¿Cuál es la época de poda de los arboles frutales de hueso?


La poda de árboles frutales es diferente del resto de podas. La finalidad consiste en conseguir un fruto de calidad. La clave está en que no haya un exceso de fruto, pero tenga un tamaño adecuado. No hay que podar demasiado, pues ello puede originar muy baja producción.

Finalidad de la poda

La poda y los procesos para guiar a los frutales deben realizarse desde el mismo momento de la plantación. Si los frutales se van formando de una manera inadecuada, cuando son muy adultos será complejo el poder redirigirlos.

La idea principal es generar una estructura de ramas abierta que vaya desarrollándose a lo ancho, eliminando ramas verticales que generarán más madera que fruto, restando al árbol el vigor necesario.

Además de podar, si el árbol es joven podemos ir guiando ramas verticales, convirtiéndolas en posiciones horizontales, lo que cambiará el crecimiento general del frutal, y generará un mayor número de yemas, flores, y al final frutos.

En los primeros años de la vida del frutal, es necesario realizar una poda anual, cortando la madera que no va ser productiva, aumentando de esta forma la entrada de luz hacia el resto de ramas, y todo ello consiguiendo el tamaño más apropiado.

Época de la poda

De forma genérica, puede afirmarse que la época de la poda en los árboles frutales es el invierno. Pero no siempre es así.

Si la plantación o el árbol que vamos a poder está en un clima que se caracteriza por fuertes heladas y temperaturas muy bajas, es recomendable evitar los días más fríos, efectuando la poda en los últimos compases del invierno. Si se trata de zonas cálidas, o bien inviernos no muy duros, puede adelantarse las labores de poda al comienzo de la época invernal.

En el verano suele llevarse a cabo la denominada “poda verde”, cuya finalidad principal es eliminar los brotes que tienen un exceso de vigor, a los que se llama chupones. Suele darse en dos veces, tanto en junio como en julio.

Poda de limpieza

Esta poda que se va efectuando a lo largo de toda la vida del árbol tiene como objetivo eliminar elementos diversos, como es el caso de trozos muertos de ramas sin brotes, ramas secas, con daños o signos de enfermedad, ramas que se cruzan o que no se orientaros bien en su momento y tapan la luz y la ventilación al centro del árbol, chupones que sobresalen excesivamente del árbol a causa de mucho vigor, pero que no dan frutos, los llamados sierpes, que son los brotes que nacen con brío en la base del árbol, etc.

Poda de fructificación

La poda de fructificación se realiza cuando el árbol se ha hecho adulto y ya produce fruto. Aproximadamente, entre el tercer y el cuarto año desde la plantación del frutal se realizan ambas podas, la de formación y la primera poda de fructificación.

Podas excepcionales

Se utilizan principalmente para eliminar la copa de la parte de arriba de los frutales. Tiene dos modalidades: la que se conoce como “terciado”, elimina tal cantidad de ramas que el árbol termina con una tercera parte. En el “desmochado” se cortan casi todas las ramas, dejando únicamente el tronco.

Este agresivo tipo de poda no es aconsejada por los expertos, salvo en supuestos muy específicos.

+ No hay comentarios

Add yours