Cultivo del Girasol: consideraciones básicas para la siembra

cultivo del girasol

El cultivo del Girasol es un cultivo cada vez más frecuente en las explotaciones agrícolas. Su adaptabilidad a la climatología, buenos rendimientos y su opción como especie para la rotación de cultivos le ha convertido en una plantación rentable en la que invertir. En este post vamos a ver las claves para realizar con éxito la siembra del girasol.

Ciclo de cultivo del girasol

El Girasol (Helianthus annuus) es un cultivo herbáceo anual que se cultiva principalmente como planta oleaginosa o alimenticia. El inicio de campaña del cultivo del Girasol depende de la latitud de la zona. En las zonas más cálidas del sur de la península empieza en el mes de febrero, y en las zonas centrales y del norte en abril y mayo. 

cultivo del girasol - ciclo del girasol

 

El ciclo de vida de un girasol se puede resumir en 6 fases:

  • Nacencia o germinación: se necesitan humedades relativas altas y temperaturas superiores a los 6-8 grados. Por debajo de estas temperaturas el girasol no germinará.
  • 4-5 hojas: se desarrolla principalmente la raíz, siendo importante que no haya excesos de agua o compactación en el suelo. 
  • 7-8 hojas: fase donde se forma el capítulo, quien determina el número de pipas que tendrá el girasol. 
  • Crecimiento exponencial: La planta llega al 95% de su altura final. Es importante tener en cuenta el riego y el abonado. 
  • Floración: es el momento donde se determina cuántas pipas van a madurar. Las temperaturas muy altas van a dificultar una buena maduración.
  • Maduración: momento de llenado de grano. Es importante que la planta esté bien hidratada. 

New Call-to-action

Preparación del terreno para la siembra del girasol

Para asegurar una buena siembra del girasol primero es conveniente preparar bien el suelo para que la semilla pueda crecer de forma homogénea y correcta. 

El cultivo del girasol puede sembrarse en siembra directa o de forma tradicional. Es importante mantener siempre un buen lecho de siembra y evitar una compactación del suelo por un exceso de trabajo con la maquinaria, si la tierra está húmeda. 

El cultivo del girasol no es muy exigente respecto al tipo de suelo. Tolera pH de 6,5 a 8 aunque se desarrolla mejor en suelos básicos. En zona cerca del mar es importante tener en cuenta que el cultivo del girasol es muy sensible a la salinidad.

 

Siembra del Girasol

Para realizar una buena siembra del girasol tenemos que tener en cuenta:

  • la calidad y textura de nuestro suelo
  • las condiciones climáticas de la zona 
  • y si nuestro cultivo va a ser en secano o regadío. 

cultivo del girasol - siembra

 

Profundidad de siembra del Girasol 

Para saber a qué profundidad debemos sembrar las semillas de girasol debemos conocer bien dos factores importantes: la textura y la humedad del suelo. 

  • Los suelos arcillosos o pesados tienden a conservar la humedad de la tierra y por eso se recomienda que la profundidad de siembra sea la mínima, entre 5-6 cm.
  • En suelos francos o arenosos la humedad del suelo se pierde con mucha más facilidad y se recomienda que la profundidad de siembra sea un poco más alta, entre 8-10 cm. 

 

Cultivo del Girasol en regadío

Aunque sea un cultivo que se adapte bien al secano, el cultivo del girasol aumenta sus rendimientos en condiciones de regadío. Además, acostumbra a ser un buen cultivo para hacer una buena rotación de cultivos. En regadío se recomienda una dosis de siembra de 80 mil planta por hectárea para el cultivo del Girasol. Las necesidades hídricas aumentan a partir de la fase en que la planta tiene 7-8 hojas y se forma el capítulo. 

 

Cultivo del Girasol en secano

Si apostamos por un cultivo del Girasol en secano debemos tener en cuenta la pluviometría de nuestra zona. En zonas áridas se recomienda que el número de plantas por hectárea no supere las 40 mil plantas/ha y en zonas frescas el número de plantas por hectárea albergue la franja de 60-65 mil plantas/ha. 

En condiciones de secano hay que tener en cuenta que la humedad y la temperatura son los dos factores claves para una buena germinación y desarrollo. Por este modo se recomienda aprovechar las lluvias primaverales en zonas de secano para que la semilla disponga de temperaturas suaves y humedad en la tierra. 

 

¿Cómo puedo llevar un control de las tareas en mis cultivos?

Para llevar un buen control de todas las labores que vayas realizando en tu explotación es importante tener herramientas de gestión fáciles de usar y prácticas. Con Agroptima podrás anotar todas las tareas desde el tractor, localizar tus parcelas, añadir las dosis de siembra y de fitosanitarios hechas e incluso tener tu cuaderno de campo al día. Ahora, puedes probar Agroptima durante 15 días! 

New Call-to-action

+No hay comentarios

Añade el tuyo