Planificación de cultivos: clave del éxito en explotaciones agrícolas


Una buena planificación es la clave del éxito empresarial, y aún más en las explotaciones agrícolas, donde la planificación de cultivos y sus rotaciones son imprescindibles para obtener buenas producciones. ¿Hablemos de cómo podemos hacer una buena planificación de cultivos en nuestra explotación?

¿Planificación de cultivos año a año o a largo plazo?

Cuando hablamos de planificación de cultivos podemos entender el hecho de pensar qué cultivos sembraremos o plantaremos en cada parcela una vez terminada la cosecha. Esto es algo que la mayoría de agricultores hacen campaña tras campaña, pero no es lo ideal.

Una buena planificación de cultivos debería ir más a largo plazo, y que en cualquier momento tengamos claro qué cultivo tendremos en cada campo durante los próximos 3 o 4 años.  El hecho de tener una planificación hecha a 4 o 5 años vista, aunque conlleva un poco más de trabajo inicial, también trae muchos beneficios.

planificación-cultivos-agroptima

Puntos positivos de hacer una buena planificación de cultivos:

  • Optimizar el efecto positivo sobre el suelo que dejan determinados cultivos: ciertos cultivos pueden servir para descompactar el suelo y tienen un efecto mejorante sobre otros cultivos. Por ejemplo, está demostrado que el trigo después de un cultivo de colza tiene un rendimiento un 15% superior respecto al trigo detrás de trigo.
  • Ahorro de fertilizantes: es bien conocido que el uso de leguminosas aporta Nitrógeno en el suelo, que puede ser aprovechado el año siguiente por un cultivo que sea demandante de este nutriente, como por ejemplo el Maíz.
  • Ahorro de herbicidas: la combinación entre cultivos de hoja ancha y hoja estrecha permite combinar mejor distintas materias activas para el control de malas hierbas, evitando la aparición de resistencias y el ahorro en herbicidas. Incluso con los cortes en la producción de forrajes podemos llegar a reducir el banco de semillas de adventicias de nuestras parcelas.  
  • Mejorar la sanidad del cultivo: una buena combinación de rotaciones también minimizará el efecto de plagas de insectos y hongos en nuestros cultivos, además de los efectos alelopáticos del monocultivo.

Los efectos alelopáticos son una toxicidad que tiene el propio cultivo por el hecho de volverlo a implantar en la misma parcela una vez ya lo has levantado Un ejemplo que seguro que conoces es que no se recomienda sembrar alfalfa en la misma parcela después de haberla levantado, al menos hasta pasado un año, como corroboran los estudios.

¿Qué hacer cuando los planes no salen según lo previsto?

Como sabes, la agricultura no son matemáticas y puede haber muchos factores que alterarán nuestra planificación de cultivos y tenemos que tener estrategias para hacerles frente.

    1. El tiempo no acompaña: siempre puede que tengamos una mala nascencia de un cultivo por falta de lluvia o humedad en el suelo, o que un granizo nos haga levantar el cultivo antes de lo previsto. En estos casos, intenta adaptarte sin salirte demasiado de tu planificación. Por ejemplo, puedes buscar variedades de ciclos más cortos para ganar tiempo y tener unas mejores condiciones de siembra avanzado el invierno.  
    2. Variaciones de los precios de mercado: una buena planificación de cultivos permite que si los precios de un cultivo u otro cambien, podamos tener más estabilidad y seguridad económica campaña tras campaña. Sin embargo, si llevas un control en tiempo real de tus costes por cultivo, siempre puedes incrementar la superficie del cultivo más rentable, eso si, aumenta la superficie pero intenta mantener el orden de la rotación.

Buenas herramientas para llevar una planificación de cultivos eficiente

Para conseguir objetivos, aparte de tener un plan, debemos seguir este plan en el tiempo. Si destinas tiempo en pensar en tu rotación más óptima pero al cabo de tres años ya no te acuerdas qué sembraste el primer año en un parcela, habrás perdido el trabajo hecho.

Para llevar un buen control de la planificación en todas las parcelas no nos sirve un papel, calendario o libreta, que podemos perder de un año para otro y donde los cambios que podamos meter en la rotación no queden bien reflejados. Una hoja de cálculo sería una buena opción, pero existe el riesgo en que quede olvidada y si actualizarse durante años en cualquier carpeta de tu ordenador.

Una herramienta de gestión agrícola en la nube te permitirá llevar el control que necesitas de toda la planificación hecha y de los posibles cambios que pueda haber. Y no solo para llevar el control de año tras años. También te permitirá llevar el control de las labores diarias en tu explotación, además de hacerte el cuaderno de campo. Si todavía no lo has probado, a qué esperas para hacer tu planificación de cultivos con Agroptima? Pruébalo gratis aquí.

Categories

+ No hay comentarios

Add yours