Agricultor, ¿sabes cómo medir la calidad de tus suelos?


¿Sabes que la salud de tus suelos impacta directamente en el rendimiento de tus cultivos? Según los investigadores, uno de los principales indicadores de calidad del suelo es la cantidad y diversidad de microorganismos que viven en él. En este artículo te explicamos paso a paso cómo puedes medir la calidad de tus suelos con un método muy fácil.

¿Qué es la Materia Orgánica del Suelo?

La materia orgánica del suelo está formada por muchos componentes: restos vegetales, moléculas orgánicas complejas, ácidos húmicos, ácidos fúlvicos… Pero una parte muy importante que la forma son todos aquellos microorganismos vivos que habitan en él. En la tierra de 1 ha de cultivo hay unas 5 toneladas de organismos vivos, lo que equivaldría a un rebaño de unas 100 ovejas. ¡En el caso de los prados, puede llegar a ser del doble!

Además, la materia orgánica interviene en mejorar la estructura del suelo, mejora la retención de agua y nutrientes, evita la erosión y contribuye a la mitigación del cambio climático mediante el secuestro de carbono.

Debes tener en cuenta, que en las zonas del sur de Europa tenemos un grave problema. Según la UE, los niveles de materia orgánica de nuestros suelos son muy pobres, lo que conlleva mayor riesgo de pérdida de suelos principalmente a causa de la erosión.

¿Cómo realizo la medición?

Pues muy fácil. Te enumeramos los pasos a seguir:

  1. Coge un pala de sección cuadrada y un cubo o barreño.
  2. Ve al lugar donde quieras hacer la medición. Marca un cuadrado al suelo que tenga las mismas dimensiones que tu pala (unos 30 cm x 30 cm).
  3. Cava un agujero de unos 15-20 cm de profundidad y pon la tierra que extraes dentro del barreño.
  4. Cuenta las lombrices que encuentres dentro del barreño.
  5. Divide el número de lombrices que hayas contado por 0,09 y obtendrás el equivalente en lombrices/m2 .
  6. ¡Ya puedes comparar tus resultados con los de otras fuentes! A continuación te damos algunas.

Te recomendamos que realices 2 o 3 mediciones en un mismo suelo, de esta forma los resultados serán mucho más fiables. Si quieres hacer la medición en distintos años para saber si la calidad de tus suelos está evolucionando, procura hacer las mediciones siempre en la misma época y cuando el suelo tenga unos niveles de humedad similares.

¿Qué puedo encontrarme?

A continuación te damos algunas referencias de estudios en los que han hecho esta medición comparándola con distintos tipos de manejos agrícolas.

Comparación entre distintos sistemas de laboreo

En esta tabla se compara el número de lombrices entre parcelas de laboreo convencional y siembra directa (EEUU). En el último caso se ve que cuando se incorpora una leguminosa en la rotación el número de lombrices se incrementa significativamente.

Sistema de laboreo (Rotación) Lombrices/m2
Laboreo convencional (Maíz – Trigo) 30
Siembra directa (Maíz – Trigo) 70
Siembra directa (Maíz – Leguminosa) 135

Fuente: NRCS – USA

Comparación entre fertilización orgánica y fertilización química

Otra comparación interesante llevada a cabo por la Universidad de Lleida es como la aplicación de purines mejora la calidad del suelo en sistemas de maíz en regadío:

Sistema de abonado en maíz de regadío Lombrices/m2
Abonado mineral (300 kg N/ha) 40
Abonado con purines (45 m3/ha) 100

Fuente: Lloveras et al. (2012)

Este indicador, aunque es muy sencillo, también es muy variable según zonas, tipos de suelo, climas y prácticas agrícolas. Así que lo mejor será que tú mismo puedas hacer un seguimiento de las lombrices de cada tipo de suelo que tengas e identificar qué prácticas mejoran su calidad.

¿Cómo mejorar la calidad de mis suelos?

Y finalmente, te damos algunas ideas de las prácticas agrícolas que contribuyen a mejorar los niveles de materia orgánica de los suelos, y con ello su fertilidad y productividad.

  • Enmiendas orgánicas (aplicación de purines, estiércol, compost, etc…)
  • Picado y enterrado al suelo de los restos vegetales de los cultivos (paja, cañotes, restos de poda, etc…)
  • Siembra directa o mínimo laboreo.
  • Reducir la aplicación de insecticidas.
  • Rotación de cultivos con leguminosas.

Si quieres llevar un registro de tus prácticas agrícolas y poder identificar cuáles te son más provechosas, puedes probar Agroptima. Agroptima es una APP de gestión agrícola ganadora de más de 10 premios. Con Agroptima ahorrarás tiempo y tendrás toda la información de tu explotación a un clic.

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

Espero que te haya resultado interesante este artículo. Es necesario que los agricultores tomemos medidas para preservar y mejorar nuestros suelos, pues sin ellos no hay agricultura.

Más info:

Web Sociedad Española Ciencia del Suelo

 


+ No hay comentarios

Add yours