Agricultura inteligente: ejemplos reales


Seguro que has oído hablar de la agricultura inteligente, pero ¿tienes claro lo que significa? En este artículo te explicamos con ejemplos prácticos en qué consiste, para que no la confundas con otros términos cercanos como son la agricultura de precisión o la agricultura 4.0

La agricultura inteligente tiene por objetivo afrontar el reto que supone para la humanidad alimentar a los 9.000 millones de personas que en el año 2050 poblarán la tierra, un hecho que implicará la producción de un 60% más de alimentos que en la actualidad. 

Para ello busca reducir y mejorar el uso de los recursos naturales mediante  la aplicación práctica de tecnologías de información y datos. No involucra solo a las máquinas, sino a todas las operaciones agrícolas. Un ejemplo es el uso  de los smartphones o tabletas para conocer en tiempo real datos sobre el estado del suelo y de los cultivos o el uso de los recursos. Gracias a esto, los agricultores tienen la información necesaria para tomar decisiones informadas basadas en datos concretos y objetivos.  

La agricultura digital, por su parte, integraría a la agricultura inteligente y a la agricultura de precisión. Para ello da un paso más allá creando valor a partir de los datos. De acuerdo con la definición de la Sociedad Agrícola Alemana, la agricultura digital es la “aplicación coherente de los métodos de agricultura de precisión y agricultura inteligente, la interconexión entre los procesos internos y externos de la explotación y el uso conjunto de bases de datos online y análisis de Big Data”.

New Call-to-action

¿Dónde se lleva a cabo esta agricultura inteligente?

En la agricultura inteligente la información está a disponibilidad del agricultor en cualquier momento, ya que la recopilación, análisis y almacenamiento de la información tiene lugar de forma automatizada en la nube. De este modo, mediante un ordenador o dispositivo móvil se puede acceder a ellos. 

El agricultor recibe amplia información y recomendaciones que le ayudan a tomar las mejores decisiones para su cultivo. Es importante resaltar que los datos pertenecen al agricultor, y solo él decide con quién y en qué medida compartirlos. 

Ejemplos prácticos y aplicados de la agricultura inteligente

La agricultura inteligente es una realidad gracias a a la cual ya se están logrando rendimientos muy superiores a los de hace unos años: 

  • Se ha implementado  en distintos países y cultivos, por ejemplo, en desarrollos para modelar la productividad sectorial de commodities (materias primas) de carácter agrícola como son el maíz y la soja (en Estados Unidos), el aceite de palma (en Malasia) o el aceite de oliva (en España).
  • Las comercializadoras de horticultura y fruta la usan para anticipar la recepción de sus  productos. Así pueden diseñar  estrategias comerciales ante los distribuidores con un margen de error mucho más pequeño. 
  • Las empresas agropecuarias la utilizan para predecir la evolución de las plagas y así  actuar en el momento óptimo y maximizar su rentabilidad
  • Un caso concreto que merece la pena mencionar es el de la empresa de fertilizantes Yara, que ha lanzado la herramienta YaraIrix. Se trata de una app que convierte los teléfonos inteligentes en sensores de nitrógeno con los que los agricultores pueden medir los requisitos de este elemento en sus cultivos. Hasta ahora el análisis de nitrógeno requería equipos muy costosos, lo que restringía el acceso de algunos agricultores a esta tecnología. Sin embargo, con YaraIrix, se vuelve una práctica  accesible para todos ellos. 

La app mide los niveles de clorofila utilizando la cámara del teléfono inteligente. Esta tecnología se ha podido desarrollar gracias a la captura de datos hechos a partir de muchos análisis de laboratorio, cruzados con los datos obtenidos con la cámara. A partir de ahí, cruzando todos estos datos mediante modelos matemáticos se ha obtenido esta fantástica herramienta con la que se ahorra tiempo, recursos y dinero. Permite mediciones precisas de las necesidades de nitrógeno de los cultivos y facilita que el agricultor aplique la cantidad correcta de fertilizante.

Como ves nos encontramos en un periodo de revolución agrícola apasionante, en el que gracias a la aplicación de los nuevos conceptos e innovaciones se están simplificando numerosos procesos y permitiendo al agricultor aprovechar mucho mejor los recursos. 

Con este artículo espero haberte ayudado a entender mejor qué es la agricultura inteligente. Para terminar, quiero recomendarte una potente herramienta de gestión agrícola que cabe en la palma de tu mano y que puedes llevar siempre contigo en tu smartphone: la app de Agroptima. Con ella puedes anotar desde el campo todas tus labores agrícolas, tener tus costes bajo control y tener preparado y a mano el cuaderno de campo en cualquier momento. Suena bien, ¿verdad? ¡Ahora puedes probarla gratis durante 15 días!

New Call-to-action

2 Comentarios

Añade el tuyo
  1. Heriberto Dominguez Salazar

    Soy ingeniero Fitosanitario,
    Excelente articulo, he podido actualizarme de adelantos en materia de agricultura, es una herramienta muy util en estos tiempos donde se requiere producir mas en menor area:

+ Publica un comentario