Herbicida sistémico: qué es, para qué sirve y cómo emplearlo

herbicida sistemico

El herbicida sistémico se caracteriza porque afecta a todo el conjunto de la planta, debido a que esta lo absorbe y transporta a otros órganos a través de su sistema vascular. Presenta, por tanto, una movilidad alta y elimina las malas hierbas desde la raíz a diferencia de lo que ocurre con el herbicida de contacto, que solo actúa sobre el órgano de la planta que recibe la aplicación directa. 

Aunque los herbicidas sistémicos son ampliamente utilizados, principalmente para la eliminación de malas hierbas y malezas, existen otros usos más controvertidos, como acelerar el secado de los cereales ante la previsión de lluvias.

New Call-to-action

Si te interesa esta información, te recomendamos ampliarla con nuestro artículos sobre el tratamiento con fungicidas sistémicos.

Herbicidas sistémicos autorizados: glifosato y 2,4-D 

En España los herbicidas sistémicos actualmente autorizados para uso agrícola son el glifosato y el 2,4-D:

  • Glifosato: englobado en los herbicidas no selectivos, se emplea contra malas hierbas anuales y vivaces así como para el control de malezas leñosas. 

La empresa Monsanto fue propietaria de la patente hasta el año 2000, cuando esta expiró, . Con el tiempo ha ido creando también una gama de cultivos modificados genéticamente, resistentes al glifosato, conocidos como Roundup Ready o simplemente RR. Comenzaron con la soja y el maíz, y a estos se han ido sumando más especies cultivadas.

  • 2,4-D: este herbicida sistémico se emplea contra las malas hierbas dicotiledóneas (de hoja ancha). La empresa propietaria de la patente es Adama Agriculture.

Riesgos de los herbicidas sistémicos y cómo minimizarlos 

Glifosato 

A la hora de aplicar el herbicida sistémico total glifosato en tu explotación, debes tomar una serie de precauciones para así minimizar los riesgos de su manipulación y  minimizar la contaminación del entorno.

Equipo necesario y precauciones en aplicaciones manuales y con tractor del producto puro

  • Usa  protección respiratoria de tipo FFP2 y ropa de protección adecuada para el tronco y las piernas (tipo 3 o 4, hermética a productos líquidos).
  • En aplicaciones manuales del producto sin diluir necesitarás un equipo específico que permita acoplar directamente el envase de 1 l a dicho equipo, además del uso  y de guantes de protección química en el cambio de envase. 
  • Utiliza siempre guantes de protección química adecuados durante la mezcla/carga, aplicación y limpieza del equipo.
  • Protege las plantas no objeto del tratamiento, dejando sin tratar una banda de seguridad de 5 metros hasta la zona no cultivada. 

Precauciones después de la aplicación del producto y limpieza del equipo

  • No entres en la zona tratada hasta que se haya secado la pulverización.
  • Lava  toda la ropa de protección después de usarla.
  • Para eliminar el producto, enjuaga enérgicamente tres veces cada envase utilizado y, tal como debe indicar en la etiqueta, entrega los envases en los puntos de recogida o de venta.
  • No limpies el equipo de aplicación del glifosato cerca de aguas superficiales.

2,4.-D

A la hora de aplicar el herbicida sistémico 2,4.-D en tu explotación, debes tomar las siguientes medidas de seguridad personal y para el medio ambiente:

Equipo necesario y precauciones durante la aplicación

  • El equipo pulverizador deberá llevar boquillas de baja deriva (que evitan en gran parte el fraccionamiento del producto fitosanitario durante el proceso de aplicación, impidiendo que escapa de los límites de la parcela tratada) y se deberá dejar una banda de seguridad de 5 metros.
  • Durante la mezcla/carga, aplicación, limpieza y mantenimiento del equipo tendrás que utilizar guantes de protección química y mono tipo 6 (contra salpicaduras de producto líquidos según UNE-EN 13034:2005+A1:2009). 
  • Durante la aplicación con tractor deberás usar los guantes de protección química únicamente para manipular el equipo de aplicación o superficies contaminadas. 
  • Deja una banda de seguridad de 5 metros hasta las masas de agua superficiales (lagos, ríos etc) para proteger los organismos acuáticos.
  • Para proteger a las plantas que no deben ser tratadas, no apliques el producto en una banda de seguridad de  5 metros, o bien usa boquillas de reducción de deriva del 50% hasta la zona no cultivada. 

Precauciones después de la aplicación

  • No deberás entrar a los cultivos tratados hasta que se haya secado la pulverización.
  • En la reentrada en la zona trata se deberá utilizar ropa de trabajo adecuada (mono o chaqueta de manga larga y pantalón largo hechos de algodón (>300 g/) o de algodón y poliéster (>200 g/) y calzado resistente). 

Limpieza del equipo tras la aplicación

  • No limpies el equipo de aplicación del producto cerca de aguas superficiales.
  • Evita la contaminación a través de los sistemas de evacuación de aguas de las explotaciones o de los caminos). 
  • Enjuaga enérgicamente tres veces cada envase utilizado, vertiendo el agua de lavado al depósito (del pulverizador). 
  • Tal y como es obligatorio que indique en la etiqueta, entrega los envases en los puntos de recogida o de venta. 
  • No uses el preparado en combinación con otros productos. 

El problema de la resistencia a los herbicidas

El uso de herbicidas como el glifosato como única alternativa, sin combinar con otras técnicas de control de malas hierbas, está provocando que estas se vuelvan resistentes a este producto, como ha ocurrido por ejemplo con la coniza.

Se trata de un problema de resistencia provocado por la utilización continua de un mismo tipo de herbicida. Como te explicamos en el artículo Resistencia a herbicidas, un problema que más vale prevenir que curar, en estos casos los mejor es la gestión integrada de plagas, teniendo en cuenta todas las alternativas antes de realizar un tratamiento químico.

¿Qué alternativas hay al uso de herbicidas?

Las alternativas que se plantean al uso de herbicidas (control químico de malas hierbas) son los métodos de control físico:

  • Laboreo.
  • Escarda.
  • Binado.

A los mencionados, más tradicionales, se unen también métodos más modernos como: 

  • El empleo de geotextiles que impidan la emergencia de las malas hierbas
  • Uso de quemadores, que eliminan tanto las hierbas como las semillas presentes en la capa superficial del terreno.

¿Existe algún herbicida sistémico apto para agricultura ecológica?

Los herbicidas sistémicos así como otros herbicidas de síntesis no están permitidos en agricultura ecológica por lo que, en caso de que tu explotación esté bajo este sistema, deberás optar por métodos físicos de control de malas hierbas.

Perspectivas de futuro sobre el uso de herbicidas sistémicos en la agricultura comunitaria

Al igual que el resto de agroquímicos, los herbicidas sistémicos están sufriendo cada vez más restricciones debido a la preocupación existente en torno a los riesgos que su uso puede suponer tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas.

En la actualidad existe un controvertido debate abierto sobre el potencial cancerígeno de materias activas de uso tan común como el glifosato, hasta el punto de que países de la Unión Europea, como Alemania, están planteando serias restricciones para el uso de este herbicida a partir de fechas tan cercanas como 2023.

Aunque en la actualidad los herbicidas sistémicos son una herramienta de enorme utilidad para la mayoría de los agricultores en nuestro país, dada la creciente preocupación existente en torno a los problemas para la salud humana y el medio ambiente, quizás sería conveniente no perder de vista las alternativas al control químico. Estas irán siendo cada vez más necesarias si la tendencia restrictiva al uso de herbicidas continúa, como todo parece indicar.

Conclusión 

En definitiva, te recomendamos que evites el uso indiscriminado de herbicidas y de otros agroquímicos ya que, además del daño personal y medioambiental que puedan ocasionar, suponen un sobrecosto innecesario en tu explotación.

También queremos recomendarte Agroptima, una herramienta que te permitirá controlar exhaustivamente la aplicación de agroquímicos, fundamental para un uso de estos productos más eficiente y lo más ajustado posible a las necesidades reales de tu explotación.

La aplicación de Agroptima está además sincronizada con el Registro Oficial de Fitosanitarios, de tal forma que te alerta cuando cualquiera de los productos que empleas en tu explotación deja de estar autorizado.

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo