Todo lo que debes saber sobre la excoriosis en la vid


Aunque el origen de la excoriosis de la vid no es seguro, según parece habría estado en los viñedos europeos desde hace la antigüedad. Tiene síntomas similares a la antracnosis, otra enfermedad que puede afectar a estas plantaciones, y esa es una de las razones por las que no siempre se identifica.

En España la excoriosis suele afectar a la mayoría de las plantaciones de viñedo. Los daños que más afectan al rendimiento suelen generarse en el norte, donde existen las variables más adecuadas para su adecuado desarrollo.

El origen de la excoriosis en viña

La llamada excoriosis vid viene provocada por el hongo Phomopsis viticola Sacc, pudiendo afectar a todos los elementos verdes de la plantación, aunque el daño más severo suele ocasionarse en los sarmientos.

En la fase de crecimiento, surgen algunos puntos negros en el soporte de los brotes, por encima de la madera que está aún verde. Estos puntos terminarán agrietando la corteza. En los ramos afectados por la excoriosis viña la enfermedad puede ocasionar el secado, de forma parcial o en la totalidad del racimo.

Las hojas de la vid también pueden sufrir el ataque, presentando manchas de una tonalidad oscura.

El avance de esta enfermedad está muy condicionado por la humedad existente. Las esporas de la excorioris realizan su germinación únicamente en agua. De esta forma, cualquier elemento que contribuya al incremento de la humedad, como es el follaje, incrementa las posibilidades de su desarrollo.

El desarrollo de la enfermedad depende de la frecuencia de las lluvias, ya que las esporas germinan exclusivamente en agua.
El vigor, el follaje y todo lo que contribuya a aumentar la humedad favorecen la enfermedad

Ciclo anual

En la época invernal, el hongo que ocasiona la excoriosis está en las yemas de la parte baja de los sarmientos, así como en su corteza. La fase de mayor actividad del hongo, propiciado por las cálidas temperaturas, será en primavera.

El contagio de los brotes más jóvenes de la vid se produce bajo determinadas condiciones de humedad y encharcamiento. Tras un período de incubación, que oscila de una a tres semanas, en función de la temperatura existente, surgirán los primeros síntomas de la excoriosis, manifestados en los entrenudos de la parte baja de los diferentes pámpanos.

En el verano sigue el progreso del hongo, alcanzando a las yemas que se van formando, y contagiándolas. Ya en el otoño, los sarmientos comienzan a tomar un tono blanquecino.

Otro aspecto interesante es la incidencia del contagio. Si los síntomas visibles desaparecen, eso no significa que la excorioris haya desaparecido por completo.

El hongo puede continuar en la madera y las yemas que se han quedado sin podar.

Métodos de control

Los expertos recomiendan la quema de los restos que haya generado la poda, porque ahí es donde invernará el hongo, y desde donde se producirá el contagio a la vid.

En cuanto a los controles de carácter químico, los productos más utilizados tratan de eliminar el hongo de la parte infectada en los sarmientos, y proteger los brotes que vayan naciendo.

En el tratamiento de este tipo de productos, el uso de pistolas manuales es muy efectivo, para dirigir el líquido al área necesitada.

+ No hay comentarios

Add yours