¿El riego por goteo subterráneo es el mejor sistema?


Los sistemas de riego se han ido tecnificando a lo largo del tiempo, hasta ser totalmente controlables de forma remota y conseguir eficiencias cada vez mejores. En los últimos años, uno de los que ha despertado más interés entre los agricultores es el riego por goteo subterráneo. Frente a otros sistemas, presenta ventajas indudables, pero también tiene algunos problemas que deben controlarse de forma muy precisa. 

Si te estás planteando implantar el riego por goteo subterráneo en tu explotación, te interesa leer este artículo en el que desgranamos los pros y los contras de este método.

New Call-to-action

¿Qué es el riego por goteo subterráneo?

El riego por goteo subterráneo es un método que consiste en aplicar agua bajo la superficie del suelo. Para ello se utilizan microtuberías enterradas a una profundidad que puede variar entre los 10 y los 50 cm, en función del tipo de suelo, y que emiten un bajo caudal, que oscila entre los 0,5 y los 8 l/h.  De este modo, solo se mojan ciertas partes del suelo y la humedad no aflora a la superficie. El volumen de suelo mojado por cada tubo se denomina bulbo húmedo. 

La estrategia de este tipo de riego consiste en aplicar cantidades de agua muy pequeñas y con una frecuencia alta. Es decir, en realizar un número elevado de riegos por campaña y en cada uno de ellos aportar una cantidad de agua reducida. Así se logra que el agua en el suelo se mantenga en un nivel constante, evitando las fluctuaciones de humedad en el terreno.

Este método, al igual que el riego por goteo superficial, tiene como principal objetivo funcionar como soporte constante de las plantas y proporcionarles  agua y nutrientes de forma localizada y en un volumen reducido.

Ventajas del riego por goteo subterráneo

  • Ahorro de agua: algo fundamental hoy en día, dada la escasez de los recursos hídricos.
  • Ahorro de fertilizantes: del mismo modo que con el agua, este sistema permite aplicar los fertilizantes de forma ajustada y precisa.
  • Menor contaminación de suelos y acuíferos subterráneos: esta se reduce de forma notable gracias a la precisión en la aplicación de los fertilizantes, pues se usan menores cantidades.
  • Reducción de la necesidad de herbicidas: el riego por goteo subterráneo permite controlar las malas hierbas y facilita las labores de desbrozado sin dañar la instalación de riego. Por eso es un método perfecto para la agricultura con cubiertas vegetales, que cada vez cobra mayor auge. 
  • Reducción en el uso de fitosanitarios: al no mojarse el cuello de las plantas, se evitan muchas enfermedades.
  • Menor exposición a roturas: al encontrarse bajo la superficie el sistema no sufre daños ocasionados por animales como los roedores. 
  • Optimización de costes: se ahorra aproximadamente un 35% de agua y entre un 10% y un 30% de abono frente a otros métodos como la aspersión.  Además, como he mencionado antes, también se reduce el uso de herbicidas y fitosanitarios. 
  • Mejora de los rendimientos respecto al goteo superficial: mejor proporción del resultado entre el kg de producción y el m3 de agua consumida. 
  • En comparación al goteo superficial,  el sistema de riego por goteo ahorra en los extensivos el trabajo de montaje y desmontaje de la instalación.

Desventajas del riego por goteo subterráneo

Aunque, como acabamos de ver, las ventajas del riego por goteo subterráneo son muchas, también presenta algunos inconvenientes:

  • Difícil detección de las averías: al no estar en la superficie, no se localizan a simple vista. 
  • Mantenimiento más complejo y costoso: cualquier operación que se deba realizar en las microtuberías implica el desenterramiento de las mismas, lo que puede dañar al cultivo. 
  • Problemas de la alta frecuencia en cultivos leñosos, como el olivar: esto se debe a la concentración de raíces alrededor del bulbo húmedo y a la baja capacidad de exploración del suelo para afrontar periodos de sequía. En caso de aportar siempre agua, eso no es un problema, pero es interesante que los árboles exploren el mayor espacio posible bajo el suelo para asimilar así una mayor cantidad de nutrientes y quedar mejor anclados frente a vientos o tormentas.
  • Problemas de obturación de los goteros: este es el principal inconveniente del riego por goteo subterráneo. Lo pueden causar desde las raicillas de las plantas hasta las propias partículas que transporta el agua. 

En este sistema de riego es prioritario prevenir que ocurra, utilizando filtros de alta calidad a la salida de la bomba, así como emplear los emisores más avanzados, que están diseñados para minimizar el riesgo de obturación. En cuanto a los agentes externos, como hierbas o raicillas, es conveniente usar herbicidas que inhiban su crecimiento. 

Entonces, ¿merece la pena apostar por el  riego por goteo subterráneo?

En definitiva, el riego por goteo subterráneo presenta más ventajas que inconvenientes. Para paliar estos últimos, que como has visto no son menores, es muy importante cuidar mucho el diseño del sistema y elegir filtros de alta calidad, que nos evitarán los problemas de obstrucción y  una buena uniformidad de distribución de agua y abonos. 

Si quieres determinar cuál es el mejor sistema de riego para tu explotación, es necesario que realices un estudio exhaustivo de las características de tu finca y de sus necesidades hídricas, teniendo en cuenta la disponibilidad de agua y considerando el presupuesto a invertir en la instalación. En todo caso, si quieres ahorrar el máximo de agua, el sistema de riego por goteo subterráneo es una buena opción, que –con un buen manejo y diseño– te dará óptimos resultados. 

Esperamos que este artículo te haya resultado útil, y aprovechamos para recordarte que ahora tienes la oportunidad de probar gratis Agroptima, una herramienta diseñada para hacer mucho más sencillo tu día a día en el campo. Y sobre todo, para ser más eficiente.

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo