Todo aquello que no sabías sobre técnicas para podar


Entre las ventajas que ofrece la poda de árboles está el otorgar más vigor a su formación y estructura, así como orientar su desarrollo. Mediante la poda se eliminan ramas muy densas, que impiden la entrada de la luz a todo el conjunto por igual.

¿Cómo elegir la mejor técnica de poda?

Entre las diferentes técnicas posibles para llevar a cabo la poda están:

Poda de formación

Se lleva a cabo en la primera fase del desarrollo de un árbol, durante los primeros años que siguen a la plantación. Su finalidad sería dar la orientación deseada al árbol, para conseguir una estructura de ramaje con vigor y la distribución más apropiada.

Con esta poda la copa del árbol estará situada a la altura deseada desde el suelo y  las ramas se distribuirán en torno al tronco de una manera uniforme.

La poda de formación está recomendada en algunas especies de árboles, por ejemplo los frutales, pues mediante ella se potencia un incremento de la formación y se consigue que la recolección sea más sencilla de realizar.

En el supuesto de los árboles ornamentales, la poda de formación es imprescindible. Si se deja el árbol a su desarrollo libre, tomará la forma que la naturaleza va guiando, y su imagen no será demasiado estética ni funcional. Las formas más típicas de los árboles ornamentales son: esférica, piramidal, cónica ancha, redondeada, péndula, fastigiada y columnar ancha.

Poda de mantenimiento

Cuando se ha conseguido la formación del árbol, será suficiente con realizar una poda de mantenimiento, que consistirá en suprimir diferentes elementos inútiles, como ramas a punto de romperse, rebrotes que salen del suelo, ramas que se chocan o cruzan,  chupones que “roban” la savia del árbol, etc. También sirve esta poda para continuar ultimando la forma que se desea que tenga el árbol, y que se inició con la poda de formación. En algunos casos incluso se lleva a cabo la poda para evitar la floración o el nacimiento de frutos.

La poda de mantenimiento se realizará durante toda la vida del árbol. En el caso de frutales, tiene que hacerse una vez al año. Si son meramente ornamentales, puede realizarse cada dos o tres años.

Las técnicas de la poda de mantenimiento son:

  • Aclarar ramas. Se trata de descargar de densidad de ramas la copa del árbol para que la luz pueda entrar con mayor intensidad. El aclareo no debe ser excesivo, porque eliminar de una vez mucha cantidad de hojas puede ser nocivo para el árbol.
  • Reducción de copa. Cuando el crecimiento del árbol ha sido excesivo, es conveniente reducir su apariencia y dotarlo de un menor volumen. En los casos de árboles que hace tiempo que no se han podado, en vez de realizar una poda agresiva, lo mejor es combinar el aclareo de las ramas con la técnica de reducción de copa.
  • Topiaria o perfilado de formas. Se trata de recortar con frecuencia el árbol para conseguir un perfil en forma de diferentes figuras artísticas, geométricas, etc. Es una técnica que viene de la antigüedad. Esta técnica exige un mantenimiento continuo.

Desmochado

Mediante el desmochado se realiza la poda con cortes muy cerca del tronco del árbol para que este tenga más vigor, para que no crezca demasiado, etc. Se trata de una técnica agresiva y hay que analizar previamente si la especie de árbol lo tolerará bien, si cicatrizará, etc.

 

1 comment

Add yours
  1. 1
    xavier

    hoal.
    estoy interesado en documentarme sobre la poda y mantenimiento de los almendros en aonas de secano.
    Este año tengo almendros que se me están secando, Las almendras ya no despresden la cascara exteerior.
    Gracias

+ Publica un comentario