Fertirrigación: mejor eficiencia en el riego y manejo del agua

fertirrigación

La fertirrigación surgió con el  desarrollo de los sistemas de riego y el control de las cantidades de agua aportadas de forma entubada. Su gran ventaja reside en que ahorra costes de fertilización y permite un manejo más eficiente de los nutrientes. ¿Se trata, por tanto, del mejor sistema de riego? ¡Sigue leyendo y saca tus propias conclusiones!

New Call-to-action

¿Qué es la fertirrigación?

La fertirrigación es un sistema de riego que aplica simultáneamente agua y fertilizantes, usando una sola instalación para realizar los dos procesos (riego y fertilización).

Mediante los sistemas de riego localizados de alta frecuencia (RLAF), tanto de goteo superficial como subterráneos,  se aporta a las plantas los nutrientes que necesitan. También se pueden usar sistemas de riego de aspersión con alta uniformidad, como los de cobertura fija o pivot.  

En cuanto a los fertilizantes, son válidos todos aquellos que sean solubles, ya sean minerales u orgánicos. También es posible inyectar purines al agua de riego (en este caso, generalmente en sistemas basados en la aspersión).

Ventajas de la fertirrigación

La fertirrigación presenta numerosas ventajas:

  •  La principal es que proporciona un uso más racional y sostenible del agua y de los fertilizantes y, por lo tanto, tiene un menor impacto medioambiental que el de otros sistemas de riego y fertilización.
  • Tanto el agua como los nutrientes se concentran en la precisa zona de absorción de las raíces.
  • Permite el aprovechamiento de las aguas de baja calidad agronómica (conductividad eléctrica de más de 3 dS/m).
  • Permite implementar distintos planes de fertilización según sea el estado fenológico del cultivo o las curvas de absorción de los nutrientes.
  • Permite corregir con rapidez y eficacia las carencias nutricionales de los cultivos.
  • Proporciona un control muy preciso del cultivo, ya que al depender este en gran parte del sistema de riego se puede incrementar o desacelerar su velocidad de crecimiento según convenga.

Estrategias de fertirrigación

Para llevar a cabo la fertirrigación se necesita un equipo que conste de una bomba y un temporizador para inyectar los abonos al sistema de riego en origen. Además, también hace falta un depósito para los fertilizantes. Se trata de una instalación sencilla en comparación con los beneficios que aporta.

Conocimientos básicos 

Si se quiere realizar la fertirrigación de manera adecuada, son necesarios algunos conocimientos básicos: 

  • Conocer los nutrientes y cantidades que necesitan los cultivos.
  • Distribuir  adecuadamente los porcentajes de fertilización a lo largo del ciclo de cultivo.
  • Conocer las características del agua que se va a utilizar: cuál es su pH o qué grado de conductividad eléctrica tiene.
  • Saber calcular el cambio de unidades  fertilizantes (UF) a kilogramos de fertilizante.

Las dos técnicas de fertirrigación principales

  • Cuantitativa: para llevarla a cabo hay que tomar varios parámetros relativos a las plantas (número, edad, tipo de suelo, etc.), a partir de los que calcular qué necesidades de nutrientes presentan. Estos se aportarán introduciéndose en el sistema de riego. 
  • Proporcional: esta técnica se usa principalmente en los cultivos hidropónicos (las plantas se cultivan en disoluciones minerales en vez de en suelo agrícola). En este método se inyecta una cantidad concreta de  fertilizantes en un determinado volumen de agua. En los cultivos hidropónicos se emplean unidades de concentración como por ejemplo ppm/l (partes por millón y litro). 

En este artículo has podido ver que la fertirrigación es un método muy eficiente y que no requiere una instalación compleja. Si tienes un sistema de riego que lo permita, puedes ahorrar mucho dinero aplicando los fertilizantes y el agua en el momento justo y de forma escalonada, aumentando así la eficiencia de ambos recursos. 

A la hora de realizar la fertirrigación es importante que elabores un plan y un calendario que te permita usar justo la cantidad de productos que necesitas, y en el momento adecuado. Esto es algo que puedes hacer de forma sencilla con la herramienta Agroptima, anotando en ella todos los datos y consultándolos en cualquier momento, desde cualquier ordenador o dispositivo móvil… y sin necesidad de conexión a Internet. ¡Tenerlo todo controlado es mucho más fácil con Agroptima!

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo