Lo que deberías saber sobre la seguridad agrícola


Los progresos en la mecanización agrícola están favoreciendo una mayor complejidad de las máquinas, nuevos riesgos y peligros, y más accidentes. La gran mayoría de estos accidentes ocurren derivados de fallos humanos, al no observar las recomendaciones e instrucciones adecuadas, el incumplimiento de normas de seguridad por pereza, por falta de tiempo, etc.

Aunque la maquinaria que suele utilizarse en el sector agrícola es muy variada, en todos los casos el nivel de riesgo es similar y los peligros muy parecidos.

¿Qué riesgos son los más frecuentes?

  • Los riesgos mecánicos suelen generarse por anomalías en la posición de la maquinaria, su estabilidad, su resistencia mecánica, forma, líquidos y gases a presión, etc. Los peligros derivados de estos riesgos mecánicos pueden ser de muchos tipos, de corte, abrasión, perforación, caídas, cizallamiento, aplastamiento, peligro de impacto, proyección de elementos, etc.
  • Los riesgos considerados térmicos se derivan de las quemaduras que se producen por el contacto del operario con superficies abrasivas, o líquidos muy calientes.
  • Peligros de incendio y explosiones. Por gases o sustancias explosivas.
  • Riesgos generados por las vibraciones de la maquinaria en su actividad. Estos movimientos pueden provocar daños físicos en el operario de tractores y maquinaria agrícola en general, tanto en su columna vertebral, como en su aparato digestivo.
  • Riesgos del medio ambiente, excesivo polvo, humedad, barro, etc.
  • Peligros denominados ergonómicos. Como pueden ser la mala adaptación de la maquinaria, un esfuerzo excesivo en la labor, mal diseño de los puestos de trabajo, posturas forzadas o inadecuadas, etc.
  • Riesgos derivados de ruidos. Si el nivel acústico de los ruidos que rodean el puesto de trabajo es elevado, el empleado pierde serenidad mental y concentración.

Peligros más frecuentes: causas físicas

  • El temido cizallamiento. Estos puntos están ubicados en las zonas donde operan filos de corte muy unidos para dividir materiales de diferente dureza. Si estos puntos no pueden protegerse de forma adecuada, cuando estén funcionando la precaución debe ser máxima. Hay que tener en cuenta que no suele ser visible la zona de corte, al producirse el movimiento a mucha velocidad. Es imprescindible y de vital importancia que haya una correcta señalización.
  • El área de atrapamiento. Estas zonas pueden localizarse en engranajes, cilindros, correas, etc. Normalmente son objetos que tienen un movimiento juntos y uno de ellos (pueden ser todos a la vez) tiene una rotación. Las zonas de nuestro cuerpo con más riesgo de atrapamiento son las manos, la ropa y el pelo. Por tanto, el pelo debe estar recogido y la ropa bien pegada al cuerpo, para evitar el efecto atrapamiento. Las manos estarán bien protegidas.
  • Proyecciones. Pueden ser sólidas o líquidas. En el primer caso, se trata de la expulsión de partículas de la maquinaria en su trabajo, como es el caso de piedras, ramas, etc. Este riesgo se evita con los protectores adecuados. También puede tratarse de expulsiones líquidas, susceptibles de provocar quemaduras en diferentes partes del cuerpo. Además de la protección de rostro, brazos, etc., los sistemas hidráulicos tienen que ser bien revisados para evitar poros por donde pueda filtrarse el líquido.

Peligrosidad en la labor agrícola

La mayoría de los accidentes tienen lugar en las operaciones de elevación, transportes de cargas, reparaciones de maquinaria agrícola, ajustes, etc. Los fallos más usuales son los derivados de no llevar el cinturón de seguridad, o de tener los frenos o embragues defectuosos.

La regulación de la seguridad de las máquinas se ha convertido en un objetivo prioritario a conseguir y en la actualidad hay diferente normativa de obligado cumplimiento.

+ No hay comentarios

Add yours