La gomosis del melocotonero


La gomosis en el melocotonero es una alteración que no se atribuye directamente a la invasión de bacterias, hongos, virus o insectos. En el caso de los hongos y los insectos, el ataque de estos es causa, en muchas ocasiones, de la gomosis.

Otras causas que inciden en esta enfermedad del melocotonero son los tratamientos inapropiados, ausencia de abonado o uno insuficiente, los terrenos no preparados, demasiada sequía o encharcamiento, plagas de insectos, etc. Las labores agrícolas inadecuadas también pueden favorecer el surgimiento de gomosis.

Esta enfermedad en el melocotonero se manifiesta mediante una materia viscosa y gomosa que va surgiendo a través de las llagas o heridas que tenga el tronco, ramas, etc. Es frecuente ver lágrimas de aspecto alargado que caen por las ramas.

 

Señales visuales para identificar la gomosis del melocotonero

Cuando el melocotonero está infectado por gomosis, puede observarse claramente un aspecto decaído, así como falta de vitalidad y vigor. La clororis invade los nervios del centro en las hojas y, con el paso de los meses, comenzará a resudar la materia gomosa, con una intensidad acorde con las condiciones del medio ambiente y las peculiaridades del propio árbol.

Las zonas con mayor propensión a ser utilizadas por los agentes que causarán la gomosis son las raíces del árbol, sus ramas y las heridas producidas por podas e injertos realizados de forma inapropiada.

La resina gomosa la entendemos como un preocupante síntoma de que hay algo que no funciona bien en el árbol. Sin embargo, la realidad es que se trata de un mecanismo de defensa contra los agentes patógenos que originan la gomosis.

A modo de ejemplo, si la enfermedad está ocasionada por parásitos externos, la resudación de la goma va a contribuir al bloqueo de la acción de estos, deteniendo la infección.

A medida que la gomosis avanza, visualmente puede comprobarse que la corteza del melocotonero irá desprendiéndose, si la presionamos suavemente con las manos.

Además, un color amarillo cubrirá las hojas, con una floración que no suele surgir en la época natural.

El área de la infección presentará un color oscuro. A medida que realicemos el raspado de la zona, irá apareciendo cada vez con más claridad un tono verde claro.

 

Medidas de control

Es necesario investigar las causas de la secreción y aparición de la gomosis y proceder a su corrección. Además, en el momento de realizar las podas y los injertos en el melocotonero, es importante realizar correctamente la labor, sin causar heridas y hendiduras en el árbol, lo que causará la gomosis en un momento posterior.

Otras medidas muy positivas son el drenaje del terreno, un abonado suficiente y eficaz, así como el uso de productos fungicidas. En el caso de las heridas en el tronco, debe procederse a una desinfección utilizando mezclas que contengan acetato de cobre, componentes y derivados del potasio, etc.

La aplicación de productos fungicidas también es muy positiva, realizando las fumigaciones sobre todo en primavera, que es cuando comienza la época más propicia para el desarrollo de este tipo de enfermedades.

+ No hay comentarios

Add yours