¿Cómo elegir el material vegetal en los viveros de olivos?


¿Estás planificando una plantación de olivar? En ese caso, es muy importante que aciertes a la hora de elegir los plantones en los viveros de olivos. A continuación te explicamos los distintos modos de producción que existen y sus diferencias.

Tradicionalmente se plantaban estacas leñosas –de entre 80 y 120 centímetros de longitud–,  bien para injertar o bien para utilizar directamente como variedad.

Sin embargo, hoy en día se está imponiendo un nuevo método de reproducción: el de estaquilla semileñosa por nebulización.

¿Por qué ha cambiado el modo de cultivo en los viveros de olivos?

El transporte y la superficie necesaria para la reproducción de estacas leñosas supone un coste alto. Este motivo, sumado a la intensificación de los viveros, hace que sea más eficiente la nebulización, pues permite cultivar miles de plantas en pocos metros cuadrados, así como transportarlas de forma mucho más sencilla gracias a su reducido tamaño. En definitiva, su producción es más barata.

¿En qué consiste la nebulización?

La nebulización es una técnica que se basa en la reproducción de estaquillas de entre 2 y 4 hojas, tratadas con hormonas de enraizamiento y reguladores de crecimiento. En los viveros de olivos, estas estaquillas se cultivan en bandejas como el plantel hortícola, y se mantienen a una temperatura favorable para el desarrollo y a una humedad relativa alta (80-90%).

Para conseguir esta última condición se emplean nebulizadores, es decir, pequeños aspersores capaces de generar gotas minúsculas que  crean una “nube” de agua. Este proceso es el que da nombre a la técnica de la nebulización.

A la hora de enraizar, no todas las variedades tienen la misma aptitud. Aunque en los viveros de olivos nebulizados se usan reguladores de crecimiento y hormonas para conseguir raíces, estos  árboles nunca van a enraizar igual que un franco injertado.

Un método muy común hace algunos años era hacer patrones de acebuche para posteriormente injertar la variedad correspondiente. Esto es adecuado para variedades con  poco potencial de enraizamiento en marcos amplios de secano. Con él se consigue una alta capacidad para enraizar y una gran robustez,  aportadas por el patrón y por las características deseadas de la variedad. Hoy en día aun es posible encontrar viveristas que practican este sistema, aunque antes era mucho más común.

El enraizamiento en secano y en regadío

Lo más importante para que prospere una nueva plantación de olivos es que estos enraícen bien. A día de hoy, debido a su menor coste, la nebulización es el sistema más común usado por los viveristas y, por eso, el que a menudo te ofrecerán. Sin embargo, esto no quiere decir que siempre sea el método más adecuado.

El enraizamiento de los plantones no funciona igual en regadío que en secano. De este modo, si estás planificando una plantación de olivar superintensivo o intensivo, con muchos árboles por hectárea mayoritariamente en regadío, la capacidad de enraizamiento pierde importancia. En este caso, los plantones, sean de la variedad que sean, van a cumplir con su función.

Sin embargo, en plantaciones de secano con marcos más amplios conviene que cada árbol sea capaz de colonizar todo el espacio destinado a él con sus raíces. Así estas serán profundas y permitirán al árbol aguantar mejor la sequía. En dicho caso te recomendamos los plantones procedentes de patrón de acebuche, que aportan estas características, sobre todo con variedades con poca capacidad de enraizamiento.

Puedes ampliar información sobre otras estrategias para planificar con éxito una plantación de olivar superintensivo.

Algunos problemas de un enraizamiento deficiente

En zonas ventosas y con variedades de baja capacidad de enraizamiento debes tener cuidado si plantas mediante el sistema de estaquillado semileñoso con riego, pues existe un elevado riesgo que pierdas árboles enteros tumbados por el viento.

Técnicas para favorecer el enraizamiento en la formación del árbol

Cuando un árbol se está formando, lo más importante es que enraíce al máximo y lo más rápidamente posible. Así conseguiremos una entrada en producción más rápida y una mayor resiliencia del árbol. Para ello es mejor utilizar variedades que de por sí ya tengan estas aptitudes.

En cultivos de regadío conviene ir separando los goteros de la base conforme va creciendo el árbol para que las raíces puedan explorar nuevos espacios.

A la hora de la poda apenas hay que tocar el árbol, limitándonos a sacar los brotes procedentes de la base y despuntando las ramas apicales para frenar su desarrollo.

A la hora de planificar una plantación de olivos, lo más importante es que escojas la variedad adecuada para cada sistema de producción, y que te asegures de que el método de reproducción no va a suponer problemas en el futuro. Esperamos que este artículo te haya servido de orientación para ello.

No olvides que también es recomendable que analices la productividad de las plantaciones jóvenes y valores cuál es la mejor opción. Esto te será de gran ayuda en el futuro, pues te permitirá tomar mejores decisiones en nuevos cultivos.

Recuerda que con Agroptima puedes recopilar y tener a mano todo el histórico de datos. Así podrás evaluar correctamente el desarrollo de los árboles año a año y sabrás cuáles se adaptan mejor, algo fundamental para optimizar la rentabilidad de tu producción.

Categories

+No hay comentarios

Añade el tuyo