La rentabilidad del pistacho: ¿Merece la pena su cultivo?


El pistacho es un fruto seco delicioso que cada vez tiene mejor acogida en el mercado alimentario. Si te planteas cultivarlo, debes saber que es una excelente alternativa a los cultivos tradicionales de almendra y aceituna en terrenos con bajos niveles de fertilidad y pluviometría. Si te has preguntado acerca de la rentabilidad del pistacho y quieres tener las cosas claras sobre este cultivo, sigue leyendo. Descubriremos en qué condiciones es más rentable una explotación de pistacheros.

New Call-to-action

¿Es rentable el cultivo del pistacho?

Cada vez se cultiva más pistacho en España. Es un cultivo que se adapta bien a las condiciones climáticas del territorio nacional y su fruto es muy demandado por las comercializadoras de frutos secos. La producción española es deficiente para abastecer a estas empresas, que por el momento tienen que recurrir a las importaciones para cubrir la demanda del mercado.

Por este motivo, en los dos últimos años, la superficie de cultivo del pistacho se ha incrementado; concretamente un 30% en el último año—según datos de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos que publica el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación—. Este aumento de los cultivos ha supuesto un incremento de la producción que, en 2018 sobrepasó las 7.000 toneladas.

No es de extrañar que muchos productores apuesten por el pistacho, dado su enorme potencial en un mercado situado por completo al alza. Ahora bien, el incremento de la demanda de pistacho supone también un aumento de la necesidad de tecnificar tanto la producción de la planta como el cultivo del fruto, y eso implica unos costes.

El pistacho puede ser un buen sustituto de otros cultivos—como la almendra y el olivo—. Requiere condiciones muy similares en cuanto a clima, suelo y labores de cultivo. Es algo que puedes tener en cuenta a la hora de planificar una inversión en el cultivo de pistachos si la rentabilidad de tus cultivos tradicionales ha bajado. 

Además, para concretar la rentabilidad del pistacho deberás estudiar su cultivo y características propias. Es decir, se deben tener en cuenta todas las operaciones necesarias para el establecimiento de los árboles y su entrada en producción. De este modo, podrás averiguar si es un cultivo que te conviene o no. A continuación, detallamos los factores que debes tener en cuenta.

El cultivo del pistacho: qué debes saber

Por suerte, la ubicación del país es perfecta para el cultivo del pistacho. Además, el pistachero se suele adaptar a la mayoría de suelos si cuentan con buen drenaje. El pistachero es un árbol rústico capaz de soportar temperaturas extremas —desde los 50 ºC a los -30 ºC—. Madura en verano, durante los meses de junio, julio y agosto, para lo que requiere de mucho calor y ambiente seco. Por el contrario, en invierno, necesita frío para asegurar la correcta floración y polinización—que ocurre en abril o mayo—. Admite el cultivo en zonas de secano, aunque los rendimientos son inferiores.

Características de la plantación

Para establecer la plantación debes tener en cuenta que:

  • Existen variedades macho y hembra. Para asegurar una correcta polinización deberías plantar un macho para cada 10 hembras.
  • La variedad del patrón—para el injerto— se selecciona en función del suelo; mientras que la de la variedad injertada lo hace según criterios de producción.
  • El marco de plantación más habitual es 6-7 metros entre filas y 5 entre árboles.
  • A la hora de plantar se puede elegir entre cepellón o a raíz desnuda, esto varía según la época del año en que vayas a plantar. El cepellón en cualquier momento, los árboles a raíz desnuda, en invierno.
  • Comprar plantas ya injertadas incrementa el coste de la plantación, pero el árbol empieza a producir antes —entre 1 y 2 años antes que las plantas sin injertar—, algo a tener muy en cuenta. Otra opción es plantar el patrón e injertar después todos los árboles.

Una vez que la plantación empieza a producir, el cuidado de los pistacheros incluirá:

  • Poda: De formación —idealmente en vaso con tres ramas principales y la cruz a no más del metro de altura—, y de producción —para lograr la suficiente aireación y luminosidad en el vaso—.
  • Suelo: De forma general, se deben realizar pasadas profundas para facilitar la entrada del agua y controlar las malas hierbas. Aunque hay distintas formas de manejar el suelo.
  • Riego: El pistachero necesita entre 300 y 600 mm según la variedad. 
  • Fertilización: Lo idóneo es analizar las hojas en primavera para planificar la fertilización de cada campaña. 
  • Plagas y enfermedades: Al ser un árbol rústico, le afectan poco las plagas, aunque hay que estar pendiente de los insectos picadores.
  • Recolección y procesado: Se cosecha al final del verano. Generalmente, mediante vibración con paraguas. Después, se debe procesar ya que se vende pelado y seco.

¿Cuál es la inversión inicial necesaria?

La inversión inicial será mayor o menor dependiendo del cultivo anterior. Por ejemplo, si ya tienes instalado el riego para un cultivo como el del almendro, puedes ahorrarte ese paso al plantar pistacho. Aun así para empezar, debes tener en cuenta: 

  • El acondicionamiento del terreno: Es preciso un abonado orgánico de fondo y nivelar el terreno. Dependiendo de las condiciones de la parcela, este coste varía, pero se puede aproximar en 1.200-1.600 €/ha.
  • Adquisición del material vegetal: Ya hemos visto que hay dos opciones. La más recomendada es adquirir la planta injertada que puede costar entre 10-15 €/planta. Ten en cuenta que puedes obtener buenos descuentos en el vivero al aumentar el número de plantas que compres.
  • Riego: Instalar un sistema de riego por goteo que permita fertirrigación es lo ideal. Colocar la bomba y las tuberías requiere una fuerte inversión inicial. Solo instalar las tuberías cuesta aproximadamente 1.300 € en una plantación de 1 ha, 3.000 € en una de 5 ha y 6.000 € en 10 ha.

Recuerda incluir, como parte de la inversión, el coste de todas las labores que debes practicar en la parcela durante el periodo improductivo. Por ejemplo, el riego, la poda, el mantenimiento del suelo, la protección del cultivo, etc.

Comienza la producción: ¿Cuándo recupero la inversión?

El pistachero tarda en entrar en producción, por lo general a partir del tercer y cuarto año. No llega a su máxima producción hasta el octavo año. Eso sí, la vida productiva del árbol es larga —puede alcanzar los 50 años—. 

El rendimiento del cultivo en regadío, alcanzada la máxima producción, es de 2.000 kg/ha. Por lo que si tenemos en cuenta el precio medio de los últimos 10 años, los ingresos brutos pueden alcanzar los 9.200 € por hectárea. Dado que la tendencia es al alza, estos ingresos brutos pueden ser mayores.

Si a eso le unimos que los costes de producción del pistacho son bajos, resulta fácil lograr beneficio incluso en los primeros años. Sin embargo, debes tener en cuenta que este beneficio puede ser reducido al principio; y que el retorno de inversión se lograría a partir del octavo año de la plantación; aunque depende de cada explotación y sus características. A partir de entonces, sí empezarías a tener beneficios como agricultor. 

Por lo tanto, a pesar de que la rentabilidad del pistacho no es mala, no es un cultivo que te recomendemos si necesitas que sea rentable en el corto plazo.

Ahora bien, puede ser una buena idea utilizar el pistacho para aprovechar zonas desfavorecidas o terrenos marginales. De esta forma se rentabilizan las fincas de estas características con baja fertilidad y pluviometría. La inversión no es muy grande por cada hectárea de secano y entre los 7 y 10 años se puede rentabilizar con producciones de por lo menos 1000 kg/ha. 

Como has podido comprobar, la rentabilidad del pistacho es buena en el largo plazo y muy recomendable en ciertas zonas o áreas de la explotación. Para saber si es rentable, como cualquier otra especie arbórea, es necesario tener en cuenta todas las tareas que debes llevar a cabo para la plantación, el mantenimiento hasta la entrada en producción y la formación del árbol. De este modo, podrás anotar todos los costes y valorar el tiempo que tardarás en recuperar la inversión. En esta tarea, Agroptima Pro es de gran ayuda. Permite apuntar los gastos y operaciones de un modo rápido y sencillo, desde el propio móvil. De este modo, se puede evaluar la rentabilidad del pistacho —o cualquier otro cultivo— y mejorar las futuras decisiones. ¡Pruébala gratis!

New Call-to-action
Categories

+No hay comentarios

Añade el tuyo