Lo que desconocías sobre la huella hídrica


Se trata de un indicador que puede medir el volumen total de agua dulce utilizado para la producción de bienes y servicios en una zona, por una empresa, individuo o comunidad.

De esta forma, podría medirse todo el volumen de agua que se consume, que se ha evaporado, o incluso que se ha contaminado, a lo largo de la cadena del suministro. Los resultados medidos pueden presentarse utilizando una unidad determinada y prefijada de tiempo, por individuos particulares, comunidades, o bien por unidad de producción de un negocio empresarial.

La huella hídrica puede calcularse para cualquier grupo específico de consumidores, y también para productores a gran escala, como es el caso de organismos públicos, empresas privadas, etc.

Objetivos de la huella hídrica

El interés por este indicador está en verificar el impacto del consumo humano en los sistemas hídricos, así como su incidencia en la escasez o contaminación del agua.

Se da el caso de muchos países que han ampliado su huella hídrica mediante la importación de bienes de otros lugares, que requieren de alto porcentaje en agua para ser producidos. En este sentido, además de los gobiernos, los usuarios, consumidores, comercios, etc., tienen también un papel fundamental para una gestión óptima de los recursos hídricos.

¿Cómo se forma la huella hídrica?

La totalidad de la huella hídrica de un individuo, zona, empresa, etc. puede descomponerse en tres diferentes elementos: el elemento azul sería la cantidad de agua dulce extraída de la capa subterránea, evaporada en la producción e integrada en un producto determinado. El elemento verde sería el agua de precipitación, evaporada a lo largo de la producción e integrada en el producto. Por último, el elemento gris es un volumen de agua contaminada, que se ha utilizado para diluir la contaminación y transformado el agua en potable.

En la cuantificación de estos tres elementos, para la huella hídrica azul será preciso la instalación de contadores que contabilicen el agua que viene de fuentes superficiales o subterráneas. En el control de la huella hídrica verde, es preciso disponer de datos climáticos que analicen los niveles y cantidades de precipitación, y la llamada evapotranspiración del agua de lluvia. En el caso de la huella gris, la medición se realiza monitorizando la calidad del agua y analizando los componentes contaminantes.

Beneficios de la huella hídrica

Los beneficios que pueden derivarse de la huella hídrica son muchos. Además de poder cuantificar los riesgos del sistema de producción en lo que a cantidad de agua se refiere, tomar consciencia de dónde y cómo se usa este recurso hídrico, este indicador sirve para la toma de decisiones adecuadas en el manejo de los recursos hídricos y gestionar adecuadamente los procesos.

La política local y nacional en cuanto al medio ambiente también estará influida por los resultados obtenidos a través de la huella hídrica.

En lo que la actividad agrícola se refiere, en torno al 70% del agua consumida en todo el planeta está dirigida a la agricultura. En los próximos años y a causa del incremento en la población y los nuevos patrones de consumo, el agua precisa para la producción de alimentos, biocombustibles, fibras, etc., puede aumentar e incluso duplicarse.

La huella hídrica puede servir para que usuarios y consumidores tomen consciencia de la cantidad de agua a utilizar; para que los gremios y asociaciones mejoren sus procesos productivos, y para la generación de políticas sectoriales, a nivel estatal.

+ No hay comentarios

Add yours