Todo lo que deberías saber sobre la sementera


La sementera, el momento de la siembra, es una de las principales labores de la agricultura. Básicamente consiste en colocar las semillas sobre el terreno o en el subsuelo para que comience el surgimiento de nuevas plantas. Es importante realizar bien la siembra, para que la plantación sea en lugar propicio y con las mejores condiciones.

Factores importantes a considerar en la sementera

  • Lo primero es definir bien el calendario o el período de siembra.
  • La profundidad y el espacio entre semillas deben ser los adecuados para que su desarrollo sea el esperado.
  • Es importante seguir las instrucciones de los fabricantes de fertilizante en cuanto a la dosis recomendada.
  • Si utilizamos sembradoras automáticas, hay que revisar cada cierto tiempo su estado, y sobre todo en el momento de la sementera. También revisaremos los discos, los patines, ruedas cubridoras, el sistema de vacío, presión de los neumáticos, etc.
  • La siembra lleva implícitos unos costes, además de mano de obra y tiempo. Por ello, es preciso asegurarse de que la tierra está en las mejores condiciones. Además, las semillas tienen que estar en el lugar correcto, para que emerjan en la siguiente fase del proceso de forma uniforme.
  • Es fundamental evitar en todo momento el contacto con la piel, los ojos, y no respirar el polvo que pueda desprenderse.
  • Al finalizar la siembra, no deben usarse las semillas que no se hayan utilizado para consumo humano ni animal. Las almacenaremos en su envase original, lavaremos bien la maquinaria de siembra, lubricaremos las cadenas y limpiaremos el sistema de vacío.

Preparación del suelo

El objetivo principal de la preparación del terreno es la creación de una estructura favorable para que el cultivo se desarrolle, con la incorporación de residuos, para combatir plagas y enfermedades y eliminar la maleza.

En algunos terrenos, la propia estructura del suelo agrícola permitirá un correcto desarrollo del cultivo sin mucha labor, controlando la maleza con otros sistemas.

Métodos de siembra

Los más utilizados son los siguientes:

  • Siembra en semilleros. Este sistema se usa cuando se quiere proteger las semillas de los factores meteorológicos adversos, o bien si las plántulas tienen más vulnerabilidad, o simplemente para incrementar las posibilidades de una correcta germinación. En una segunda fase es preciso trasplantar cuidando en todo momento de no dañar las raíces.
  • Siembra en hoyos. Esta técnica se utiliza cuando las semillas son de un calibre grande. Podemos poner una semilla por agujero, o varias de ellas en cada hoyo. La técnica correcta de este sistema se realiza con varios agujeros en línea. Al final, las semillas plantadas se cubren con cuidado.
  • Siembra con el método a voleo. Se trata de esparcir un puñado de semillas mezcladas con arena por todo el suelo agrícola, y cubrirlas con una capa de arena fina para que se queden en su lugar y no se muevan.
  • Siembra a sistema tresbolillo. Para este sistema, se hacen hoyos en zigzag con ayuda de un plantador, para que las semillas tengan el suficiente espacio entre ellas.
  • Siembra de precisión. Mediante una maquinaria adecuada se definen previamente unos parámetros de la siembra, como la profundidad de la semilla, las distancias entre ellas, etc.
  • Siembra en filas. Este método es a través de surcos en línea de una profundidad variable. También en esta técnica es importante dejar el espacio suficiente.

El mejor método es el que permita la colocación de la semilla a una profundidad adecuada, con un apropiado contacto entre el suelo y las semillas, que deben estar hondas para absorber agua y la humedad, no germinar con las lluvias y tener la protección por encima suficiente para estar a salvo de pájaros, insectos, etc.

 

+ No hay comentarios

Add yours