Prácticas y tratamientos para el cuajado del olivo

cuajado del olivar

Uno de los momentos más críticos e importantes en el cultivo del olivar es la formación y el cuajado de las aceitunas. Para mejorar el cuajado del olivar y en consecuencia, incrementar la producción y rentabilidad de nuestro cultivo, debemos tener en cuenta factores que repercuten en la calidad del fruto y tratamientos para el cuajado del olivo. 

Son muchos los factores que determinan un buen resultado: fertilización adecuada, poda, abono foliar, control de plagas y tratamientos del olivo, etc. En este post vamos a ver qué prácticas tenemos que tener en cuenta durante el año para mejorar el cuajado y la calidad de nuestras aceitunas. 

Consejos para el cuajado del olivo mes por mes

Enero y febrero: poda del olivo

Durante el invierno y después de la cosecha de las aceitunas los árboles están en parada vegetativa y es el momento idóneo para realizar la poda del olivo. 

cuajado del olivo - poda

Foto de Árboles Frutales

La poda del olivo es un factor clave para incrementar la producción de aceitunas. Con la poda, conseguimos guiar y dirigir el árbol hacia donde nos interese, abrirlo para que entre la luz y regular las producciones para tener unas cosechas más o menos equilibradas. Además, podemos cortar ramas rotas o enfermas, que nos ayudan a proteger el olivo de posibles enfermedades que no favorezcan una buena producción y cuajado del olivar. 

New Call-to-action

Marzo: abonado y primeros tratamientos para el olivo

A finales de invierno, cuando las temperaturas empiezan a ser más suaves y los días se empiezan a alargar, comienza la brotación de las yemas florales y la aparición de las primeras plagas, como la Polilla del olivo o Prays. 

La Polilla del Olivo afecta directamente a la producción y cuajado del olivar, ya que las larvas de esta plaga se alimentan de hojas y flores. Una larva de prays puede llegar a destruir hasta 40 flores, cubriéndolas de una seda blanca característica.

Esta plaga puede llegar a tener hasta 3 generaciones en un año, atacando primero las hojas, las flores, y finalmente las aceitunas que ya han cuajado y están en pleno crecimiento.

Es importante detectar a tiempo esta plaga, y hacer los tratamientos del olivo necesarios para controlarla. La prevención es la mejor aliada del agricultor frente este tipo de ataques que pueden llegar a afectar mucho el cuajado del olivar y su producción. 

Abril y mayo: formación del racimo

cuajado del olivo - formacion racimo

 

Entrada ya la primavera, los días se alargan y las temperaturas suben. El olivar empieza a preparar una nueva floración para dar mucho fruto. Para ello es muy importante que nuestro olivar tenga a su disposición todos los nutrientes y minerales que necesita para poder hacer una buena producción.

Se recomienda hacer un abonado con estiércol, materia orgánica o abono mineral. En esta etapa de crecimiento el mineral más necesario es el nitrógeno. Tenemos que tener en cuenta las producciones anteriores para calcular la cantidad de abonado que nuestro olivar necesita.

Un buen abonado es imprescindible para asegurar una buena formación de los racimos, que nos darán lugar a una buena floración y cuajado del olivar. 

Junio y Julio: Floración y cuajado de la aceituna

Llegan los meses más cruciales de la campaña. El olivar está en plena floración y cuajado del olivo. Durante estos meses se recomiendan los tratamientos para el cuajado del olivo con un abono foliar.

El abono foliar para olivos consiste en fertilizar el olivar a través de sus hojas. Este tipo de abonado se puede combinar con algún tratamiento del olivo (se debe mirar la compatibilidad de los productos).

Un abono foliar adecuado puede incrementar la calidad y el cuajado del fruto, además de aprovechar el tratamiento fertilizante para controlar la polilla del olivo u otras plagas con tratamientos para el olivo. 

Agosto y setiembre: formación de la aceituna

cuajado del olivar - formacion aceituna

Durante el verano, los tratamientos del olivo de fertilización se basan principalmente en abonos de fósforo y potasio para una buena calidad y cantidad de fruto. 

Es importante mantener la atención a la mosca del olivo, una plaga muy conocida en el sector del olivo a causa de sus afectaciones en el fruto. Este insecto pica las aceitunas ya formadas para depositar sus huevos. En el interior del fruto nacen las larvas, que se comen las aceitunas por dentro. 

Además de tratamientos del olivo contra la mosca, es muy recomendable instalar trampas cromáticas (amarillentas) con atrayentes alimenticios para frenar la población de esta plaga. Las trampas pueden ser un complemento interesante a los tratamientos del olivo. 

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo