El cultivo de bacterias en la agricultura


Se ha demostrado que los microorganismos del suelo interactúan con las raíces y constituyentes del suelo, dando lugar a un ambiente dinámico que se ha denominado “rizosfera”.

En él, las diferentes formas microbianas van a desarrollarse en equilibrio y de forma activa y tendrán un papel muy importante en los procesos que transforman el fósforo del suelo y su disponibilidad para las plantas, además de contribuir a la reducción de la contaminación ambiental e incrementar la productividad de los cultivos.

 

Un necesario aporte de nutrientes

Estos microorganismos del suelo, generalmente hongos y bacterias, van a facilitar la aportación de nutrientes, como es el caso del nitrógeno, el fósforo y el agua, además de producir importantes sustancias que potencian el crecimiento vegetal.

No olvidemos que el nitrógeno y el fósforo son los nutrientes más requeridos por las plantas, además de ser factores clave en el desarrollo de las plantaciones.

Los microorganismos pueden incluso relacionarse entre sí, originando interacciones que van a favorecer el crecimiento de los cultivos, generando una agricultura más sostenible, eficiente, y beneficiosa para la sociedad y el sector agrícola.

Es una tecnología limpia, que sirve para compensar el uso abusivo de pesticidas y fertilizantes. El cultivo de bacterias y microorganismos va a generar cultivos más sanos, con un aporte nutritivo adecuado, y una mayor resistencia a enfermedades, además de un incremento en el rendimiento productivo.

Desde el principio de los tiempos, el ser humano se ha beneficiado de una u otra forma de las actividades microbianas.

En la actualidad, los controles sobre los microbios útiles, están ayudando a multiplicar la producción y la calidad del fruto conseguido, transformando las proteínas, grasas, polisacáridos, etc., en sustancias que después asimilarán las plantaciones.

Las condiciones del terreno van a influir sobre la asimilación de la flora microbiana. Y en una fase posterior, ocurrirá lo contrario, es decir, dicha flora modificará la fisionomía del suelo.

 

La importancia de los microorganismos

Los microorganismos del suelo son los componentes más importantes, la parte viva del suelo, y los responsables de su transformación y desarrollo.

En un gramo de terreno, podemos encontrar millones de microorganismos que serán muy beneficiosos para la plantación.

Llamamos suelo fértil a aquel que contiene una reserva idónea de elementos nutritivos para el cultivo, o bien una población microbiana que libere aquellos nutrientes que se precisan para el adecuado desarrollo vegetal.

Estos microorganismos beneficiosos que están en el suelo, son bacterias, hongos, algas, protozoarios y actinomicetos.

Tradicionalmente, se iban alternando las líneas de cultivo, además de dejar periodos de descanso de la tierra. En la agricultura intensiva actual, el terreno está en cultivo permanente, y además las plantaciones se producen siempre en la misma línea de terreno, con lo que se degrada constantemente el suelo.

Biofertilización

La llamada “Biofertilización” consiste en incrementar el número de microorganismos de un suelo para acelerar los procesos microbianos y aumentar las cantidades de nutrientes que asimilarán las plantas.

De esta forma, se reduce el uso de energía de la plantación en la fase de absorción de los nutrientes, se reduce la pérdida de nutrientes del suelo por lixividados, como es el caso del nitrógeno, disminuye la degradación del ecosistema, etc.

 

Ventajas complementarias del cultivo de bacterias

Otra ventaja más es que estos microorganismos actúan también como agentes para un efectivo control biológico. De esta forma, vamos a reducir los microorganismos indeseables o nocivos, favoreciendo aquellos que sean útiles y positivos.

Con ello incrementaremos la productividad. Hay muchos hongos en el suelo, beneficiosos para las plantas.

Algunas bacterias van a generar determinados metabolitos para el cultivo, como es el caso de vitaminas, enzimas,  diferentes compuestos beneficiosos, que las raíces absorberán. Estos nutrientes estimularán el crecimiento y el desarrollo vegetal, además de aumentar la capacidad de retención del terreno y su porosidad.

+ No hay comentarios

Add yours