Todo lo que necesitas saber sobre la Gomosis


Con mucha humedad en el ambiente, los hongos que afectan a las plantas van generando manchas en la superficie de los cultivos, presentando en estos mohos con un aspecto blanquecino.

La consecuencia es que el fruto de la plantación se infecta y cae al suelo antes de su ciclo natural.

También puede suceder que diferentes zonas de las cortezas que se han infectado puedan contaminarse con hongos de otras características.

 

¿Qué es la Gomosis?

Se denomina de esta forma a una enfermedad que se desarrolla en el área del tronco de plantas y árboles, manifestándose también en las ramas. De esta forma, puede observarse una secreción de sustancias de carácter gomoso con una tonalidad ámbar.

En sus comienzos, esta materia de aspecto viscoso será blanda, pero irá endureciéndose a través del efecto del viento, y de diferentes condiciones atmosféricas.

Esta sudación no forma parte de procesos normales en el desarrollo de la plantación, y puede tener su origen en una poda realizada de forma incorrecta, aporte de agua en el riego o nutrientes insuficientes, la realización de injertos de manera inadecuada, o incluso la invasión de agentes patógenos, que pueden ser bacterias, diferentes hongos, e incluso insectos nocivos.

En algunas plantaciones, como es el caso de los cítricos y otros cultivos, la Gomosis puede ocasionar importantes efectos.

La goma que se produce impedirá la normal circulación de la savia para nutrir las hojas, que adoptarán un color verde claro, con su nervio de un torno amarillo.

El resultado final es que los frutos no se desarrollan, quedan de un tamaño pequeño, y terminan cayendo.

Los hongos que producen la Gomosis pueden estar presentes casi en todo el año, en función de clima, temperatura, etc.

Sin embargo, su mayor actividad se manifiesta con una temperatura ambiental cálida, en torno a los 18-25º C. La reproducción de estos hongos puede potenciarse, de forma indirecta, con el agua procedente de la lluvia o de los riegos.

 

Desarrollo de la Gomosis

El comienzo de la enfermedad se produce favorecido por una buena humedad en el ambiente. Se van generando gotas de carácter gomoso, lo que irá produciendo la deshidratación del área afectada, y la separación de la corteza respecto del resto de la planta.

En principio puede continuar subiendo la savia necesaria hacia la planta, pero las raíces que se encuentren bajo la zona afectada no recibirán la denominada “savia elaborada”, y acaban secándose.

Las lesiones producidas se pueden observar fácilmente, y serán de formas muy variadas, creciendo más hacia arriba, es decir, de forma vertical.

En algunos casos puede suceder que la Gomosis no se observe a simple vista, normalmente porque la tierra tapa la raíz de la planta.

Pero sí serán visibles los efectos, frutos pequeños, sin desarrollar, brotes frágiles con muy poco desarrollo, un tono amarillento y lacio en las hojas, y limbos de tamaño reducido y también de un color amarillo.

En la última fase de la Gomosis, las lesiones que se han ido produciendo, dejan visibles una especie de cicatrices rodeando el área que se ha infectado.

El daño ocasionado puede ser diverso, entre otras cosas porque la infección puede dañar una rama determinada, o afectar totalmente al tronco, ocasionando la muerte de la planta o del árbol.
(Fuente imagen: lacuriosidaddelahistoria.blogspot.com.es)

+ No hay comentarios

Add yours