Cultivos rentables a corto plazo


Seguro que has oído hablar de cultivos muy rentables que están de moda: pistacho, almendro, olivar en seto… Pero cuáles permiten recuperar la inversión lo más rápidamente posible? En este artículo analizamos los cultivos más rentables a corto plazo!

Escoger un cultivo rentable a corto plazo no es fácil, ya que la agricultura no es una ciencia exacta y las previsiones de producción y precios se pueden torcer en cualquier momento. Aún y así, a la hora de plantear una nueva inversión agrícola, es imprescindible tener claro en cuanto tiempo vamos a amortizar la plantación. Así tendremos algunos puntos generales que podemos considerar a la hora de elegir qué cultivo va a hacer más rentable nuestra tierra a corto plazo.

Rentabilidad a corto plazo con sistemas cada vez más productivos: el caso del almendro

En los últimos años se ha hablado mucho del cultivo del almendro y se han visto proliferar nuevas plantaciones en muchas partes. Incluso se ha llegado a hablar de los riesgos de que haya una burbuja especulativa en el cultivo del almendro. Lo cierto es que existen distintos sistemas de plantación de almendro, y cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Como inversión, está claro que para obtener buenos resultados de rentabilidad a corto plazo hay que optar para plantaciones de almendro en semiintensivo o superintensivo. La entrada en producción en superintensivo se consigue antes que en semiintensivo y esto se nota también en el plazo de recuperación de la inversión, aunque la inversión inicial sea casi del doble en superiintensivo respeto al otro sistema.

Está claro que se ha mejorado mucho la rentabilidad del cultivo del almendro a corto plazo con todos los avances tecnológicos y de conocimiento que se están llevando a cabo en este cultivo, y esto, a parte de los precios atractivos, lo hacen un cultivo rentable a corto plazo muy interesante. 

Olivar súper-intensivo en secano ¿Es posible?

Cómo hemos visto en el almendro, los sistemas súper-intensivos acortan la entrada en producción de los cultivos, además de hacerlos más productivos. Esto permite hacerlos rentables a corto plazo. El cultivo del olivar, es otro cultivo típicamente tradicional que se ha llevado a la intensificación para hacerlo más rentable. Cuando hablamos de olivar en seto hay dos aspectos claves que lo hacen rentable:

  1. Mecanización de las tareas y reducción de los costes de producción
  2. Elevadas producciones al disminuir los marcos de plantación y obtener más pies por hectárea

Para llegar a este segundo punto, todos pensamos que es imprescindible disponer de riego para que el sistema en seto tenga éxito. Pero es posible tener olivares en seto en secano?

Haciendo un buen manejo del diseño de plantación, de la elección de la variedad y de la poda si. Hay numerosos ejemplos en el noroeste de España y también en el sur, que desde hace un par de décadas han ido acortando los marcos de plantación en olivar. Incluso hasta es posible llevar plantaciones de olivar en secanos de 500 mm de pluviómetro anual con éxito.

Se han llegado a sustituir los típicos marcos tradicionales de 6 x 7 m a marcos de 3,5 x 1,35 m con un ancho de seto de 60-80 cm. La entrada en producción se hace en un corto plazo, a los 3 años de plantación podemos tener la primera cosecha, y al cuarto año ya estamos al punto neutro con la plantación amortizada. Evidentemente el retorno a largo plazo no va a ser tan grande como una plantación de regadío, pero estamos hablando de un retorno aceptable, sin mucha inversión (coste del 1er año alrededor de unos 1.000 €/ha), y a unos plazos relativamente cortos (4-5 años) que no se consiguen con otros cultivos permanentes.

Cultivo del pistacho: rentable sí, pero a corto plazo?

Otro cultivo rentable del que se habla es el pistacho que puede tener muy buena adaptación en nuestros climas y del que también se auguran unos precios elevados para los próximos años.

Su entrada en producción dependerá de si se plantan pies injertados o por injertar. En el primer caso, a los 3 años las plantas empiezan a producir, mientras que en el segundo, pueden llegar a tardar hasta 7 años. La recuperación de la inversión en el pistacho es un poco a más larga (7 – 8 años) por lo que, aunque sea un cultivo rentable, no lo es en un plazo de tiempo tan corto como hemos visto en los anteriores cultivos.

Cómo conseguir una buena rentabilidad a corto plazo con cultivos extensivos:

Está claro que los cultivos que dan el beneficio más a corto plazo son los cultivos anuales o extensivos, ya que cada año se puede llegar a hacer una o dos cosechas. Sin embargo, a largo plazo no nos van a reportar tantos ingresos como una plantación, pero en algunas zonas no hay otra opción que escoger cultivos anuales para sacar adelante las explotaciones agrícolas. Qué cultivos son más rentables en esta situación?

En secano:

En zonas típicas cerealistas los cultivos oleaginosos, que por lo general tienen como destino la producción de bio-diésel son opciones muy interesantes debido a los altos precios a los que cotizan: la camelina y la colza pueden dejar márgenes brutos entre 300 y 500 €/ha.

En regadío:

En los regadíos los cultivos típicos de cereal, forrajes, maíz los márgenes son cada vez más ajustados y es más complicado obtener buenos resultados debido a los elevados precios de los inputs (gasoil, abonos, fitosanitarios) y bajos precios de las producciones. Por esto, en este sector se puede optar por dos alternativas:

  1. Seguir con los mismos cultivos dándoles un valor adicional: maíz para consumo humano en lugar de para pienso, trigo de calidad para panificadoras, cebada para malta. Normalmente estas alternativas pasan por hacer contratos con la empresa compradora de la cosecha, que garantizan un precio mínimo y un asesoramiento durante el ciclo del cultivo. O incluso hacer doble cosecha de maíz y cereal de invierno.
  2. Cambiar a cultivos alternativos más rentables: cambiar el cultivo del maíz por soja, sustituir los cereales para cultivar productos hortícolas para industrias conserveras (guisantes, tomates, alubias, brocóli, etc) o cambiar los forrajes típicos por otros más productivos como el pasto siambasa.

Imagen del blog Innovagri

Controla tus costes para conocer la rentabilidad de tus cultivos

Finalmente, sea cual sea la inversión que te estés planteando es fundamental hacer un seguimiento de la misma, pero no es suficiente en coleccionar facturas y recibos del banco. Para evaluar la rentabilidad de una plantación agrícola rentable a corto plazo tienes que saber qué parcelas y variedades están dando mejores resultados, qué labores suponen más gasto, como es el Retorno de la Inversión, y un largo etcétera de parámetros económicos para asegurarte el éxito.

Con Agroptima Costes podrás llevar el seguimiento de tu inversión al día a día, sin ningún esfuerzo ni complicación, y sin que se te escape ningún detalla para detectar cuando te estés desviando de tu plan de empresa. Prueba gratis Agroptima aquí!

 

 

Categories

+ No hay comentarios

Add yours