Rentabilidad del cultivo de lavanda: claves económicas

rentabilidad cultivo lavanda

Para las explotaciones de secano, el cultivo de lavanda se ha posicionado como una alternativa de diversificación económica. Si es tu apuesta, debes saber que la rentabilidad del cultivo de lavanda está sujeta a ciertas condiciones. Para saber cuáles son, sigue leyendo. 

New Call-to-action

El cultivo de lavanda en España de un vistazo

En el blog, ya habíamos hablado de la viabilidad de cultivar lavanda a gran escala. Pero antes de hablar de números a continuación, recordemos algunas claves sobre el cultivo de esta especie aromática:

  • La lavanda, el espliego y lavandín, son plantas muy interesantes para aprovechar áreas de secano poco productivas. Su cultivo para la producción de aceite esencial es un muy buen complemento para las explotaciones de cereal.
  • La planta —de tipo arbustiva, vivaz y con tallos que pueden alcanzar los 90 cm— aguanta muy bien las heladas y las sequías.
  • España, dadas sus condiciones climáticas, tiene mucho potencial en cuanto a este cultivo, aunque la estructura cooperativa que se encarga de la transformación y venta final del producto todavía debe desarrollarse con más intensidad.
  • Castilla-La Mancha, Murcia, Aragón y Andalucía son las regiones donde más se cultiva lavanda, siendo la primera la responsable de dos tercios del total de hectáreas cultivadas.
  • En Brihuega (Guadalajara) se cultivan unas 1.250 ha que se destinan a una destilería de aceite esencial que produce el 10% del total a nivel mundial. Existen, fuera de las regiones mencionadas, explotaciones familiares, más modestas en Cataluña, por ejemplo.
  • Es importante señalar que la inversión inicial para poner en marcha un cultivo de lavanda es alta. El precio por planta puede alcanzar los 20 céntimos, lo que elevaría a 2.000€ el coste para producir una hectárea.

Rentabilidad del cultivo de lavanda

En una explotación de lavanda, una hectárea contará con unas 10.000 plantas —como ya hemos apuntado, cada una tiene un coste de 20 céntimos—. Por lo tanto, una hectárea requerirá una inversión de entre 1.800 y 2.000€ 

Cuando las plantas han alcanzado su madurez, la producción media normal de lavanda es de entre 25 y 35 litros de aceite esencial. Por kilo de producto, en el mercado se obtienen entre 60 y 70 euros, por lo que el rendimiento por hectárea rondaría los 1.950€.

Eso sí, los rendimientos pueden ser mucho mejores según diferentes factores: la madurez de las plantas, el cuidado que le procures a la plantación, entre otros Debes tener en cuenta que en cada recolección se consigue, al menos, el valor de las plantas, además de que la longevidad de la plantación puede rondar los 10 o 12 años

Las ayudas que puedas obtener y los vaivenes que pueda sufrir el mercado son factores que pueden afectar al rendimiento, por lo que te recomendamos que te mantengas debidamente informado de la actualidad del sector.

Claves de rentabilidad del cultivo de lavanda

Al ahondar en las explotaciones y zonas productoras en España de lavanda o lavandín, concluiremos qué aspectos hay que cuidar para obtener una buena cosecha. Sin embargo, más allá de las técnicas de desarrollo de cultivos o estrategias para obtener grandes producciones, las claves para la rentabilidad del cultivo de lavanda van por otros derroteros:

  1. Produce siempre bajo certificación ecológica. La etiqueta verde es un valor añadido que ayuda en la producción y comercialización de productos derivados de forma artesanal en explotaciones más pequeñas.
  2. Asóciate con otros productores. Es una buena estrategia, a la hora de hacer frente a la inversión de la maquinaria necesaria para cultivar lavanda, especialmente las plantadoras y segadoras. Asociarse con otros productores cercanos para compartir gastos es, sin duda, una de las claves para que te salgan las cuentas.
  3. Destila el aceite esencial tú mismo —o con tus socios—. Aquel productor de lavanda que pueda adquirir su propia destilería y vender el aceite directamente obtendrá un plus en los márgenes, algo que no ocurre si se vende la materia vegetal directamente. Si existe la posibilidad, es una excelente idea de asociarse con productores vecinos para formar una cooperativa en la que todos hagáis frente a un proyecto de estas características.

Como ves, la rentabilidad del cultivo de lavanda es posible si atiendes a todos los detalles y estás dispuesto a buscar algunas asociaciones. Recuerda también que para cualquier cultivo que pretendas rentabilizar, ya sea lavanda o cualquier otra planta, es imprescindible llevar un seguimiento de los costes y los márgenes que obtendrás por tu producción.

Para ello, contar con una app de gestión en la que puedas apuntar en cada jornada los gastos en los que vas incurriendo es imprescindible. Si todavía no la has probado, descubre cómo Agroptima puede ayudarte a gestionar tus plantaciones desde la palma de tu mano.

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo