Tratamiento de la gomosis del ciruelo


La enfermedad de la gomosis se desarrolla cuando el ciruelo está débil y vulnerable a causa de diversos factores. Puede ser por un desequilibrio o insuficiencia en el abono, una poda en exceso, demasiada sequía y también una excesiva humedad, la invasión de parásitos externos, de carácter vegetal o animal, terrenos inapropiados, realización de injertos causando heridas al árbol, etc.

Esta enfermedad suele infectar a muchos árboles frutales, sobre todo en el caso de los cítricos. El agente patógeno penetra a través del tronco, de la raíz o de otras zonas sensibles, como es el caso de golpes o heridas en las ramas.

Visualmente, se observa un tono cada vez más oscuro, originándose grietas y exudando resina gomosa. A la vez, se impide la circulación de savia. Los frutos no se desarrollarán en su tamaño adecuado.

Las formas más efectivas de control de la gomosis en ciruelos se basan en encontrar cuál es el origen de secreción de la materia gomosa y corregirlo, así como realizar la poda de la forma más adecuada, realizar los drenajes en el terreno, aplicar productos contra insectos, plagas y otros agentes patógenos, un eficaz abonado, etc.

 

Cómo tratar la gomosis del ciruelo

El primer paso sería sanear la herida o la zona infectada. Para ello, iremos raspando con la ayuda de un cuchillo u otro instrumento de corte el área de madera con un color oscuro, que sería la zona que está infectada de la gomosis.

Una vez que hayamos conseguido que únicamente se queden tejidos de un tono verde claro, procederemos al limpiado y cura de la herida.

Prepararemos la mezcla de un fungicida apropiado para el tratamiento de la gomosis, que contenga cobre. Los productos con oxicloruro de cobre son los adecuados.

La aplicación se realizará según las instrucciones del fabricante, con la ayuda de un pincel de cerdas finas. De forma homogénea, impregnaremos la zona dañada del fungicida que hemos preparado.

El oxicloruro de cobre es un excelente fungicida, que previene la enfermedad de la gomosis, y algunas otras como la Peste en los Nogales, la Coca, la Pudrición o podredumbre denominada Parda (que tiene unos devastadores efectos sobre los frutales), y muchas más.

Lo ideal es aplicar la mezcla de cobre dos veces al año, en verano y en primavera. Cada una de estas aplicaciones la repetiremos pasados 15 días.

 

Cómo prevenir la gomosis en el ciruelo

Entre las medidas preventivas de la gomosis está evitar que se produzca una excesiva acumulación de humedad y de agua en el terreno de cultivo, así como las heridas y lesiones derivadas de podas, injertos, y otro tipo de labores agrícolas.

Una correcta fumigación también opera como eficaz medida preventiva. La fumigación en los ciruelos tiene que encuadrarse dentro de un ciclo de mantenimiento, previniendo el desarrollo de hongos, plagas e insectos propagadores de diferentes enfermedades.


Tratamientos estacionales de la gomosis

A comienzos de primavera, cuando surgen las hojas de los ciruelos, es preciso aplicar un producto fungicida en todo el árbol, incluyendo sus flores.

Además de este fungicida un buen abono o fertilizante aportará al árbol las sustancias nutrientes que necesita para su crecimiento.

El verano, con sus altas temperaturas, también es una fecha indicada para continuar con el tratamiento fungicida y pesticida. Sobre todo cuando los frutos está surgiendo.

Los agentes parasitarios y los insectos tienden a atacar la fruta que está desarrollándose, dejando al ciruelo especialmente vulnerable a la invasión de hongos y plagas.

En la época otoñal, cuando el árbol ya ha descargado su fruta y se han caídos sus hojas, puede hacerse la última fumigación.

 

+ No hay comentarios

Add yours