Así han evolucionado las máquinas de recoger aceitunas


En la actualidad, una máquina para recoger aceitunas es una herramienta avanzada que permite al agricultor agilizar enormemente esta tarea, la cual en el área mediterránea lleva realizándose desde hace miles de años. El olivo llegó a la península ibérica de mano de los fenicios, en el siglo V a.C, y fue el Imperio Romano el que comenzó a explotar y comercializar el preciado aceite de oliva. 

Desde entonces, el método de recogida de la aceituna ha ido evolucionando con el paso del tiempo, desde las tradicionales técnicas manuales hasta máquinas modernas adaptadas a cada tipo de plantación, y más automatizadas.

¿Quieres conocer cómo ha sido este desarrollo, así como las técnicas más avanzadas de recogida? ¡Entonces sigue leyendo!

New Call-to-action

Las distintas técnicas y máquinas para recoger aceitunas

El cultivo del olivo está muy arraigado en la tradición mediterránea, por eso, quien más quien menos conoce la técnica del vareo, que durante siglos ha sido la más popular para la recogida de la aceituna. Sin embargo, además de esta, existen muchas otras. Vamos a verlas una por una, yendo desde las más rudimentarias hasta las más actuales.

Ordeño

Esta técnica, que es la más antigua, consiste en recoger las olivas con la mano una a una, directamente del árbol. También se utilizan peines para ello. Como imaginas, se trata de un proceso muy lento y meticuloso, y que necesita un gran número de trabajadores, algo que encarece la recogida. Debido a ello, este método se usa solo para la aceituna de mesa, ya que de ese modo no se dañan los frutos. 

Vareo

El vareo es un técnica también muy antigua, pero posterior al ordeño. Debe su nombre a las varas de distintos tamaños que se usan para golpear las ramas del olivo con objeto de hacer que las aceitunas caigan al suelo, en el que se suele colocar una lona para posteriormente recogerlas con más facilidad.

Se trata de un método que no resulta beneficioso ni para el agricultor, pues resulta pesado, y en el olivo produce una rotura de ramas y brotes, lo que conlleva una pérdida de productividad futura. Además, el vareo no consigue tirar todas las aceitunas del árbol.

Vibradores de gancho manuales

Operados por una persona, son utilizados en zonas en las que no se pueden usar máquinas mecanizadas. Dentro de esta categoría encontramos el vareador de peine y el vibrador de ramas (gancho). 

Vibradores de tronco automáticos

Esta técnica es ya más moderna y es la primera en introducir la maquinaria  en la recogida de la oliva.

Se trata de una evolución del vareo, pues como aquel, provoca que las aceitunas

caigan al suelo. En este caso, en vez de golpes con varas, usa un método más sofisticado: una gran pinza que, o bien enganchada a un tractor, o bien independiente, agarra el tronco del árbol y lo hace vibrar para que caigan sus frutos.

Estos vibradores se usan en combinación con una especie de paraguas invertido que se coloca alrededor del árbol para recoger las aceitunas de forma más eficiente. 

Estos métodos son los más rápidos y económicos, de ahí que sean los que más se usen.

El único inconveniente que presentan es que las vibraciones no son suficientes para que todas las olivas caigan al suelo, por lo que han de compaginarse con el vareo, que como hemos explicado previamente provoca la rotura de algunas piezas y de brotes. 

Técnicas para recoger aceitunas

Lo más actual en máquinas para recoger aceitunas son las cosechadoras cabalgantes. Este método supone la completa automatización de la recogida de la oliva, y se usa sobre todo en plantaciones intensivas.  

Las cosechadoras cabalgantes son vehículos autopropulsados que tienen una estructura con forma de pórtico, lo que les permite circular sobre los árboles. Incorporan un área de vibración superior y otra inferior, ambas con varillas tanto curvas como rectas, que minimizan la rotura de ramas o brotes. Sin embargo ese tipo de maquinaria sólo es válida para olivares superintensivos adaptados a la cosecha mecanizada.

En conclusión, la recogida de la oliva ha ido evolucionando y optimizándose a lo largo de los siglos, desde técnicas muy rudimentarias hasta las avanzadas máquinas actuales. 

Como ves, la recogida de la aceituna presenta cierta complejidad, un factor que repercute directamente en la rentabilidad de los olivares. Por suerte, en la actualidad contamos con máquinas cada vez más sofisticadas que permiten agilizar el proceso y hacerlo más eficiente.

Calcular los costes de tu plantación de olivos es imprescindible para conocer el rendimiento que estás obteniendo y poder ajustar lo que sea necesario. Para facilitarte esta tarea tienes Agroptima, una  herramienta de gestión agrícola desarrollada por agricultores y pensada para que puedas llevarla siempre en tu bolsillo, en tu teléfono móvil, y trabajar con ella desde el campo.

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo