Todo lo que necesitas saber sobre fertilización de cítricos


Un factor clave para la productividad de tu explotación es una correcta fertilización. Los cítricos y frutales en general requieren un equilibrio adecuado.

En este artículo te damos algunos consejos sobre la fertilización de cítricos: qué tipos existen, cómo aplicarlos y cuándo, de modo que puedas elegir la opción más adecuada y lograr un mejor retorno de tu inversión.

Fertilizantes orgánicos y fertilizantes minerales

Una adecuada fertilización de cítricos debe conjuntar fertilizantes orgánicos y minerales. Los primeros están destinados a mejorar las propiedades físicoquímicas de los suelos, mientras que con con los segundos aportarás a tus cítricos los nutrientes que precisen en cada momento.

New Call-to-action

El suministro debe ser de lenta descomposición y preferiblemente compostado, aunque también se puede complementar con abonos orgánicos foliares o solubles en agua. Gracias a este tipo de fertilización obtendrás, a largo plazo, un terreno más autosuficiente a nivel nutricional.

Llevando a cabo el sencillo análisis que te explicamos recientemente, podrás conocer la calidad de tus suelos.

¿Cuándo es el mejor momento para la fertilización de cítricos?

Aunque los cítricos absorben nutrientes todo el año, es particularmente durante la primavera cuando más los necesitan, coincidiendo con la brotación, floración y cuajado del fruto.

En esta época es especialmente importante aportar nitrógeno (N), que propicia la síntesis de proteína y forma parte de la clorofila, incidiendo en un mejor crecimiento del árbol y mayor calidad del fruto. Su déficit genera hojas amarillas y frutos de menor tamaño, mientras que su exceso provoca un vigor excesivo que disminuye la producción y su calidad, además de favorecer plagas y enfermedades.

Durante el periodo de maduración del fruto también debes aportar estos nutrientes:

  • Fósforo (P) para metabolizar los azúcares y ácidos nucleicos. Su déficit colorea de morado hojas y tallos y produce frutos de corteza gruesa y escaso zumo. Su exceso dificulta la absorción de cinc y cobre.
  • Potasio (K) para estabilizar el rendimiento que incrementa el nitrógeno. Su carencia provoca un desarrollo lento del árbol y frutos pequeños de corteza fina. Su exceso limita la disponibilidad de magnesio, e influye en la calidad del fruto, que empeora mucho.
  • Azufre (S) vital para sintetizar proteínas. Su ausencia tiene consecuencias similares a las del nitrógeno. Hojas encorvadas y pálidas pueden ser un síntoma. Su exceso disminuye la presencia de otros elementos y puede desencadenar clorosis férrica.
  • Calcio (Ca) para la unión de las moléculas de las plantas y para la absorción de nutrientes. Su carencia produce cosechas de menor rendimiento. Su exceso eleva el pH 6, reduciendo la absorción del fósforo, cinc o manganeso.
  • Magnesio (Mg), para generar clorofila. Su déficit se manifiesta con un amarilleo parcial de la hoja y con frutos pequeños y ácidos. Un exceso interfiere en la disponibilidad del calcio.

Modos de aplicación: fertirrigación y aplicaciones foliares

El principal modo de aplicación de fertilizantes es la fertirrigación.

Mediante esta técnica, que puede ser por goteo, aspersión o inundación, distribuimos los fertilizantes disueltos con el agua del riego. Las necesidades de nutrición del terreno hay que calcularlas en función de la cosecha esperada y, para ser más precisos, también hay que valorar factores como el historial de abonos y los análisis de fertilidad. Como norma general, cuanto menor sea la eficiencia del riego, debemos aumentar la dosis por unidad de superficie.

Para rectificar deficiencias de micronutrientes, no como sistema principal, puedes usar la fertilización foliar. Tiene como ventaja ser muy correctiva, absorberse rápido y en un porcentaje de hasta un 90%.

Para que la rectificación sea efectiva, debes saber con certeza qué carencia quieres combatir. En este sentido, uno de los micronutrientes que más quebraderos de cabeza ocasiona es el hierro (Fe), cuyo déficit ocasiona la clorosis férrica, que conviene tratar con aplicación de quelatos férricos.

¿Cómo calcular las necesidades de fertilizantes en cítricos?

Otros factores complementarios que te permitirán ajustar al máximo el cálculo para adecuarlo a la necesidad real de la parcela son: tipo de suelo, deficiencias de años anteriores, análisis foliares, diámetro de la copa y análisis del agua.

Además, es importante equilibrar las dosis de los distintos nutrientes, pues el exceso de un componente podría inhibir a otro.  

Ten en cuenta también que la relación entre cantidad de fertilización y cosecha no es lineal, por lo que evaluar qué dosis es más eficiente en cada caso.  

La fertilización supone un porcentaje considerable de los costes de tu explotación de cítricos, por eso es clave que tomes las decisiones adecuadas que te permitan el retorno de la inversión realizada.

Recuerda que con Agroptima puedes controlar de forma óptima estos parámetros para determinar de manera sencilla cuál es la dosis óptima de fertilizante que va a generar el mayor beneficio en tu explotación de cítricos.

New Call-to-action

Categories

+No hay comentarios

Añade el tuyo