4 enfermedades del maíz que te pueden arruinar la cosecha


Si quieres saber más sobre cómo identificar y tratar las enfermedades del maíz sigue leyendo. Y, ya sabes, para anotar todos los tratamientos que apliques, utiliza Agroptima para hacerlo fácil y móvil.

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

 

Te daremos las claves para conocer los síntomas, los daños que pueden producir y qué medidas puedes tomar para que una plaga no te arruine la cosecha.

Podredumbres del tallo

Los agentes patógenos causantes de esta enfermedad tienen distintos nombres, según el tipo y la forma en que los encontremos. Estamos hablando de Giberella fujikuroi, Giberella zeae, Fusarium monoliforme y Fusarium graminearum, entre otros.

  • Síntomas: Partiendo el tallo se observa que el tejido interior se desintegra y se caracteriza por su color rosa – salmón. En la parte exterior se pueden observar puntos negros. Otra característica es el secado de la planta por la parte superior después de la floración.
  • Daños: Los afectos pueden suponer pérdidas del 20% de la producción, aunque pueden llegar a ser mayores si hay encamado de las plantas.
  • Medidas de control: No existen tratamientos químicos para estas patologías, con lo que se tendrá que optar por la elección de variedades resistentes. Otras medidas para evitar esta afectación serán un abonado nitrogenado equilibrado, densidades de siembra no excesivamente altas, eliminar los restos de cosecha y evitar los ataques de taladros, a través de los que es más fácil la infestación.

Roya común (Puccinia sorghi)

Suele aparecer después de la floración sobre los tejidos verdes de la planta.

  • Síntomas: Empiezan con pequeños puntos cloróticos que se desarrollan hacia pústulas pulverulentas y de color oscuro.
  • Daños: Al disminuir la superficie foliar producen pérdidas en el rendimiento por una disminución del llenado de los granos. En algunas zonas del norte de la península se han registrado pérdidas de hasta 1.500 kg/ha en grano.
  • Medidas de lucha: Algunas variedades híbridas presentan resistencias elevadas a estas enfermedades. Este año también se ha aprobado el uso en España del fungicida Comet 200 (Piraclostrobin 20%) que también es eficaz contra helmintosporiosis.

Virosis

Existen muchos tipos de virosis, pero hay una a destacar, el Virus del Enanismo y Mosaico del Maíz (MDMV).

  • Síntomas: Presenta un mosaico alargado en los nervios de las hojas con un efecto de decoloración a bandas. Su propagación suele ser a través de los pulgones, infectan la planta cuando estos se alimentan de ella.
  • Daños: Si la afectación es importante, las plantas se quedan pequeñas, con mazorcas que presentan muy pocos granos.
  • Medios de lucha: Recuerda que una vez producida la infección, no hay ningún mecanismo para evitar los daños, ningún tratamiento fitosanitario puede sanear el cultivo. En estos casos hay que actuar con medidas preventivas. Hoy en día, la mayoría de híbridos modernos presentan resistencias a este virus, aunque por el momento no hay ninguno que sea resistente al 100%. Otras medidas preventivas pueden ser la siembra precoz o el tratamiento insecticida de la semilla.

Carbón (Ustilago zeae)

Es una enfermedad fúngica que puede infectar a las plantas en cualquier lugar a partir del cuello de la raíz.

  • Síntomas: Agallas de hasta 15 cm de diámetro, al principio blancas, y se van oscureciendo. Cuando están maduras explotan dispersando una gran cantidad de esporas que pueden permanecer en el suelo durante años.
  • Daños: si el ataque se produce muy temprano puede llegar a producir la muerte de la planta. Los ataques son aparatosos a la vista, pero los daños reales no suelen ser significativos.
  • Medidas de control: No hay medidas de control químico para esta patología, pero la mayor parte de variedades actuales son resistentes a esta enfermedad.

 

Más información:

Fungicida Comet de BASF
Guía de identificación de las enfermedades del maíz en el campo (CIMMYT)
Artículo Vida Rural (nº67)
Artículo sobre virosis – Ruralcat (en catalán)

+ No hay comentarios

Add yours