Todo lo que debes saber sobre el cultivo del arroz


Más del 90% de la producción de arroz es destinada a la alimentación humana, constituyendo un producto fundamental en el día  a día de más de la mitad de la población en todo el mundo, sobre todo en países subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Datos en España

La distribución regional del cultivo del arroz en España, se localiza en zonas de elevada salinidad y muchas restricciones medioambientales, como es el caso de deltas y marismas cercanas a parques naturales, y suelos con propensión al encharcamiento.

El valor de producción estimado para la pasada campaña 2015 ha sido de cerca de 260 millones de euros, lo que representa el 1% de la PRV (Producción de la Rama Vegetal). Estos datos han ido incrementándose en los últimos años, así como su porcentaje de representación en los índices de cultivo nacionales.

La superficie de arroz que se ha sembrado en España en dicha campaña 2015/2016 ha sido de cerca de 110.000 hectáreas. Entre las variedades utilizadas, más o menos en la mitad, un 45% la variedad índica y un 55% japónica.

Por Comunidades Autónomas, las que ofrecen datos más importantes en el cultivo del arroz son Andalucía, Extremadura, Cataluña, Valencia y Aragón.

El cultivo de arroz en Europa

En la presente campaña 2015/2016, se estiman unos 3 millones de toneladas de arroz cáscara, distribuidos en 436.000 hectáreas, 102.000 a la subespecie índica, y 334.000 a la japónica.

Por países, Italia sería el productor número uno, con un 50% de la superficie total europea, seguido de España, con un 25 % de dicha superficie y alrededor del 30% de la producción. Seguirían Grecia, Portugal, Francia, Rumanía, Bulgaria y Hungría.

Preparación del terreno

Uno de los factores clave en el cultivo del arroz es la nivelación del terreno. Las pendientes no tienen que sobrepasar el uno por mil.

Es a fínales de invierno cuando se realizan las labores de alzar, bien usando el cultivador de ganchos o el arado de vertedera. Para dejar el terreno bien disgregado, puede ser necesario dar dos pases dobles cruzados. Según algunos agricultores, no conviene dar labor de fangueo, entre otras cosas porque en la siembra directa se va imponiendo un ligero pase de fangueo, con un tractor con ruedas de jaula.

La siembra

La siembra puede realizarse de diversas formas, con máquina, avión, a voleo o a mano. El mejor momento es cuando el agua se encuentra clara, y se han depositado los lodos en el fondo.

La dosis media de semilla para la siembra estaría alrededor de 140-180 kg de semilla por hectárea. Hay que tener en cuenta que se aconseja incrementar la dosis de semilla, sobre todo en el caso de siembras tempranas. La cantidad de semilla que se emplee, tiene que generar cierto número de tallos por metro cuadrado, de forma que se generen espigas que maduren lo más uniformemente posible.

La siembre correcta es la que se realiza en suelo inundado, aproximadamente a 5 cm de altura. Si la siembra se efectúa con un avión, el vuelo no debe ser demasiado alto, pues la semilla penetrará demasiado en el terreno, y no nacerá. Además, la siembra mediante avión se realizará sin viento.

Labores tras la siembra

Una vez que se ha plantado el arroz, las labores serán de riego, y aplicación de herbicidas y pesticidas. En el caso del riego, lo más importante es que el nivel de agua tenga la altura adecuada, en proporción con el desarrollo de la planta.

Recolección

En el momento en que el arroz comienza a granar, se suspende el riego. Una forma de averiguar la madurez del grano es mordiéndolo. El punto adecuado es cuando ofrece la resistencia suficiente para no poder cortarlo.

Tras la recolección, que se realizará con una cosechadora provista de orugas, lo normal es quemar el rastrojo, y mover el barro con un rodamiento especial.

Como todo agricultor innovador, querrás llevar de la mejor forma el control de tus cultivos y saber cómo hacer tu explotación más rentable, ¿verdad? Agroptima es tu aplicación. ¿Todavía no la has probado?

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

2 Comments

Add yours

+ Publica un comentario