Cómo afecta la gomosis en el naranjo


La Gomosis en el naranjo suele tener su origen en la raíz, extendiéndose por todo el tronco y originando grietas sobre él. Entre los primeros síntomas está el oscurecimiento de los tejidos del interior, que no son fácilmente visibles.

Además de esto puede observarse el decaimiento general del árbol y la transformación del color de las hojas, que van cogiendo un tono amarillento. Cuando la gomosis avanza, se produce la resudación de materia gomosa en el tronco, ramas y a veces en los frutos.

Entre las medidas de control de esta enfermedad está evitar el encharcamiento del terreno, raspando y limando las áreas infectadas y aplicando con un pincel diferentes productos fungicidas y cicatrizantes, que aporten cobre. También es muy efectivo el permanganato de potasio y el pintado con una pasta de tipo bordelesa.

 

Agentes patógenos, la Phytophthora

Cuando se dan las condiciones propicias, en cuanto al encharcamiento del terreno sobre todo a causa de un exceso de riego o por la lluvia, se favorece el origen y desarrollo de la Phytophthora. La actividad de este agente patógeno se ve favorecida con temperaturas medias de entre 18 y 24 ºC. Lo más frecuente es que lo primero en infectarse sean las raíces y la base del tronco. A partir de ahí la enfermedad puede propagarse hacia arriba. Los síntomas de que la gomosis ya ha afectado al naranjo no pueden observarse con claridad hasta pasados algunos meses desde que la infección se produjo.

 

Daños de la Podredumbre o gomosis en el naranjo

Como hemos dicho, el naranjo infectado por la gomosis presentará una clara falta de vitalidad, y una imagen de decaimiento. Sus hojas suelen tener una clorosis muy acentuada en la parte del nervio central.

Aunque los primeros síntomas no se ven de cara al exterior, pues se trata de los tejidos internos que van oscureciéndose, según avanza la infección es sencillo comprobar la resudación gomosa, con mayor o menor intensidad en función del estado en el que se encuentre el árbol y las variables ambientales que rodeen a la plantación.

 

El período más propenso a la gomosis

Los meses de la época primaveral y del otoño son los más idóneos para el desarrollo de la Phitophthora en el tronco y en las ramas del naranjo. La combinación de temperaturas suaves con la intensidad de la lluvia es la que favorece el avance de la enfermedad. Las acumulaciones de agua, inundaciones y el encharcamiento ocasionado por el exceso de riego también puede potenciar el desarrollo de la gomosis en el naranjo.

 

Métodos preventivos

Como medidas generales, se trata de evitar toda situación que favorezca la acumulación de agua y de humedad. Es muy positivo, en este sentido, el establecimiento de drenajes a lo largo de la parcela para facilitar la salida de las aguas procedentes de la lluvia.

Cuando, por las circunstancias que sean, hemos colocado algún tipo de protección plástica impermeable en torno al tronco del naranjo, cuando su función haya concluido es importante que las retiremos para evitar que el agua se acumule.

Otra importante precaución está a la hora de la poda y los injertos. Pensemos que si el punto de poda de una rama o del injerto es demasiado bajo, es muy posible que entre de alguna forma en contacto con el agente patógeno, la Phitophthora, que está en la base del tronco, y se extienda la infección.

+ No hay comentarios

Add yours