Tipos de semillas para sembrar


Las semillas cumplen muchas funciones y su utilidad es muy variada, tanto en la plantación de cultivos, como en la cocina, a la hora de elaborar platos.

Entre la gran diversidad de semillas existentes, algunas mantienen una cubierta exterior dura con pulpa permeable en el interior, y otras son comestibles y muy fáciles de masticar. También el color varía mucho de unas semillas a otras.

Las diferentes clases de semillas para sembrar

Semillas criollas

Por definición, el término “criollo” quiere decir autóctono. Por tanto, este concepto hace referencia a una tipología de semillas que se adaptan al entorno gracias a un proceso de selección natural o manual. Entre las ventajas de esta clase está el evitar el agotamiento del terreno de cultivo, y una vuelta a las técnicas tradicionales de agricultura de consumo, pudiéndose obtener nuevas semillas para la siembra siguiente.

Semillas mejoradas

Su característica principal es haber sido escogidas con la ayuda del hombre con técnicas y procesos de polinización controlada. Entre sus propiedades, está la alta resistencia a enfermedades y plagas, una alta producción, su precocidad y la sencilla adaptación a todo tipo de regiones.

Semillas Baby

Con el resultado de unos granos tiernos, con un toque especial de dulzor, delicados y de una textura y coloración brillante, son semillas que han sido tratadas para detener su desarrollo. Los aportes nutricionales son parecidos, e incluso pueden superar, a los de las semillas ya desarrolladas.

Híbridos

Se trata, como su propio nombre indica, del cruce de variedades puras. Entre su característica está la uniformidad, un rápido crecimiento, raíces y tallos con más resistencia y más robustos, y un fruto de más calidad.

Estas semillas tienen muchas ventajas, como es el hecho de que puedan fructificar de forma óptima en condiciones climáticas de todo tipo, sean ambientes cálidos, fríos, secos, etc. Además, el número de frutos y semillas es superior con esta variedad, se obtiene una elevada resistencia a plagas y enfermedades, manteniendo el rendimiento y la uniformidad de los frutos.

Los híbridos en la plantación pueden ser de dos variedades bien diferenciadas:

  • Híbridos de Crecimiento Determinado.

    Su tallo va a delimitar la formación de nudos y la altura de la planta, sobre todo a partir del momento de la floración.

  • Híbridos de Crecimiento Libre.

    En ellos, tras la floración, la producción de nudos continúa por encima del tallo, y la altura va siendo mayor cada vez.

Semillas de hortalizas

Su tipología abarca mucha variedad, en cuanto a tamaño y a formas. La germinación es diferente en todos los casos, pero es común la necesidad de humedad y de un riego adecuado, para que la semilla germine y progrese de una forma óptima para la producción.

Semillas de flores.

Muy distinta en cuanto a formas, tamaño, colores y texturas, desde el negro hasta una tonalidad color crema. En algunos casos, se trata de granos de un tamaño mucho menor que el de las hortalizas, incluso corren el riesgo de ser transportadas por un viento elevado.

Semillas de frutas

Cada fruta tiene un tipo diferente de semilla.

Semillas comestibles

Pensemos, por ejemplo, en las semillas de girasol (las conocidas “pipas”), producidas para su consumo humano directamente. También está el caso del comino, la mostaza, legumbres, frutos secos, sésamo, etc. En lo referido al aporte en nutrientes, la mayoría de las semillas comestibles contiene una elevada proporción de proteínas y vitamina B, algunos minerales como el calcio, e incluso vitamina E.

2 Comments

Add yours
  1. 1
    Lorenza

    Seleccionar el tipo de semilla sin lugar es importante. y no solo eso, las condiciones que tiene la semilla para obtener los mejores frutos.

    Es la base, imagínate estar empezando un gran proyecto, pero que este condenado al fracaso desde antes de empezar. Lo mismo pasa aquí, si no tienes unas buenas semillas, frescas y fértiles, no servirá de mucho.

    Buen artículo, para diferenciar los distintos tipos.

+ Publica un comentario