Lo necesario a conocer sobre las enfermedades en cebada


Entre las enfermedades que más inciden en la cebada está la “roya de la hoja”, la “mancha borrosa”, “escaldadura”, y otras. La mayoría de ellas provocan una disminución importante del rendimiento y la productividad.

En los últimos años, estas enfermedades que afectan a la cebada se han incrementado en cuanto a su cantidad e intensidad. Las razones que explicarían esta evolución podrían estar relacionadas con el medio ambiente y sus cambios. De esta forma, los agentes patógenos pueden establecerse en nuevas áreas y zonas de infección.

 Prevención y tratamiento

En lo relativo a las medidas preventivas antes de la siembra, es importante el tratamiento de semillas con fungicidas específicos y autorizados, sobre todo cuando hay sospechas de que agentes patógenos pueden haber infectado los granos.

Si estos métodos preventivos no son suficientes, queda el recurso de la utilización de productos químicos, siempre como última medida, por el costo que genera, y sus repercusiones medio ambientales, al terreno agrícola y a la plantación.

En un análisis de cuál es el nivel de enfermedad de la cebada para evaluar diferentes soluciones, es importante llevar a cabo lo que se denomina el monitoreo del cultivo.

Enfermedades de la cebada

  • Roya Parda. Muy frecuente en la cebada y también en el caso del trigo. La enfermedad va produciendo pequeñas pústulas de carácter pulverulento que afectan a todas las partes de la planta. De estas pústulas irán surgiendo muchas esporas redondeadas que van a extender rápidamente la enfermedad.
  • Roya amarilla. Esta enfermedad se caracteriza por el surgimiento de pústulas de un color pardo naranja, que evolucionan siguiendo la hora y sus nervios hacia la punta de las mismas. Igual que en el caso anterior, hay royas amarillas que afectan a la cebada y al trigo.

En ambos casos, cuando la infección provocada por la roya es fuerte se origina la clorosis en la hoja y la posterior necrosis, secándose y destruyéndose. La enfermedad puede afectar al grano, y provocar importantes bajadas de la productividad de la cosecha, hasta de un 40%.

  • El carbón desnudo. Otra enfermedad importante de la cebada, con una mayor intensidad que en el trigo. La infección se produce en el momento de desarrollo de los granos en la espiga. Las esporas son transportas por el aire e inciden directamente sobre los granos que están creciendo, germinando y penetrando en ellos. Las nuevas semillas se infectan y se van cubriendo de polvo negro, que a su vez se va diseminando por el aire.
  • El carbón vestido. Similar a la anterior, las espigas infectadas tienen la apariencia de normalidad, pero sus granos están llenos de polvo negro.
  • Cuando la primavera tiende a su fin, pueden aparecer manchas en las hojas de la planta de la cebada, a lo largo de la hoja. Se conoce como la Helmintosporiosis de la Cebada. Cuando el ataque de esta enfermedad es fuerte, puede incluso detenerse el crecimiento en la plantación y su espigado. El rendimiento en la cosecha puede verse afectado en más de un 20 %.
  • El oídio es otra enfermedad conocida de la cebada. Entre sus síntomas están las manchas blancas y grises en las hojas y en las vainas. En la siguiente fase, las manchas van haciéndose más grandes cada vez y más oscuras.
  • El llamado virus del Enanismo Amarillo tiene unos síntomas muy visibles, como las hojas de un tono amarillento y rígido. La formación de las espigas tiene un retraso. Y la producción puede afectarse en un 20%.
  • La Rincospoiriosis se caracteriza por la producción de unas lesiones muy características en las hojas y en las vainas de la espiga. Su incidencia nociva sobre la cosecha puede llegar al 35-40%.

Como todo agricultor innovador, querrás llevar de la mejor forma el control de tus cultivos y saber cómo hacer tu explotación más rentable, ¿verdad? Agroptima es tu aplicación. ¿Todavía no la has probado?

PRUEBA AGROPTIMA AHORA

+ No hay comentarios

Add yours