos tipos generales, la de dos carreras, utilizada para la industria cervecera, y la de 6 carreras. Dentro de esta clasificación, hay un gran número de variedades con propiedades diferentes. En base a la estación, también suelen clasificarse entre cebadas de invierno y de primavera.

Aunque son muchas las variedades, para la obtención de una malta de óptima calidad, es fundamental que la mayor parte de los granos utilizados para conseguirla sean de la misma variedad.

El clima adecuado

Se trata de un cultivo que se adapta con facilidad a cualquier ambiente. A partir de los cinco grados ya puede iniciar su germinación, y después necesita entre 15 y 20 º para florecer y después madurar. Para los fríos invernales, también la cebada los soporta bien, incluso hasta diez grados bajo cero.

El suelo ideal

El terreno más apropiado es el calizo, con una buena proporción de cal y un contenido medio entre arena  arcilla. En suelos compactos, la germinación de la cebada es compleja; a medida que el terreno esté más suelo, el desarrollo de la cebada será mejor. El arado que suele darse es poco profundo, sus raíces no son potentes y no se requiere mucho volteo.

Enfermedades

El mayor riesgo de enfermedades se sitúa en los 20 días anteriores a la floración. Para protegerlos, es preciso realizar un seguimiento de la aparición de los primeros síntomas- Entre sus principales enfermedades está la mancha en red, la escaldadura y la ramularia.

Abono

La fase en que mayor necesidad tiene la cebada de ser abonada es la que va del encañado a la floración. Al aplicar nitrógeno hay que tener precaución, pues un exceso puede provocar que la cebada se tumbe en el suelo, lo que se conoce como encamado. Entre las recomendaciones de algunos especialistas, está la incorporación de estiércol animal en el labrado de la tierra, para un mezclado óptimo y que el terreno reciba a la cebada en las mejores condiciones.

Riego

Es importante conocer un dato relevante: la cebada precisa un mayor riego en el principio de su cultivo que a mediad que este avanza. Los terrenos que tienen un exceso de humedad no son buenos.

Propiedades

Se trata de un cereal muy recomendable por sus propiedades terapéuticas y nutricionales. En la época estival nutre, relaja e hidrata el hígado y la vesícula biliar. Es una excelente fuente de inositol, una de las vitaminas del grupo B, así como en todo tipo de minerales, potasio, magnesio, fósforo y otros. Además, es el cereal con mejor aporte de fibra. El contenido de proteína también es un factor a tener en cuenta.

El calibre del grano es una de las variables más demandadas por el mercado de la distribución de cebada, aunque en la actualidad hay mayor aceptación para todo tipo de granos.

Como todo agricultor innovador, querrás llevar de la mejor forma el control de tus cultivos y saber cómo hacer tu explotación más rentable, ¿verdad? Agroptima es tu aplicación. ¿Todavía no la has probado?

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

+ No hay comentarios

Add yours