Todo lo que debes saber para vencer al oídio


Seguro que en más de una ocasión te has encontrado con la desagradable sorpresa del oídio en tus cultivos. Se trata de una enfermedad fúngica muy común que afecta a gran variedad de plantas. ¿Quieres saber qué precauciones te ayudarán a evitarlo? ¡Continúa leyendo!

¿Cómo diagnosticar el oídio? 

Diagnosticar visualmente el oídio es muy sencillo, pues esta enfermedad –provocada por diferentes cepas de hongos en función del hospedador- se manifiesta con un polvo blanco que recubre las partes tiernas de la planta, principalmente sus hojas. La consecuencia es una pérdida de la capacidad fotosintética, pues la luz solar no penetra bien. Esto da lugar a una disminución del rendimiento de la planta, que además puede sufrir podredumbres en frutos u otros órganos.

New Call-to-action

¿Qué condiciones favorecen el oídio?

Las condiciones que favorecen la aparición del oídio son similares a las de otras enfermedades fúngicas. Para su desarrollo necesita, principalmente, humedad alta y temperaturas templadas. Sin embargo, a diferencia de otros hongos, el oídio no requiere de una película de agua -denominada humectación- para desarrollarse. De hecho, la lluvia es un factor que  contribuye a frenarlo, pues limpia las esporas que forman el polvo blanco responsable de la obstrucción de las hojas de la planta.  

El principal diseminador de este hongo es el viento. Aunque normalmente se recomienda la rotación de cultivo como medida preventiva, esta no es del todo eficaz, pues las esporas del hongo que inoculan la enfermedad recorren grandes distancias por aire.   

Otros factores favorecedores del oídio tienen que ver con un exceso de abono nitrogenado, o con la família de la planta, pues algunas -como por ejemplo las cucurbitáceas– son más propensas a desarrollar oídio.  

¿Qué medidas preventivas contra el oídio puedo tomar?

La mejor prevención es evitar todos aquellos factores que impulsan el desarrollo y la diseminación del hongo. Por este motivo es importante seguir estos consejos:

  • Elegir la variedad de la planta que mejor se adapta a las condiciones climatológicas de la zona.
  • No excederse al abonar con nitrógeno.
  • Realizar podas que permitan suficiente aireación (solo en leñosos y en viña).

Además, en caso de que tu cultivo esté enfermo de oídio, para evitar que se propague más debes tomar las siguientes medidas preventivas:

  • Elimina las partes infectadas de la planta.
  • Desinfecta bien las herramientas que utilices, para evitar el contagio de otras plantas.

¿Cómo curo una planta enferma de oídio? 

Aunque lo mejor es centrar los esfuerzos en prevenir la aparición del oídio, no siempre es posible evitar que la planta enferme. En este caso, lo más conveniente es que uses los fungicidas adecuados, de la manera que te explicamos a continuación. 

En primer lugar, debes actuar lo más rápido posible. Si tratas el oídio en los en los estadios más prematuros, incluso antes de que aparezcan sus síntomas, podrás usar productos menos agresivos y más respetuosos con el medio ambiente, y contribuirás a que se acumulen menos residuos en el producto final.

Además, antes de usar fungicidas de oídio debes valorar la época en la que te encuentras. Por ejemplo, si este aparece al final de la temporada, las hojas pronto caerán por sí solas, así que en este caso no sería necesario que las trates.

Cómo usar fungicidas de oídio en cereales

En cultivos de cereal conviene optar por fungicidas polivalentes que permitan controlar simultáneamente otras enfermedades habituales en estas plantaciones como la helmitosposiosis o la roya. Se recomienda hacer el tratamiento en primavera, que es cuando la mayoría de los hongos inician su actividad. Lo más efectivo es fraccionar la dosis total en 2 aplicaciones separadas en el tiempo, en vez de aplicarla de una sola vez.

La aplicación adecuada es de media dosis, que conviene repetir pasadas una o dos semanas para aumentar la efectividad. 

Lee este artículo para saber más sobre el uso de fungicidas en cereales.

Cómo usar fungicidas fungicidas de oídio en viña

El mildiu es otro hongo que también ataca a las viñas de forma habitual y que es más difícil de tratar que el oídio. Por este motivo, los fungicidas recomendados son los enfocados al mildiu, pues son capaces de controlar al oídio sin problemas.

¿Conoces el truco del rosal para detectar de manera temprana el oídio? Consiste en plantar en tu campo algunos rosales, pues estos son más sensibles al oídio que la viña. En caso de infección, manifestarán los síntomas antes que esta y, por tanto, podrás actuar en fases muy tempranas, antes de  que se vea afectada. 

Cómo usar fungicidas fungicidas de oídio en hortícolas

En hortícolas es una enfermedad frecuente que puedes evitar con un manejo adecuado en función del tipo de cultivo, y prevenir con el espolvoreo de compuestos de cobre o azufre, que son fungicidas de uso habitual muy efectivos.

Como ves, el oídio no es un hongo difícil de detectar ni de controlar, sobre todo si se hace en los estadios más prematuros o antes de la aparición de síntomas, pues esto posibilita utilizar productos menos agresivos, más respetuosos con el medio ambiente, y acumular menos residuos en el producto final.

Tanto en el control del oídio como en el de otras plagas o enfermedades, es muy importante que lleves un control exhaustivo de las acciones que realizas y de los distintos fungicidas que usas. Parece complicado, ¡pero con Agroptima no lo es en absoluto! La herramienta te permite trabajar desde el campo de forma sencilla, anotando todo en tu teléfono móvil. De este modo tienes siempre a mano la información sobre los productos que has utilizado y sobre su efectividad. ¡Descubre Agroptima probándola gratis durante 15 días!

New Call-to-action
Categories

+No hay comentarios

Añade el tuyo