Todo lo que debes saber de la gomosis del almendro


En la mayoría de los denominados “árboles de hueso”, es frecuente que aparezcan durante la vida del árbol emisiones de resina gomosa en diferentes partes del tronco y la de la corteza.

Se trata en realidad de resina que se ha ido cuajando. Esta manifestación en forma de goma no es una enfermedad en sí misma, pero sí constituye un síntoma evidente de que algo no funciona, y existen problemas a solucionar.

La gomosis en el almendro es una manifestación de que el árbol tiene una infección y es preciso analizar su origen y aplicar las medidas correctoras. En su origen, la gomosis en almendros se produce por una infección de hongos, la invasión de insectos nocivos, agentes patógenos que entrarán en el almendro a través de las zonas más sensibles y vulnerables, como es el caso de heridas, golpes, podas o injertos mal efectuados, etc.

 

Síntomas visuales en el almendro

Es sencillo localizar las señales de la gomosis en el almendro. A través de las heridas o incisiones que se hayan producido en la corteza suele resudarse una resina gomosa que originará un tono muy oscuro en todo el contorno de la corteza afectada.

Aunque es necesario investigar hasta localizar la causa, en el menor espacio de tiempo posible hay que raspar y sanear la zona. Iremos retirando restos de corteza y materia infectada hasta que se pueda observar un color verde claro.

Sobre esa superficie aplicaremos productos o pastas cicatrizantes, lo que detendrá la enfermedad.

Una posible causa de la gomosis del almendro es un ataque de la Monilia. Se trata de un hongo que ocasiona heridas pequeñas en la corteza del almendro, que va ocasionando grietas que después producirán, en el momento en que fluye la savia, la sustancia gomosa.

Otro hongo dañino para el almendro y que puede ocasionar gomosis es el llamado Fitoftora. Este hongo se desarrolla sobre todo en los casos de un exceso de humedad o encharcamiento de agua, factores que inciden claramente en la aparición de la gomosis.

El hongo Fitoftora va a atacar, una vez establecido, la raíz del almendro.

 

Tratamientos y prevenciones de la gomosis para el almendro

Aunque los expertos afirman que la gomosis en el almendro no es tan agresiva y peligros para el árbol como en otros árboles de hueso, se trata de una enfermedad que, si no se trata a tiempo, irá debilitando poco a poco.

El abono suficiente del terreno, la elección de fungicidas adecuados, y los productos que incluyen cobre entre sus componentes, son parte de un tratamiento eficaz.

En algunas zonas de España, como el caso de Levante, los profesionales llevan a cabo la excavación en torno al tronco del almendro, dejando al aire parte de las raíces del árbol, para una correcta aireación.

Con la tierra que se extrae se forma una barrera que impedirá que un exceso de agua entre al tronco y a las raíces. Además, cuando se detectan los primeros síntomas de la gomosis, se aplican productos con Oxicloruro de cobre, en una proporción aproximada del 1%.

En cuanto a las fumigaciones, una buena pulverización de un producto adecuado en primavera y en otoño dará un óptimo resultado.

+ No hay comentarios

Add yours