Agricultura del futuro

agricultura del futuro

Para el año 2050 se prevé que la población mundial sobrepase los 9.000 millones de personas. Para alimentar a toda esa gente, la agricultura tiene por delante un gran reto: producir alimento suficiente de forma sostenible, eficiente y rentable. Para lograr este objetivo, la agricultura del futuro deberá apostar por la tecnología de vanguardia. Para que no pierdas detalle de las nuevas tendencias, en este viaje al futuro de la agricultura te contamos cuáles son las últimas innovaciones.

New Call-to-action

Las herramientas de la agricultura del futuro ya están aquí 

Desde hace unos años, el campo apuesta por la agricultura de precisión. La tecnología agrícola ha evolucionado con el objetivo de obtener más empleando cada vez menos insumos. Se trata de optimizar. Para ello, el agricultor puede servirse de diferentes herramientas, como los tractores autónomos, los drones agrícolas, la mejora de la genética vegetal o explorar otras formas de cultivo como el vertical o en ausencia de suelo.

Tractores robot para automatizar el campo

Las casas de maquinaria agrícola ya están apostando por los tractores totalmente autónomos. La idea es que el tractor no requiera de un conductor para realizar las labores y que la tecnología de precisión aproveche al máximo las condiciones del suelo para minimizar el uso de insumos.

Un ejemplo es el tractor autónomo de Case IH. Su prototipo de vehículo autónomo, ACV, está pensado para liberar al operador del trabajo de dirigir el tractor. Este tractor puede trabajar 24 horas al día y 7 días a la semana. Cuenta con GPS ultrapreciso que está operativo con las correcciones que proporciona la red de antenas RTK (de la que es dueña Case IH).

La marca Fendt es la responsable del proyecto MARS (Mobile Agricultural Robot Swarms, en español: Enjambres de robots agrícolas móviles), que ha desarrollado un sistema autónomo capaz de realizar por sí mismo una plantación de alta precisión. Se trata de pequeños robots (6-12 unidades) que, conectados a la nube, planifican, monitorizan y documentan con total precisión la siembra de maíz. 

Drones agrícolas: ¿El futuro de la agricultura está también en el aire?

La agricultura del futuro pasa también por el aire. Los drones agrícolas, esas pequeñas aeronaves no tripuladas, cada vez sobrevuelan más las fincas agrícolas. Puedes sacarle mucho partido a un dron agrícola:

Con esta tecnología se pueden obtener diferentes tipos de imágenes

  • Multiespectrales: son capaces de medir el vigor vegetal de la plantación. Con este tipo de imágenes es más fácil valorar el estado de salud y el crecimiento de los cultivos.
  • Térmicas: con este tipo de imagen puedes valorar el estrés hídrico en la planta y actuar en consecuencia. Son fundamentales para aplicar estrategias de riego de precisión.
  • Topográficas: en proyectos agrícolas de gran envergadura, un levantamiento topográfico es fundamental para sacar el máximo provecho del terreno.

Además de la toma de imágenes, los drones agrícolas pueden completar otro tipo de tareas, como aplicar fitosanitarios. Con estas máquinas, se puede llegar a aquellos lugares de la explotación más complicados y, lo que es más interesante, se evita que un operario se exponga al producto aplicado.

La genética vegetal tendrá un papel protagonista

A pesar de que existen muchas reticencias sobre el uso de los transgénicos, no existe evidencia de que sean perjudiciales para las personas. Lo que sí está claro es que la mejora genética vegetal (que incluye técnicas como CRISPR para editar el genoma, y no solo los transgénicos) resultará fundamental en la agricultura del futuro. 

Ya existen cultivos transgénicos que producen plantas resistentes a diferentes malezas o algunas enfermedades. Pero la tecnología y ciencia agrícola quieren ir mucho más allá. Por ejemplo, la Fundación Bill y Melinda Gates está trabajando en crear cultivos de cereales que puedan fijar su propio nitrógeno. Este avance supondrá un gran beneficio para los agricultores que no puedan acceder a fertilizantes a base de nitrógeno.

Por su parte, para la agricultura del futuro se prevé el uso de herramientas de edición del genoma (la más famosa es CRISPR-Cas9) con las que se podrán introducir genes de una forma más barata y rápida a las antiguas técnicas de modificación genética. Por ejemplo, en el laboratorio, se ha editado el genoma:

  • Del arroz, para hacerlo resistente a algunas enfermedades.
  • Del trigo, para la misma finalidad que en el caso del arroz. 
  • Del maíz, para hacerlo más tolerante a la sequía.

Los científicos están investigando en la actualidad las posibilidades de desarrollar árboles de cítricos y viñas resistentes a algunas enfermedades. Pero también tomates de producción temprana que se adaptarían mejor a las futuras condiciones climáticas. 

Cultivar fuera del suelo y explotaciones verticales

En el futuro, la tierra no será el único medio que utilicemos para cultivar. La agricultura del futuro debe tener en cuenta que la tierra fértil se verá muy limitada a la hora de alimentar a una creciente población. Por eso, ya se están investigando, y en algunos casos produciendo gracias a sistemas fuera del suelo o con sistemas verticales. A continuación veremos  algunas de las opciones:

Hidroponía 

Esta técnica consiste en cultivar plantas en soluciones que contienen minerales y otros nutrientes en lugar del suelo. Es decir, las raíces de las plantas no están en el suelo, por el contrario el sustrato es una solución nutritiva. Es un sistema que ya se utiliza y que tiene múltiples beneficios: 

  • No se necesita suelo. 
  • Las plantas se desarrollan más rápido.
  • No es necesario adaptarse a campañas estacionales.
  • Se produce un consumo de agua eficiente.
  • Los cultivos no compiten con otras hierbas
  • El mantenimiento del cultivo y las labores son más suaves.

Cultivos verticales

Se basa en paredes o muros verticales en los que las plantas se encuentran enraizadas entre dos láminas de un material fibroso que está anclado en la pared. En realidad, los cultivos verticales también pueden ser hidropónicos, aeropónicos. Cultivar en vertical será clave para la agricultura del futuro porque:

  • Al aprovechar la superficie de esta forma se rinde 55 veces más producto por unidad de área en comparación con las explotaciones en suelo tradicionales. 
  • Esta forma de cultivar aprovecha la tecnología de las bombillas LED para acelerar el crecimiento de las plantas
  • Además, requiere menos labores manuales, pues la mayoría se automatizan.

La gestión digital también forma parte de la agricultura del futuro 

Aunque no sabemos cuánto tardará en llegar toda esta tecnología a nuestro día a día, sí has podido comprobar en este artículo cuál será la agricultura del futuro. De lo que sí puedes estar seguro es que, como agricultor, es necesario gestionar de forma eficiente tus explotaciones. Agroptima te ofrece la posibilidad de hacerlo a través de una herramienta que siempre llevas en el bolsillo y que seguirás llevando en los próximos años: tu teléfono móvil. ¡Pruébala ya y avanza con nosotros hacia la agricultura del futuro! 

New Call-to-action

1 comentario

Añade el tuyo
  1. 1
    Heriberto DOMÍNGUEZ SALAZAR

    Muy interesante este articulo, no queda de otra, la agriculturadel futuro tiene necesariamente que lograralimentarla crecientecantidadde poblacion en el mundo. Soy agronomo y estoy conciente de que esos avnaces se apliquen en bien de la humanidad

+ Publica un comentario